La recuperación económica de Sevilla Unas 80 empresas buscan liquidez en 10 contratos de obra pública millonarios este año

  • El presupuesto en marcha tras la alarma supera los 75 millones de euros, cifra a la que se suman otros planes extraordinarios

Obras en la calle Mateos Gago este verano. Obras en la calle Mateos Gago este verano.

Obras en la calle Mateos Gago este verano. / Juan Carlos Vázquez

Sirven las obras públicas para reactivar la economía local en esta crisis del Covid-19? Hay quien duda de la eficacia de estas políticas a medio plazo, pero lo cierto es que suponen una inyección de liquidez para muchas empresas que necesitan relanzar su actividad tras el parón sufrido por el estado de alarma. De hecho, la respuesta de las empresas constructoras a las decenas de licitaciones de obras convocadas por el Ayuntamiento de Sevilla ha sido muy numerosa. Un dato que lo demuestra: 78 empresas se han presentado como aspirantes a los diez contratos más elevados licitados por el gobierno local, obras que rozan o superan el millón de euros y que, en global, suponen una inyección superior a los 40 millones de euros.

En general, el esfuerzo inversor municipal es notable desde primeros de año, con una estrategia clara para repartir proyectos en todos los barrios de la ciudad. Durante el verano, época que tradicionalmente se aprovecha para acometer obras de pavimentación o reurbanizaciones, se han licitado importantes contratos y el ritmo, según confirman fuentes de la Gerencia de Urbanismo, se va a mantener e incluso reforzar en este último cuatrimestre del año. 

En concreto, el presupuesto en marcha en estos últimos seis meses, en distintos trámites, supera los 75 millones de euros en unos 70 procesos de licitación que se ampliarán próximamente, según las citadas fuentes.

El objetivo es doble: mejorar los barrios y espacios públicos y, al mismo tiempo, contribuir a la reactivación económica, a la generación de empleo y al mantenimiento del tejido empresarial. Todavía en el confinamiento, el Ayuntamiento impulsó un nuevo programa de obras en los barrios con una inversión de 1,2 millones de euros para mejoras de calzadas y de itinerarios peatonales y ciclistas. Y  en los colegios se han invertido en estos últimos meses  unos dos millones de euros.

No obstante, hay diez proyectos millonarios que sobresalen en la programación urbanística de la ciudad y que se han licitado por importes que rondan, o superan, el millón de euros.

Cuatro de ellos tienen que ver con rehabilitaciones del patrimonio histórico-artístico de la capital, como la Muralla de la Macarena para cuya restauración se ha convocado un proceso al que han concurrido doce empresas. Una menos, 11, se han presentado para las obras de recuperación del antiguo convento de Santa Clara. Ambos proyectos se han licitado por un millón de euros.

Mucho más elevado es el contrato de  rehabilitación de la antigua Fábrica de Artillería, de 24 millones de euros que convertirán este edificio en desuso en el futuro Centro Magallanes. Once empresas concurren en este proceso.  Se trata, sin duda, de la mayor inversión pública en patrimonio del Ayuntamiento en muchos años en la ciudad, además de ser la iniciativa de mayor envergadura que se pone en marcha en el marco del quinto centenario de la primera vuelta al mundo. Al igual que los dos anteriores proyectos, se enmarca también en una estrategia municipal de generación de actividad económica y empleo vinculado a la industria cultural.

El proyecto para recuperar las antiguas naves de Renfe en San  Jerónimo, cuyos planes se han visto interrumpidos en más de una ocasión, ha salido a licitación de nuevo por 2,4 millones de euros y han acudido a la llamada seis empresas. El mismo número que ha concurrido en el concurso para la construcción de una promoción de viviendas públicas en Cisneo Alto por 9,5 millones de euros.   En  la céntrica calle Zaragoza se acomete una reurbanización por 1.5 millones de euros a la que han aspirado diez empresas. Y de 900.000 euros es el contrato para las obras previstas en la Plaza del Olivo, con 22 empresas aspirantes.

Hay otros tres proyectos posteriores al estado de alarma que cuentan con una inversión muy elevada. Se trata de la nueva cubierta de la piscina de Torreblanca, presupuestada en 1,2 millones y a la que han aspirado dos empresas; la sustitución del colector ubicado en Ciudad de Chiva y Secoya, obras cifradas en más de 5 millones de euros para las que se han presentado diez empresas; y la reurbanización de la barriada de San Diego, donde se cambiarán las redes de saneamiento, labores para las que se adjudicará un contrato por 752.000 euros que cuenta con doce aspirantes.

Un plan de 450 millones

A estas inversiones se añade un  plan extraordinario de inversión de Emasesa con 450 millones de euros para los próximos años en el área metropolitana. La empresa de aguas recuperó su actividad inversora en junio. Las primeras obras planteadas fueron  34 proyectos repartidos por toda la capital, entre ellos, los destinados a los barrios más desfavorecidos, con una inversión de 12 millones de euros.  También se incluyeron en el paquete mejoras en los parques empresariales, fundamentalmente, el Polígono Store. En un segundo nivel de intervención se contemplan grandes infraestructuras: dos depósitos de retenciones que estarán ubicados en Triana y en el entorno del Parque Empresarial de Carretera Amarilla que forman parte del plan contra inundaciones de la empresa de aguas. Y también las intervenciones de emergencia que han de ejecutarse de manera inmediata  en colectores y estaciones depuradoras.

Igualmente, también se espera un destacado impacto en la economía y el empleo del plan extraordinario de inversiones  puesto en marcha y que prevé obtener 50 millones de euros  enajenando patrimonio municipal del suelo para invertirlos en 28 proyectos urbanísticos de la ciudad que esperan su hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios