Sevilla

El jurado destaca el prestigio internacional de los dos arquitectos

  • La singladura vital y profesional sin fronteras de Cruz Villalón y Ortiz García los hace acreedores de un galardón que distingue a personalidades que difunden el nombre de Sevilla

Antonio Cruz y Antonio Ortiz en la estación de Santa Justa Antonio Cruz y Antonio Ortiz en la estación de Santa Justa

Antonio Cruz y Antonio Ortiz en la estación de Santa Justa / Juan Carlos Muñoz

El indudable prestigio internacional de Antonio Cruz Villalón y de Antonio Ortiz García –Dos sevillanos en el mundo titula su artículo Rafael Moneo, a quien ambos consideran su maestro, una figura clave en su aprendizaje– fue determinante entre los miembros del jurado del IX Premio Manuel Clavero para decantarse por estos dos arquitectos a la hora de otorgar el galardón de una edición que continúa la cadena de reconocimientos a personalidades estrechamente vinculadas y que abrió en 2011 el cardenal Carlos Amigo Vallejo.

Presidido por José Luis Ballester e integrado por Concepción Yoldi, José Antonio Carrizosa, Francisco Rodríguez, José Aguilar e Ignacio Martínez, el jurado –que celebró su reunión por videoconferencia el pasado 11 de mayo debido al estado de alarma decretado por el Gobierno– destacó en el acta por el que se concede a Cruz Villalón y Ortiz García el IXPremio Manuel Clavero que ambos profesionales son “un ejemplo extraordinario de creatividad y excelencia en el diseño y en toda su actividad artística y profesional”. Los dos arquitectos, recoge el resultado de la deliberación, “representan además a una magnífica y prolífica generación de arquitectos sevillanos”, por lo que “entran con todo merecimiento en la galería de sevillanos ilustres que reconoce el Premio Manuel Clavero”.

Titulares de uno de los más destacados estudios de arquitectura de Europa, Cruz y Ortiz Arquitectos, que se ha ramificado desde su sede principal de Sevilla a su oficina de Amsterdam y a los estudios asociados de Madrid y Lugano, Cruz Villalón y Ortiz García son los protagonistas de una larga y fecunda historia profesional, en la que la actividad y el trabajo han ido aumentando en paralelo a su prestigio, y que dio comienzo en los albores de los años setenta del siglo pasado.

Es la riqueza y el bagaje que han ido adquiriendo,y presentando a la sociedad, a lo largo de toda su trayectoria, otro de los factores tenidos en cuenta por el jurado del galardón a la hora de hacerlo recaer sobre este dúo de arquitectos, de cuya obra se han querido destacar con motivo de la concesión el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, la restauración y ampliación del Rijksmuseum de Amsterdam, el pabellón de España en la Exposición Universal de Hannover o el campus de la Universidad de Lugano.

Nacidos en Sevilla –Antonio Ortiz García en 1947 y Antonio Cruz Villalón en 1948 –, ambos dieron sus primeros pasos profesionales en el estudio de Rafael Moneo entre 1968 y 1971 antes de terminar en la Escuela de Arquitectura de Madrid una carrera que habían iniciado en su ciudad natal. Desde entonces han realizado decenas de proyectos para las administraciones públicas y entidades privadas. En aquellos años incipientes, constituye un jalón en su trayectoria la construcción de un edificio de viviendas en la calle Doña María Coronel de la capital, una obra emblemática que abrirá una singladura original que se irá enriqueciendo con realizaciones como los estadios de La Cartuja en Sevilla o el de Chapín en Jerez, museos como el del Mar, en el rehabilitado Baluarte de la Candelaria, en Cádiz, el del Mundo Marino, en el Parque Nacional de Doñana; estaciones como la de ferrocarril de Basilea o la de autobuses de Huelva; centros universitarios como el edificio central del Campus de Ciencias de la Salud, en la Universidad de Granada o la biblioteca de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Amsterdam; la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla; edificios administrativos como el Centro de Investigaciones del Instituto de Energía y Transportes de Petten, en Holanda; la nueva sede de la Diputación Provincial de Sevilla y edificios de la Junta de Andalucía en Sevilla, Cádiz y Granada; bloques de viviendas en Utrecht, Rotterdam, Sittard-Geleen, Maastricht y Amsterdam, así como en Madrid, Sabadell, Tharsis y Sancti Petri. Cadenas hoteleras de primer nivel también han requerido de sus servicios para establecimientos en Sevilla, Córdoba, Madrid, Barceloa y Amsterdam.

La carrera docente de Cruz y Ortiz se ha desarrollado como profesores de proyectos en la Escuela Superior de Arquitectura de Sevilla y han impartido su magisterio en escuelas y universidades como Harvard, Columbia,Lausana, Ginebra, Zurich y Navarra. Entre los premios que han recibido destacan el Nacional de Arquitectura (1993), Medalla de Andalucía (1997) y la Medalla de Oro de la Arquitectura Española (2014). Han sido dos veces finalistas del Premio Europa de Arquitectura Pabellón Mies van der Rohe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios