Patrimonio histórico

La glorieta de Bécquer recuperará el anaquel y los bancos originales

  • El Ayuntamiento también realizará un nuevo carcaj y un arco para el ángel caído

El monumento a Bécquer una vez finalizada la restauración del año 2016 El monumento a Bécquer una vez finalizada la restauración del año 2016

El monumento a Bécquer una vez finalizada la restauración del año 2016 / Juan Carlos Vázquez

Imagen en la que se puede observar al fondo unos de los bancos de mármol que se recuperarán Imagen en la que se puede observar al fondo unos de los bancos de mármol que se recuperarán

Imagen en la que se puede observar al fondo unos de los bancos de mármol que se recuperarán

El Ayuntamiento va a devolver los elementos perdidos de la glorieta de Bécquer. Tras la restauración integral llevada a cabo el pasado año al monumento realizado por Coullaut Valera en 1911, la Gerencia de Urbanismo, a través de la dirección general de Medio Ambiente y Parques y Jardines, va a recuperar todas las piezas que en su día formaron parte del conjunto, como el carcaj (funda para guardar las flechas) y el arco del ángel, los bancos de piedra y el anaquel en el que se guardaban libros.

Para completar la intervención de 2016, el Ayuntamiento ha sacado a licitación el contrato para la instalación de los elementos perdidos en la Glorieta de Bécquer con un presupuesto que supera los 32.000 euros. Para devolver la imagen primitiva a este rincón del Parque de María Luisa se realizarán un nuevo carcaj con las flechas y el arco de bronce para el ángel caído; y dos bancos y un anaquel en mármol blanco. Para su ejecución, el Ayuntamiento se ha basado en las fotografías históricas que existen de la glorieta, en las que se pueden observar estos elementos con detalle. Los elementos deberán estar realizados y colocados tres meses después de la adjudicación y firma del contrato.

Parques y Jardines restauró integralmente el monumento en el año 2016

El monumento a Gustavo Adolfo Bécquer fue inaugurado el 9 de diciembre de 1911. Realizado por el marchenero Coullaut Valera, fue impulsado por los hermanos Álvarez Quintero, quienes eligieron para su ubicación esta glorieta ya existente en el Parque de María Luisa. El escultor concibió un monumento vivo que crecería al mismo tiempo que el Taxodium (conocido como ciprés de los pantanos) alrededor del cual se dispone. Precisamente, esta circunstancia ha deparado que a lo largo de los años el grupo escultórico haya tenido que ser intervenido para adaptar se a las nuevas dimensiones del árbol. La última de ellas, la realizó la empresa Alféizar Restauraciones Andaluza el pasado año. Gracias a la restauración integral, el monumento recuperó la disposición original y se reintegraron algunos elementos perdidos. Esta nueva actuación es un paso más para que uno de los espacios más visitados del Parque luzca en todo su esplendor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios