Sevilla

Una imagen que vale un pleito

  • Una empresaria es condenada a tres meses de prisión por el accidente que sufrió un operario durante unas obras en la basílica de la Macarena en 2004

Comentarios 2

La fotografía fue captada por este periódico el 25 de octubre de 2004 en la basílica de la Macarena. Los dos operarios que aparecen en la imagen posan para ilustrar una información sobre los sondeos previos a unas obras que se iban a realizar en el templo. El operario que aparece a la izquierda se ha colocado una camiseta encima del mono de trabajo, porque el mismo llevaba el logotipo de otra empresa distinta a la que le había contratado en esta ocasión. Ni uno ni otro sabían en ese momento que tan sólo unas horas después de que se tomara esta fotografía se produciría un accidente laboral en el que se verían involucrados los dos trabajadores, la camiseta y la máquina, a la que según la inspección de Trabajo le faltaban medidas de seguridad y de protección que habrían evitado el siniestro, que causó graves heridas al operario en un brazo. En concreto, según Trabajo, la máquina carecía de "resguardos o dispositivos que impidieran el acceso a las zonas peligrosas, siendo insuficientes los protocolos de seguridad establecidos".

La Justicia ha dictado sentencia en este caso una década después del accidente y ha condenado a la representante legal de la empresa Vorsevi, María Candau R. M., a tres meses y un día de prisión por un delito contra los derechos de los trabajadores, así como a pagar una multa de 540 euros. El trabajador de la derecha, José Joaquín L. L., que era el sondista, también ha sido condenado a pagar una multa de 180 euros por una falta de lesiones por imprudencia, porque abandonó "los mandos de control y operación de la máquina de sondeo, omitiendo la más mínima diligencia en su actuación, y contribuyendo al resultado lesivo producido", dado que la víctima, J. B. F., carecía de conocimientos suficientes del manejo de la máquina y no había recibido formación e información en relación al equipo de trabajo y los riesgos.

El joven sufrió lesiones consistentes en factura del tercio medio del húmero derecho, tuvo que someterse a cuatro intervenciones quirúrgicas y le ha quedado como secuela una incapacidad para cargar peso con ese brazo. La sentencia ha condenado a la empresa a indemnizarle con 34.726,55 euros, aunque esta cifra puede llegar incluso a duplicarse al sumarse los intereses legales por el tiempo transcurrido.

La abogada Yolanda Hervás San Juan, que defendió al trabajador accidentado, ha mostrado su satisfacción con esta sentencia, que ha fijado una condena a pesar de que la Fiscalía de Sevilla había pedido la absolución. La letrada destacó la importancia de la fotografía, que fue aportada a la causa como una prueba fundamental, porque la misma representa "como un acta notarial" de la falta de medidas de seguridad y es algo equiparable a haber tenido "un testigo presencial", porque ilustra la forma en la que trabajaban.

La sentencia del juzgado de lo Penal número 9 de Sevilla considera como hechos probados que la víctima trabajaba como ayudante de sondista durante unos trabajos en la basílica de la Macarena. El accidente se produjo porque el varillaje de la máquina de sondeo empezó a rotar a una "velocidad excesiva" al encontrarse sobre un terreno de gravas y proyectaba un hilo de agua, por lo que el trabajador se alzó sobre la mordaza hidráulica para golpear con un martillo la unión roscada y eliminar la fuga. En ese momento, en el que el sondista Joaquín L. L. había "abandonado los mandos de control del equipo", el varillaje en rotación enrolló la camiseta del trabajador y lo arrastró "violentamente" contra el varillaje y la estructura de la máquina. El trabajador intentó protegerse con la mano, pero fue atrapado por el brazo, sufriendo las lesiones.

La juez ha condenado a la empresaria porque entiende que "estaba en su mano solucionar las deficiencias" detectadas en los trabajos de sondeo, porque la ley de Prevención de Riesgos "impone al empresario el deber de protección frente a los trabajadores para garantizar su seguridad y salud y en todos los aspectos relacionados con el trabajo" y en el caso concreto "conocía que se estaban haciendo estudios del terreno y el tipo de máquina utilizada y si se hubieran adoptado las medidas de seguridad el accidente "no habría tenido lugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios