Sevilla

Cae en San Jerónimo un atracador que robaba con una careta de Spiderman

  • El sospechoso utilizaba una pistola detonadora, con la que apuntaba a la cabeza de los empleados

  • En el primer robo se llevó 814 euros, pero en el segundo fue desarmado por uno de los trabajadores

La pistola empleada por el atracador. La pistola empleada por el atracador.

La pistola empleada por el atracador. / DGP

La Policía Nacional ha detenido a un atracador que asaltó a punta de pistola al menos dos supermercados de San Jerónimo. En uno de ellos llevaba una careta de Spiderman para ocultar su rostro e impedir así que fuera identificado por los empleados del local o grabado por las cámaras de videovigilancia. El atracador llegó a montar el arma delante de los trabajadores y a encañonarlos, apuntándoles a la cabeza, para intimidarlos.

El primero de los atracos ocurrió el 13 de octubre en un supermercado de la calle Morena. Entró con la careta de Spiderman y amenazó a los empleados con la pistola. De esa manera logró apropiarse de un botín de 814,24 euros, todo el dinero que había en ese momento en el negocio. Los trabajadores aportaron una descripción del sospechoso, al que definieron como una persona de entre 160 y 165 centímetros, moreno, con acento español y con un tatuaje en la nuca.

Mes y medio después, el 25 de noviembre, el delincuente irrumpió en otro supermercado de San Jerónimo, en este caso uno de la calle Mejillón. No llevaba la careta de Spiderman, sino una bufanda y una capucha. Hizo lo mismo que en el anterior atraco. Montó el arma y apuntó a la cabeza del empleado. Éste, sin embargo, se resistió, logró quitarle la bufanda y verle parcialmente el rostro, y también le arrebató la pistola.

El segundo de los atracos se produjo el pasado mes de noviembre también en un establecimiento de alimentación, cuando aprovechando un horario de poca afluencia de clientes, antes del cierre y ocultando esta vez su rostro con una capucha y una bufanda, entró pistola en mano, apuntando al encargado directamente a la cabeza, para volver a "montar" el arma, consiguiendo así amedrentar más a sus víctimas; pero en este caso la víctima se abalanzó sobre el asaltante y consiguió arrebatarle la pistola y descubrir el rostro, huyendo el agresor a toda velocidad.

Según ha informado este jueves la Jefatura Superior de Policía, los agentes del Grupo de Atracos delimitaron la zona donde sucedieron los hechos, al objeto de mantener vigilancias discretas en torno al barrio de San Jerónimo, con la finalidad de identificar a cualquier varón que se asemejase físicamente al autor descrito por los testigos.

Esto permitió la identificación del atracador, un vecino de la zona que ya contaba con antecedentes por robo con fuerza. El 16 de enero fue detenido cuando se encontraba en las inmediaciones de su domicilio, donde también se llevó a cabo un registro y se recuperó la bandolera que portaba en uno de los atracos.

La Policía también logró llegar hasta la titularidad del arma utilizada, que había sustraído el arrestado en octubre. Es una pistola detonadora del calibre 9 milímetros. Desde hace ya un año, en enero de 2018, la tenencia de este tipo de armas sin la debida autorización es constitutiva de un delito de tenencia ilícita de armas, tanto por la alta capacidad para intimidar que poseen (ya que en apariencia es idéntica a las originales y la detonación del cartucho produce el mismo sonido) como por ser susceptible de modificaciones que hacen posible su uso con munición real, si bien para realizar estas modificaciones hay que tener unos conocimientos mínimos de balística. El juez de Guardia decretó el ingreso en prisión del sospechoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios