Sevilla

Dos policías nacionales salvan la vida a una joven nicaragüense en Sevilla

  • Uno de los agentes tuvo que encaramarse a la parte externa de un balcón para poder agarrar a la chica

  • Los compañeros de piso habían evitado que se arrojara al vacío antes de que llegara la Policía

Un agente de la Policía Nacional en Sevilla. Un agente de la Policía Nacional en Sevilla.

Un agente de la Policía Nacional en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Dos policías nacionales salvaron la vida de una joven nicaragüense de 25 años que pretendía arrojarse desde un balcón en Sevilla. La intervención se produjo sobre las tres de la mañana de este jueves en un piso de la calle Primavera, en la barriada de las Hermandades del Trabajo, en el distrito Macarena de la capital andaluza. Los agentes que consiguieron evitar la muerte de la chica pertenecen a los indicativos Tauro, del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Nacional en Sevilla.

Los dos policías llegaron al lugar de los hechos y vieron a la joven suspendida en el aire, por la parte de fuera de una terraza de un cuarto piso. La mujer era sostenida por varias personas que la tenían agarrada por las muñecas para impedir que cayera, pero tampoco eran capaces de introducirla dentro de la vivienda de nuevo.

Los agentes entraron en la vivienda y encontraron a dos hombres y una mujer arrodillados con la cara apoyada sobre la baranda del balcón y con los brazos por fuera, agarrando por las muñecas a la joven que trataba de lanzarse al vacío. Los policías apenas podían moverse porque el espacio era reducido y la mujer oponía una fuerte resistencia, con el consiguiente riesgo de caída. A todo ello hay que unir el cansancio acumulado de las personas que la sostenían.

Para que estas personas no soltaran a la chica, uno de los policías decidió salir por fuera del balcón y el otro se mantuvo agarrado a la baranda del balcón por dentro, asegurando a su compañero, al que agarraba por el cinturón, en una especie de arnés humano.

El policía que se colocó por fuera del balcón, con el cuerpo suspendido hacia la calle, consiguió coger del brazo a la mujer y acercársela a su compañero, que tiró de ella y consiguió así sacarla del balcón. Inmediatamente la puso a salvo dentro del piso. La chica seguía ofreciendo una fuerte resistencia, sin parar de mover los brazos y mientras pedía a gritos que la soltaran porque quería matarse.

Ante esta situación, los policías decidieron esposar a la mujer para salvaguardar su integridad. Poco después llegó al lugar de los hechos una dotación de los Bomberos, que no tuvieron que actuar porque la joven ya estaba a salvo tras la intervención de los dos agentes del GOA. También llegó una ambulancia del servicio de emergencias sanitarias 061, que le suministró a la chica un tranquilizante. De esa forma, pudieron después trasladarla hasta el Hospital Virgen Macarena.

Los compañeros de piso de la chica aseguraron a los policías que ésta suele hacer comentarios suicidas cada vez que bebe alcohol, pero nunca había llegado a intentar nada. Sin embargo, esa noche, había bebido y se había dirigido rápidamente al balcón e intentado saltar al vacío. Los compañeros de piso estuvieron rápidos y consiguieron sostenerla en el aire hasta que llegó la Policía.

Junto a ellos estaba también un viandante que subió al piso al ver lo que ocurría desde la calle, y al que una de las compañeras de piso facilitó el acceso para que colaborara en la sujeción de la joven nicaragüense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios