Guerra del taxi Sevilla también quiere implantar un plazo mínimo para contratar los VTC

  • El Ayuntamiento se posiciona a favor del taxi en el conflicto con Uber y Cabify y pide a los taxistas que mantengan la calma

  • El concejal Juan Carlos Cabrera promete a los representantes del sector que se contratarán taxis para la gala de los Goya

Una de las últimas asambleas de taxistas en Sevilla Una de las últimas asambleas de taxistas en Sevilla

Una de las últimas asambleas de taxistas en Sevilla / Juan Carlos Muñoz

El Ayuntamiento de Sevilla también es partidario de establecer un plazo mínimo para precontratar los servicios de VTC. Así se lo trasladó este martes el delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera, a las tres asociaciones mayoritarias del sector del taxi en Sevilla, la Unión Sevillana, Solidaridad y Elite.

El edil citó a las tres entidades a una reunión para pedirles que mantengan la calma y no se reproduzcan en Sevilla los disturbios que estos días se están registrando en Madrid y Barcelona.

El Consistorio pretende mantener la paz social con los taxistas, al menos hasta la celebración de la gala de los premios Goya, que tendrá lugar en Fibes el próximo 2 de febrero. El delegado Cabrera aseguró a los taxistas que los organizadores del evento le han confirmado que precontratarán un número por determinar de servicios de taxi.

Aunque les mostró el apoyo del Consistorio, el edil considera que debe ser la Junta la que se encargue de establecer los plazos mínimos previos a la contratación de los VTC, para que la normativa sea la misma en toda la comunidad andaluza y no distinta en cada municipio.

Cabrera informó a los representantes del sector que la Policía Local ha realizado 1.400 intervenciones contra los VTC, de las que sin embargo sólo 90 finalizaron en denuncia y únicamente 30 por captación ilegal. Acto seguido, el delegado mostró su "total apoyo" a las peticiones de los taxistas, según indicaron a este periódico fuentes del sector.

El concejal "entiende que son restricciones que se ajustan a la legalidad y son de justicia porque luchan contra la competencia desleal a la que desde los VTC, las multinacionales Uber y Cabify y los organismos reguladores de la competencia" están sometiendo, a su juicio, al gremio del taxi.

Las peticiones de los taxistas son numerosas, pero las más prioritarias para ellos son dos: el establecimiento de un tiempo mínimo de precontratación y la vuelta a la base entre cada servicio. Estas dos medidas son las que más impacto causarían en la actividad de los VTC. 

El Ayuntamiento de Sevilla está de acuerdo en el establecimiento de ese tiempo para precontratar los viajes con Uber y Cabify, si bien no habla de plazos concretos, sino de que sea cada ayuntamiento, en función de sus características y necesidades, el que pueda establecer su propio margen.

Además, Cabrera se ha mostrado partidario de declarar la actividad del taxi como servicio público de interés general y de prohibir el estacionamiento y circulación de los VTC por las calles salvo que estén prestando un servicio.

No todo fueron parabienes en el encuentro. Uno de los principales puntos de fricción entre el Consistorio y los taxistas pasa por quién debe establecer un marco regulador del sector. El Ayuntamiento cree que debe ser la Junta y pidió a los taxistas que eleven un documento con sus exigencias a la Consejería de Fomento. Los taxistas piden que sea el Ayuntamiento quien tome las riendas de la regulación.

Los representantes del sector están citados de nuevo a otra reunión con el Ayuntamiento el día 29. En ese encuentro pretenden entregarle el documento con sus propuestas para frenar la expansión de los VTC, y que sea el Consistorio quien lo eleve a la Junta.

Los taxistas decidirán estos días si aguardan la respuesta de la Junta o se declaran en huelga siguiendo los pasos de sus compañeros de Madrid y Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios