Sevilla

El plan de Semana Santa dejó sin policías nacionales el resto de Sevilla

  • Durante las tardes de Semana Santa se dejaron numerosos servicios sin atender en los distritos

  • El Jueves Santo sólo había un vehículo para toda la ciudad y no pudo llegar a un atraco con arma de fuego

  • En la comisaría de Sevilla Este, la mayoría de los días sólo salió un coche en el turno de noche

Los cuadrantes vacíos con los turnos de la comisaría de Sevilla Este en Semana Santa. Los cuadrantes vacíos con los turnos de la comisaría de Sevilla Este en Semana Santa.

Los cuadrantes vacíos con los turnos de la comisaría de Sevilla Este en Semana Santa. / M. G.

Comentarios 4

El plan de seguridad de la Semana Santa de 2019 dejó prácticamente sin policías nacionales el resto de la ciudad de Sevilla. En algunos turnos sólo había un patrullero disponible para atender las incidencias y se dejaron de atender numerosos servicios. En una de las tardes de Semana Santa, por ejemplo, llegaron a no cubrirse más de 25 avisos relacionados con la seguridad ciudadana recibidos por la sala del 091.

A primera hora de la tarde del Jueves Santo, cuando ya había comenzado a llover intensamente, se produjo un atraco en una gasolinera de la avenida de Andalucía. Dos individuos irrumpieron en el establecimiento con un arma de fuego y se llevaron el dinero que había en la caja registradora. Los responsables del negocio llamaron a la Policía, pero sólo había un vehículo disponible, que se encontraba en otra zona de Sevilla, muy lejos del lugar del atraco. Los atracadores se marcharon en la moto hacia Los Pajaritos, donde ya se les perdió la pista.

Ante la necesidad de personal, los responsables policiales decidieron sacar tres indicativos de los servicios extraordinarios de las cofradías. Estos tres patrulleros terminaban su turno a las nueve de la noche, pero tuvieron que prolongar su jornada laboral porque no había personal suficiente para relevarlos y por necesidades del servicio.

Los puntos fijos y las custodias hospitalarias estuvieron igual. No había relevos y hubo que doblar turnos. A veces las jornadas de los policías nacionales llegaron a las catorce horas. Los primeros suelen ser puntos de vigilancia que la Policía monta en un lugar estático, generalmente para la protección de las víctimas de violencia machista de riesgo alto.

Un policía nacional, en la salida de la Esperanza de Triana. Un policía nacional, en la salida de la Esperanza de Triana.

Un policía nacional, en la salida de la Esperanza de Triana. / Juan Carlos Muñoz

Los segundos son las custodias de presos que se encuentran hospitalizados, un servicio que requiere de dos policías por turno para cada interno. Llegó a darse el caso de policías que tuvieron que hacer custodias de paisano, porque fueron enviados a ese servicio sobre la marcha para relevar a sus compañeros. Lo habitual es que las custodias se hagan siempre de uniforme. 

En las jornadas previas a la Semana Santa, la Delegación del Gobierno de Andalucía informó de que habría 1.600 policías nacionales en el dispositivo de seguridad. Esto mermó considerablemente la seguridad en los barrios. Las comisarías de distrito apenas han sacado vehículos a patrullar durante estos días. Prueba de ello son los estadillos que se reproducen en dos de las fotografías que ilustran esta noticia, que corresponden a los cuadrantes de la comisaría de Sevilla Este, que presta servicio a la zona más poblada de la ciudad y atiende a más de 200.000 personas.

En ambas imágenes se muestran los cuadrantes de los días previos a la Semana Santa y de varias jornadas de la misma. Los días 11 y 12 de abril, es decir, Jueves de Pasión y Viernes de Dolores, sólo salió un coche por la mañana y otro por la noche en esta comisaría. El turno de tarde no se cubrió. El vehículo que salía por la noche era un camuflado con agentes de paisano. Se han pixelado los nombres de los agentes para preservar su identidad.

El Miércoles y el Jueves Santo sólo sacaron un coche por la noche, también camuflado. Los turnos de mañana y tarde no se cubrieron. Ni siquiera pese a que el Miércoles Santo se produjo el registro de la casa de un presunto yihadista en Su Eminencia, barrio que depende de la comisaría de Sevilla Este. Quienes se encargaron de prestar apoyo a los policías de la Comisaría General de Información, venidos de Madrid para practicar el registro, fueron dos dotaciones de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), desplazada desde el plan de Semana Santa.

Los cuadrantes del Jueves de Pasión y el Viernes de Dolores, con el turno de tarde vacío. Los cuadrantes del Jueves de Pasión y el Viernes de Dolores, con el turno de tarde vacío.

Los cuadrantes del Jueves de Pasión y el Viernes de Dolores, con el turno de tarde vacío. / M. G.

El Viernes Santo fue todavía peor. Sólo salió un policía de esta comisaría por la noche, y lo hizo en apoyo a la Brigada de Seguridad Ciudadana. El Sábado Santo volvió a haber un sólo vehículo camuflado durante el turno de noche. No hubo servicio en el distrito de mañana ni de tarde. 

Esta situación ha venido a agravar un problema que ya existía desde hace tiempo en la Policía de Sevilla, que sufre una importante carencia de personal. Algunos de los agentes consultados por este periódico lamentan que en las comisarías haya más personal en las oficinas que en la calle y que se queden vacías durante los festivos y los fines de semana porque la mayoría de los agentes trabajan de lunes a viernes.

A los que están de servicio se les exige que hagan un número de detenidos para incrementar las estadísticas, en una especie de competencia entre comisarías. Esto deriva en que los agentes acaben yendo a detener a personas reclamadas, detenciones fáciles para engrosar los números.

Otra de las quejas es la limitación que padecen el servicio de radiopatrullas, los llamados Zeta, que tradicionalmente había sido puntero en Sevilla. Estos patrullleros cada vez tienen que hacer más puntos fijos y custodias, por lo que se reduce considerablemente la eficacia y se incrementa el tiempo de respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios