Educación

Las Matemáticas: una asignatura 'fea' con mucha salida laboral

  • Es una de las carreras con mayor volumen de empleo

  • Las principales ofertas de trabajo están relacionadas con las nuevas tecnologías

Alumnos durante una clase de Matemáticas. Alumnos durante una clase de Matemáticas.

Alumnos durante una clase de Matemáticas. / D. S.

"Hay que acabar con el mal concepto que tienen los alumnos de las Matemáticas". Isabel Fernández, integrante del Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla (IMUS), considera que esta asignatura sigue siendo "la fea" dentro del currículo de Secundaria. Una calificación que obedece, en parte, a la falta de conocimiento sobre las posibilidades de aplicación que los cálculos ofrecen en la vida real, esto es, "a las competencias". 

Fernández insiste en que mejorar los resultados de Matemáticas no sólo es bueno para que los alumnos andaluces escalen puestos en el informe PISA, sino para "el bien social". "Unos ciudadanos que no manejen bien las Matemáticas resultan muy manipulables, pues se les puede engañar fácilmente con datos o gráficos", asevera esta experta. 

Dicha ignorancia tiene nombre propio: anumerismo, que se traduce como incultura matemática. "Es algo muy palpable actualmente, cuando nos asedian la pseudociencia y las 'fake news'", destaca Fernández, para quien estos engaños se pueden detener, muchas veces, teniendo una buena base matemática.

Una asignatura de futuro

De ahí que desde el IMUS se reclame que esta enseñanza no se centre tanto en los contenidos como en las competencias, para lo que Fernández pone un claro ejemplo: "Las nuevas tecnologías están basadas en las Matemáticas y eso se traduce en futuro". 

Un porvenir que ya es evidente. La carrera de Matemáticas es una de las que menor cuota de parados tiene. Su grado de empleabilidad es muy elevado los últimos años. Y ello se debe a las posibilidades que ofrece su conocimiento. 

"Antes los matemáticos nos dedicábamos a la docencia o a la investigación, pero ahora cada vez más nos reclama el mundo empresarial", señala Fernández, que abunda en que "cuando alguien invierte para crear un negocio, a la hora de optimizar recursos, acude a un matemático, pues es quien maneja las claves para rentabilizarlo". 

Una profesión muy demandada

"Sería una pena perder esas vocaciones matemáticas, tan necesarias para el crecimiento económico de nuestro país. Suponen la base de las profesiones más demandadas, que son las relacionadas con la innovación y las nuevas tecnologías", añade la integrante del IMUS.

Esta alta empleabilidad provoca, según Fernández, que la bolsa de trabajo de Matemáticas esté integrada por profesores que no son especialistas. "Ahora faltan docentes de Matemáticas en los institutos, que en muchos casos son licenciados en Física", asegura la experta. Un hecho que obedece a las numerosas ofertas que llegan del ámbito empresarial. "Para ocupar plaza de profesor hay que prepararse unas oposiciones, mientras que sin acabar la carrera se puede encontrar un empleo bien remunerado en grandes compañías y en pymes", apostilla. 

No obstante, Fernández puntualiza que para dar clases de Matemáticas en un centro educativo se requiere también una formación continua que permita el "reciclaje" de los conocimientos para vincularlos con la realidad más actual y las nuevas tecnologías

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios