Sevilla

Coronavirus Sevilla: ¿Pruebas de Covid en las farmacias?

  • El Colegio de Farmacéuticos de Sevilla reivindica su ofrecimiento ante la negativa del Gobierno andaluz y los sindicatos de enfermería: "No entendemos que en una situación de alarma se pueda prescindir de recursos"

El escaparate de una farmacia sevillana, con una zona dedicada a productos de prevención contra el coronavirus. El escaparate de una farmacia sevillana, con una zona dedicada a productos de prevención contra el coronavirus.

El escaparate de una farmacia sevillana, con una zona dedicada a productos de prevención contra el coronavirus. / Juan Carlos Muñoz

En Galicia ya han empezado a hacerlos, en Madrid la propuesta está en el aire y en Andalucía, de momento, no es una opción. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha decidido no contar con las farmacias para que sus empleados puedan elaborar test del Covid 19 o poner vacunas y así ayudar a liberar a los profesionales sanitarios y descongestionar los centros de salud en un momento crítico en pleno pico de contagios e ingresos hospitalarios. El ofrecimiento de las farmacias queda así rechazado ante el estupor de los boticarios que no entienden cómo se puede "rechazar" un recurso que, entienden, está "infrautilizado" en una "situación alarmante con cientos de fallecidos cada día".

"No estamos exigiendo nada para nosotros, ponemos nuestro sistema a disposición de las autoridades sanitarias para el beneficio de la población porque también somos sanitarios y lo hacemos sin pedir nada a cambio", argumenta el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez.

Imagen de un test de antígenos. Imagen de un test de antígenos.

Imagen de un test de antígenos. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

La cuestión no es sencilla y los farmacéuticos no sólo cuentan con la negativa de las autoridades sanitarias, que, según fuentes del SAS han rechazado el ofrecimiento ante la "falta de marco normativo" y la necesidad de "requisitos y especificaciones técnicas" de las que estos centros y profesionales carecen, sino que, además, se han topado con la oposición de los sindicatos y colegios de enfermería que han puesto el grito en el cielo y han movido sus hilos para que esta propuesta no salga adelante aludiendo a "la seguridad de los pacientes". 

Lo que se haría en las farmacias, como ya se ha empezado a hacer en algunos territorios de la comunidad gallega, no sería una PCR sino un test de diagnóstico rápido de antígenos, en el que basta con un pinchazo (una toma de sangre) para conocer en 15 minutos si una persona está infectada o no.

"Si en las 870 que hay en Sevilla se hicieran 10 test al día, en un mes podríamos hacerle pruebas a buena parte de la población de la provincia"

"En la provincia de Sevilla tenemos 870 farmacias. Si nosotros vacunamos o hacemos test rápidos a diez personas al día, serían 8.700 personas cada jornada y, si esas 8.700 personas al día las multiplicamos por 30 días que tiene al mes, pues no vamos a que en un par de semanas vacunar o hacer pruebas a buena parte de la población de la provincia sin tener que poner unidades móviles ni desplazarnos, ni tener que acondicionar pabellones deportivos u otras instalaciones con la gente haciendo colas en la puerta esperando su turno. Todo eso con 10 personas al día que es prácticamente una a la hora. La cobertura que tenemos es bestial y no se está aprovechando", argumenta el portavoz de los farmacéuticos sevillanos.

En el otro extremo de la argumentación se sitúan los enfermeros, responsables en los centros sanitarios de la realización de las pruebas de detección de coronavirus y de administrar vacunas. El Sindicato de Enfermería, SATSE, y el Consejo General de Enfermería han mostrado su rotundo rechazo a la petición de las farmacias.

Una mujer, en el interior de una farmacia. Una mujer, en el interior de una farmacia.

Una mujer, en el interior de una farmacia. / Juan Carlos Muñoz

"Los centros de salud y los hospitales tienen una serie de condiciones para garantizar la seguridad de los pacientes mientras que a las farmacias puede acudir cualquiera y se da una confluencia de pacientes por distintas dolencias. Además para hacer test o poner una vacuna tiene que haber una prescripción médica y ésta tiene que administrarla el personal cualificado para ello, que son los enfermeros o los médicos. Es simplemente una cuestión de seguridad y una farmacia no reúne las condiciones necesarias. Ni existe el doble circuito necesario para tratar con personas sospechas de estar contagiadas ni en ellas hay personal cualificado para estas técnicas. Una farmacia es un centro para dispensar medicamentos, pero no es un centro de diagnóstico", sentencia el secretario general de Satse en Andalucía, José Sánchez.

El presidente del Colegio de Faamacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez. El presidente del Colegio de Faamacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez.

El presidente del Colegio de Faamacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez. / M. G.

Aún así, las posturas entre ambos colectivos de profesionales de la salud están enfrentadas y los farmacéuticos lamentan que no se aprovechen sus recursos sanitarios en una situación tan crítica como la actual. "Nosotros estamos perfectamente distribuidos por todo el territorio nacional. Hay municipios en los que ni siquiera hay consultas médicas y ahí estamos las farmacias. Entendemos que estamos en una situación crítica, alarmante, y que consiste en salvar vidas y por ello, si con nuestros ofrecimientos podemos salvar aunque sea una, ahí estaremos los farmacéuticos", afirma Manuel Pérez.

El presidente del Colegios de Farmacéuticos de Sevilla resalta que el colectivo que representa se ha ofrecido a colaborar en "todo lo que puedan ser útil para la sociedad" desde que se proclamó el estado de alarma. "Durante el confinamiento hemos llevado medicamentos a las viviendas de las personas que no se podían desplazar, cosas que habitualmente no se hacen en las farmacias; pusimos en marcha la iniciativa de mascarilla 19 para denunciar los casos de violencia de género familiar; dispensamos tratamientos hospitalarios para que los enfermos no tuvieran que desplazarse a los hospitales y evitar así entrar en contacto con lo que consideramos era una importante fuente de contagio y, además, porque sabíamos que había que liberar a los sanitarios de tareas burocráticas que se podían solventar perfectamente desde las farmacias. Todo eso lo hemos hecho ya y no ha supuesto ningún ingreso económico", afirma.

Allí donde ya se están haciendo estas pruebas, en las farmacias, el protocolo es sencillo. Hay que pedir cita previa en la farmacia, acudir con el DNI y, tras el pinchazo, esperar un cuarto de hora en el exterior de la farmacia. En caso de que la persona arroje un resultado positivo será derivada a un centro de Salud para hacerle un PCR.

"Somos el primer sitio al que se puede acudir sin pedir cita, sin número y a cualquier hora, y entendemos que somos un recurso que se puede aprovechar más porque la sanidad no es ni pública ni privada, la sanidad es la sanidad y tenemos que contar con todo para salir de esta. Si en una situación como la actual se puede prescindir de recursos porque alguien ponga algún tipo de pega, no lo entiendo. Estamos todos dentro de la misma tempestad pero parece ser que no estamos todos en el mismo barco", concluye Manuel Pérez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios