Sevilla

El patrimonio municipal está valorado en más de 600 millones

  • La Hacienda local saca a concurso su informatización por 100.000 euros · Quiere contar con un instrumento útil para enajenaciones u otras operaciones · Cruzará los datos con otras delegaciones, el Catastro y el Registro de la Propiedad

Comentarios 2

El inventario de bienes municipales debe ser algo más que una tabla de valoraciones oficiales para saciar la curiosidad sobre cuánto vale el edificio del Ayuntamiento, los colegios y parques públicos, el Hotel Alfonso XIII o los pabellones históricos del 29. El gobierno local quiere que en breve se convierta en un instrumento de trabajo eficaz para decenas de posibles gestiones en torno a una masa de bienes (materiales e inmateriales) valorados en más de 600 millones de euros. Con este objetivo sacará próximamente a concurso público la informatización del inventario. Cada bien municipal quedará así registrado en una ficha con toda precisión de detalles. Esta información estará a disposición de las delegaciones y entidades municipales con un interés justificado como consecuencia de su actividad cotidiana, como pueden ser la Gerencia de Urbanismo o la Empresa Municipal de la Vivienda (Emvisesa).

La junta de gobierno del Ayuntamiento aprobará en próximas fechas la rectificación anual del inventario a la que obliga la legislación vigente. En esa rectificación deben estar incluidos aspectos como las nuevas altas y bajas en el inventario, las obras de reforma que se hayan podido practicar, los contratos de arrendamientos suscritos que afecten a los bienes, las nuevas concesiones administrativas, etcétera. La valoración en euros de los bienes no tiene necesariamente que ser actualizada cada año. La última valoración general de todo el patrimonio se hizo en los años noventa de la pasada centuria. Desde entonces lo que se ha hecho es aplicar los sucesivos aumentos del IPC. Sería costosísimo encargar a una empresa especializada una tasación anual de todos y casa uno de los bienes municipales. Por eso, sólo se encarga una nueva tasación en el caso de que el bien sufra reformas o daños o cause baja del inventario por cualquier motivo. En la actualidad, por ejemplo, se ha encargado la tasación de la antigua comisaría de la Plaza de la Gavidia, puesto que está previsto que se convierta en la nueva sede de la Hacienda local y de la agencia tributaria del Consistorio.

La Delegación de Hacienda, que dirige el concejal Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), apuesta así por poner en marcha un proyecto pendiente de ejecución hasta ahora, como es la informatización completa y el cruce de todos los datos del patrimonio con otros servicios municipales. Se pretende una coordinación de los datos y un intercambio de la información, además de con la propia administración (Gerencia de Urbanismo, Intervención municipal, etcétera) con otras administraciones públicas (principalmente el Catastro y los Registros de la Propiedad). El resultado debe ser la agilización de muchos trámites y evitar que cualquier operación en la que esté incluido un bien municipal requiera de una labor de investigación previa.

La traducción en la práctica de este intento de modernización de la gestión consistirá en contar con un inventario de bienes perfectamente definido a través de una ficha donde constará la localización, el estado de conservación, la descripción física y jurídica, la valoración económica, la estructura y otros datos relevantes. Con esta herramienta se podrá identificar de forma inmediata cualquier bien del patrimonio municipal, la valoración de usos alternativos del mismo, el estudio de las mejoras necesarias en los bienes, así como las necesidades de mantenimiento de dicho patrimonio.

Se trata de facilitar al Ayuntamiento un instrumento ágil y completo en el que se coordine toda la información sobre los bienes municipales, posibilitando con ello el conocimiento, la tutela y la protección del patrimonio municipal. El proyecto se pondrá en conocimiento del Área de innovación para que presten el apoyo técnico necesario en el proyecto desde la perspectiva de sus competencias y para la elaboración de pliegos.

En la primera parte del inventario se incluyen diferentes tipo de inmuebles: de dominio público, patrimoniales, histórico-artísticos, fuentes, estatuas y estanques, y relojes de torres. El segundo bloque está dedicado a los derechos reales, donde figuran desde los terrenos de la Feria hasta las caballerizas de las Casas de las Sirenas. En tercer lugar aparecen los bienes muebles histórico-artístico o de considerable valor económico situados en lugares como el cementerio, el Teatro Lope de Vega, los Reales Alcázares, la Plaza de la Encarnación, el Consejo de Cofradías o el Hotel Alfonso XIII. El cuarto apartado estás destinado a los valores mobiliarios, créditos y arrendamientos. En este último epígrafe figuran todos los locales y viviendas que el Consistorio tiene cedido en alquiler a terceros. En sexto lugar, aparecen todos los vehículos. Y seguidamente, los bienes y derechos revertibles de dominio público (por ejemplo, el Bar la Raza, la Hostería del Prado o los kioskos Alfonso y Bilindo). Y, por último, los bienes y derechos revertibles patrimoniales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios