patrimonio

El proyecto de las Atarazanas prescinde de la fachada abierta por Dos de Mayo

  • Miembros de Adepa, la Consejería de Cultura y del estudio del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra visitan el edificio y acercan posturas para desbloquear la rehabilitación

Imagen virtual de la fachada de las Atarazanas abierta a la calle Dos de Mayo que ahora se descarta. Imagen virtual de la fachada de las Atarazanas abierta a la calle Dos de Mayo que ahora se descarta.

Imagen virtual de la fachada de las Atarazanas abierta a la calle Dos de Mayo que ahora se descarta. / D.S.

El proyecto de rehabilitación y dotación cultural de las Atarazanas se modificará para prescindir del acceso por la calle Dos de Mayo. La gran plaza pública diseñada por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra se mantendrá, pero se entrará a ella por la calle Temprado, embocadura natural al edificio. Ésta era una de las principales reivindicaciones de la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) para desbloquear judicialmente un proyecto en el que La Caixa invertirá diez millones de euros. Los miembros de Adepa visitaron este miércoles por primera vez el astillero medieval acompañados por técnicos del equipo de Vázquez Consuegra y el secretario general de Cultura de la Junta de Andalucía, Eduardo Tamarit, que está llevando de primera mano las negociaciones para que la rehabilitación sea una realidad lo más pronto posible.

Los conservacionistas de Adepa, que consiguieron que un juez suspendiera cautelarmente la licencia de obras de las Atarazanas, llevan meses manteniendo reuniones que el secretario general de Cultura de la Junta de Andalucía para desbloquear la rehabilitación del antiguo astillero medieval. Estas duras negociaciones se encuentran en su tramo final y está muy próximo el desbloqueo del proyecto. Este miércoles, por primera vez, los miembros de Adepa visitaron las Atarazanas junto a miembros del equipo de Vázquez Consuegra. La reunión resultó muy fructífera y apenas restan unos flecos por resolver. Según confirmaron a este periódico fuentes conocedoras del proyecto, en el acuerdo alcanzado con Adepa se eliminará el acceso por la calle Dos de Mayo a la gran plaza pública que surge de la reforma. Por tanto, se mantendrá la fisonomía actual de esta zona, que cuenta con unos grandes ventanales que permiten ver el interior del edificio. La entrada al complejo se mantendrá en la calle Temprado.

Otro de los acuerdos logrados consiste en que se excavarán las naves 6 y 7 hasta su cota original, para permitir que los visitantes puedan tener una idea de la dimensión real del edificio. También se hará una excavación parcial del relleno en la puerta almohade en recodo que se encuentra cerca del Arco del Postigo y en la muralla en la zona que linda con la calle Tomás de Ybarra. De este modo se podrá contemplar, tanto desde abajo como desde un mirador en altura, la barbacana y otras estructuras.

Bloques de hormigón que sobrecargan el cuerpo sobre la muralla. Bloques de hormigón que sobrecargan el cuerpo sobre la muralla.

Bloques de hormigón que sobrecargan el cuerpo sobre la muralla. / M. g.

También se eliminará del proyecto original una escalera situada en el centro de la nave central y orientada al acceso por la calle Temprado. Se buscará otra ubicación. Igualmente, se mantendrá la cubierta del edificio de la Fundición, realizada por Antonio Barrionuevo, y se recuperará cerámica de la entrada, que se encuentra expoliada en gran parte. Las polémicas microperforaciones que se iban a hacer para reforzar la cimentación no se harán finalmente. Estos refuerzos se acometerán directamente sobre las bases de los pilares.

El actual escollo radica en la existencias unas naves en altura que Adepa ve inservibles

Pese a todos estos grandes avances, aún quedan algunos flecos por resolver para desbloquear de manera definitiva el proyecto. Principalmente, las discrepancias se refieren a las naves en altura, una de ellas sobre la cubierta de la muralla almohade. "El problema está en que se quiere mantener ocupados algunos de los cuerpos altos sobre las naves del siglo XIII. Estos supone sobrecargarlas y hay que reforzar la cimentación. Hemos pedido que se compense ese incremento de carga en algunas naves con una disminución en otras para que se mantenga el equilibrio actual tanto en las cargas como en las superficies", explicó a este periódico José García-Tapial, arquitecto y miembro del consejo asesor de Adepa. Joaquín Egea, presidente de la entidad conservacionista, abundó en la necesidad de eliminar algunas de estas naves: "Tienen unos pesos terribles y no tienen finalidad alguna. Nos dicen que la Comisión de Patrimonio no permitiría su eliminación. Nosotros consideramos que se pueden mantener dos de ellas, pero las otras dos son inútiles".

El presidente de Adepa, pese a este escollo que todavía existe, se muestra confiado en lograr pronto un acuerdo y agradece la colaboración y el empeño del secretario general de Cultura: "Hemos acelerado algo más y parece que está todo más cerca de desbloquearse gracias a la labor de Eduardo Tamarit. También nos consta que Susana Díaz se ha interesado mucho por la situación del proyecto y ha puesto de su parte". García-Tapial se pronuncia en los mismos términos y destaca la presencia, por primera vez, de un miembro del equipo de Vázquez Consuegra: "Se ha avanzado porque antes cuando decíamos algo no teníamos una respuesta técnica".

El centro cultural de las Atarazanas, que ahondará en la vinculación entre Sevilla y América, debería haberse inaugurado en otoño de 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios