Sevilla

El problema de la limpieza en los parques empresariales de Sevilla

  • El Ayuntamiento no barre las calles de los polígonos, que son públicas, lo que obliga a las empresas a contratar un barrido privado

  • Lipasam sí recoge a diario lo que hay dentro de los contenedores, pero no la basura que queda fuera

Polígono Carretera Amarilla en la zona de los almacenes, una de las zonas donde más residuos se acumulan. Polígono Carretera Amarilla en la zona de los almacenes, una de las zonas donde más residuos se acumulan.

Polígono Carretera Amarilla en la zona de los almacenes, una de las zonas donde más residuos se acumulan. / Antonio Pizarro (Sevilla)

El problema de la limpieza en Sevilla tiene otro punto negro en los polígonos industriales de la ciudad, los llamados parques empresariales, que generan la mitad de la riqueza en el territorio, el 50% del PIB local, y son los principales empleadores privados de la ciudad.

La realidad de Sevilla capital contrasta con lo que sucede en la mayor parte de municipios de la provincia, donde la gestión de la limpieza es privada e integral: incluye barrido de calles y recogida de contenedores porque no pagan tasa local

La realidad es que el reciclaje de la basura que generan brilla por su ausencia, a pesar de los puntos limpios propios de que disponen algunos. A eso se suma, además, que históricamente no disponen de un servicio de barrido público de sus calles, ni regular ni de ninguna clase pese a que sus calles son públicas y están incardinadas en los barrios.

Reclaman no tener que pagar la tasa anual de basura: 700 euros para una nave de 300 m2, que reporta al Ayuntamiento entre 4 y 5 millones de euros anuales

Así pues el servicio de limpieza de estas vías públicas lo tienen que contratar de forma privada (los que tengan medios) con una empresa que les preste este servicio. Así lo relata la asociación de parques empresariales de Sevilla (Apes) que preside Antonio Balbuena, quien señala que recurren a esta alternativa para desarrollar su actividad en un entorno “digno”.

Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes. Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes.

Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes. / Antonio Pizarro (Sevilla)

“Esta situación no está justificada, pues el barrido de las calles sale de la caja común del Ayuntamiento, que se nutre en nuestro caso del IBI, IAE, etc…. y no existe ninguna referencia en las ordenanzas que excluya a los Polígonos Industriales del barrido de oficio de manera regular y planificada que se presta en las calles de viviendas colindantes, protesta la entidad.

En reuniones mantenidas con Lipasam desde hace años respecto a la limpieza viaria de los polígonos, Apes señala que la administración local reconoció que es un asunto no aclarado debidamente y entiende como legítima la reclamación de los polígonos, ya que los empresarios y propietarios tienen unos derechos que deben cumplirse.No obstante, hasta la fecha la situación no ha cambiado.

Polígono Carretera Amarilla. Polígono Carretera Amarilla.

Polígono Carretera Amarilla. / Antonio Pizarro (Sevilla)

“Aunque reconocemos que el Ayuntamiento encarga que se barran los polígonos dos o tres veces al año con los fondos de la Junta para activación del empleo como el PACA o Emplea Joven, seguimos preguntando por qué nuestras calles no están incluidas en las rutas regulares programadas de barridos y retirada de acumulaciones de residuos”.

En algún momento, verbalmente les han dicho que es por la falta de personal, y la asociación de polígonos les responde que se reparta entre toda la ciudad el personal existente, ya que también pagan impuestos como el IBI, IAE y otros que van a la caja común del Ayuntamiento, que es de donde sale la dotación económica para pagar los “barridos de calles”.

La recogida de residuos de los contenedores es el único servicio de limpieza que presta el Ayuntamiento a diario a los polígonos industriales, aunque con ciertas limitaciones, según relata el presidente de la asociación de parques empresariales de Sevilla (Apes) Antonio Balbuena.

Se quejan de que muchas personas ajenas usan los polígonos como vertederos de basura

La limitación en la recogida de contenedores consiste en que Lipasam no retira la gran cantidad de basura tirada en la vía pública que rodea a los contenedores y que procede en muchos casos, según la Apes, de personas ajenas a las empresas de los polígonos que utilizan estos espacios como auténticos vertederos sin consideración alguna.

Polígono Carretera Amarilla. Polígono Carretera Amarilla.

Polígono Carretera Amarilla. / Antonio Pizarro (Sevilla)

Para que se limpie esa basura alrededor de los contenedores, el Ayuntamiento ha dispuesto enviar o operarios a recogerlos cuando las empresas de los polígonos dan aviso a Lipasam de las calles y las zonas afectadas, enviando fotos por email a la empresa municipal. La respuesta municipal en estos casos es rápida, según los polígonos. Una vez que los operarios han recogido los residuos que rodean a los contenedores envían a Ampes fotos de la actuación.

“Llevamos años pidiendo que la recogida de residuos alrededor de los contenedores sea una actuación regular y de oficio, por ejemplo cada tres meses, y que no seamos nosotros los que tengamos que estar pendiente y enviar avisos con fotos a Lipasam”, se queja Balbuena.

Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes. Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes.

Polígono Carretera Amarilla en la zona de almacenes. / Antonio Pizarro (Sevilla)

“Si el polígono carece de servicio privado de limpieza, la imagen queda muy dañada al tener en sus calles un gran número de residuos que no se retiran hasta que no se solicita a Lipasam. Es cierto que una vez pasado aviso la actuación se produce, pero nos obliga a asumir la función de inspeccionar las calles a diario. Y esta situación se agrava en festividades, donde no se actúa por falta de personal”, aclara.

El modelo de Alcalá

Esta realidad de Sevilla capital contrasta con lo que sucede en la mayor parte de municipios de la provincia, donde la gestión de la limpieza es privada e integral: incluye barrido de calles y recogida de contenedores porque no pagan tasa local. Según Apes, en Alcalá los más de 30 polígonos no pagan tasa de basura y funcionan como entidades de conservación urbanística que contratan por su cuenta el barrido y recogida de contenedores. Y aún mejor es que cada empresa guarda los contenedores en su nave, evitando así que personas ajenas arrojen basuras en sus contenedores.

Calle Pino Laricio esquina Pino Mediterráneo, en el Polígono El Pino. Calle Pino Laricio esquina Pino Mediterráneo, en el Polígono El Pino.

Calle Pino Laricio esquina Pino Mediterráneo, en el Polígono El Pino. / Apes (Sevilla)

En Sevilla, Apes se queja de lo que sucede desde siempre en la capital andaluza aun cuando cada empresa paga una tasa de basura de varios cientos de euros al año, según los metros cuadrados de cada nave. Esa tasa anual supera los 700 euros al año para una nave de 300 metros cuadrados de superficie. Esta tasa reporta al Consistorio entre 4 y 5 millones al año, un ingreso cuantioso que explica que el Ayuntamiento quiera seguir percibiéndola, señala Apes.  

El Ayuntamiento no explica por qué Sevilla no aplica el modelo del resto de la provincia que exime a los polígonos de la tasa de basura una vez se constituyen en entidades de conservación urbanística

Los polígonos quieren que el Ayuntamiento les exima de pagar esa tasa para destinar el dinero a contratar un servicio privado de recogida de contenedores y todo su entorno que encaje mejor con sus necesidades, como sucede en otros municipios de la provincia.

Calle Imprenta esquina Linotipia, Polígono La Negrilla. Calle Imprenta esquina Linotipia, Polígono La Negrilla.

Calle Imprenta esquina Linotipia, Polígono La Negrilla. / Apes (Sevilla)

La anterior delegada de Economía Carmen Castreño encargó que se hiciera un estudio sobre la posibilidad de eximirlos de la tasa, pero el Consistorio no ha tomado hasta el momento ninguna decisión.  

En Sevilla, la opción de la entidad urbanística de conservación ha cuajado poco pese a las promesas del Ayuntamiento de bonificarles el IBI. Calonge y El Pino están a punto de culminar su constitución como tales, una batalla que se remonta a 1984 y es ahora cuando va a dar sus frutos.

Balbuena aclara que el problema de estas futuras entidades de conservación en Sevilla es que también obliga a los polígonos que se sumen a ella a seguir pagando la tasa de basura para la retirada de contenedores.

Los parques empresariales adscritos a Apes son Carretera Amarilla, Calonge, Store, El Pino, Chaparrilla, Torneo, Navisa, La Negrilla, Aeropuerto y Parsi.

Respuesta del Ayuntamiento 

La respuesta del gobierno local de Juan Espadas a la situación de la limpieza en los polígonos industriales no explica por qué Sevilla no aplica el modelo del resto de la provincia que exime a los polígonos de la tasa de basura una vez se constituyen en entidades de conservación urbanística. “El gobierno está trabajando sobre todo en la constitución de los polígonos como entidades urbanísticas de conservación. En octubre se constituyen Calonge y El Pino, y luego se sumarán otras cuatro. Con esas entidades son los parques empresariales quienes asumen la limpieza viaria por completo y toda la limpieza. No obstante, la recogida de residuos (de contenedores) incluso en estas entidades las realiza Lipasam. Es el acuerdo que se está alcanzando con las entidades urbanísticas de conservación”.

La posibilidad de una rebaja del IBI cuando sean entidades urbanísticas de conservación parece lejana para el gobierno municipal. “El procedimiento de constitución de las entidades urbanísticas de conservación está previsto que derive también en una revisión de ordenanzas fiscales, aunque es un proceso aún abierto y sobre el que se está trabajando a medio plazo”.

Respecto a la tasa de basura recalca que se cobra “por la prestación del servicio de  recogida de residuos, no por la limpieza. Es una obligación municipal tener contenedores y retirar los residuos. Legalmente por eso se aplica la tasa”. Y añade que hacer cambios en este cobro resulta “complejo económica y jurídicamente”. 

Confirma que para recoger los residuos que quedan alrededor de los contenedores y que nadie recoge “se realizan actuaciones concretas a demanda de los parques y se han hecho planes de choque periódicos para adecentar los parques, por ejemplo, a través de programas de empleo”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios