Sevilla

Tres menores destrozan un ojo a un comerciante chino en un atraco en la Macarena

  • La víctima, de 23 años, ha perdido el ojo tras recibir un disparo a bocajarro con una pistola de aire comprimido

  • La Policía Nacional ha detenido a los tres atracadores, que provocaron un altercado en los juzgados

Una joven entra en la tienda donde se produjo el atraco. Una joven entra en la tienda donde se produjo el atraco.

Una joven entra en la tienda donde se produjo el atraco. / M. G.

Comentarios 21

Tres menores han destrozado un ojo a un comerciante chino durante un atraco en la Macarena. Los atracadores utilizaron pistolas de aire comprimido, de las empleadas en Airsoft, para cometer el robo. Tras disparar en el ojo al tendero con una de estas armas, los asaltantes se marcharon del negocio con un botín de unos 400 euros. Los tres menores han sido ya detenidos por la Policía Nacional, mientras que el comerciante ha perdido el ojo.

El atraco se produjo sobre las once y media de la noche del pasado 7 de febrero en una pequeña tienda de alimentación y droguería regentada por una familia china en la calle Rayo de Luna, una vía peatonal del distrito Macarena ubicada entre el hospital y la glorieta del Alamillo.

Los atracadores irrumpieron en el negocio portando armas de aire comprimido y amenazaron al comerciante, un joven de 23 años de nacionalidad china llamado Li Ji Chen. El tendero se enfrentó a los menores y éstos le dispararon a bocajarro en el globo ocular, provocándole lesiones graves que le acarrearon la pérdida del ojo.

Los delincuentes huyeron con el dinero que había en la caja en ese momento, mientras que el joven comerciante fue trasladado al Hospital Virgen Macarena, que está a menos de medio kilómetro del lugar de los hechos. Allí quedó ingresado y ha pasado unos días hasta que ha recibido el alta.

La Policía Nacional abrió una investigación sobre los hechos y detuvo la semana pasada a los presuntos autores del atraco, que son menores de edad y fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Menores. Los detenidos provocaron incluso un altercado en los juzgados, donde tuvieron que acudir policías nacionales y locales para garantizar la seguridad.

Al frente del comercio estaba este martes Li Jing Chen, hermana de la víctima, que explicó a este periódico su hermano se encuentra mejor que hace unos días, pero muy deprimido, sin querer salir de casa y sin ganas de que nadie lo vea. Junto a ella había un primo que se encargaba de atender también a los clientes. La familia lleva siete años en España y está citada ya en los juzgados para finales de febrero.

Varios clientes se interesaban por el estado de salud del joven durante la mañana de este martes, mientras se acercaban a hacer unas compras a la tienda. Es un pequeño comercio de alimentación, que todavía tiene el rótulo antiguo con un apellido español, Barrera, y que tiene bastante trasiego de personas, sobre todo al mediodía, coincidiendo con la salida de un colegio cercano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios