Sevilla

“Hemos sentido la presencia de Dios en todos estos acontecimientos”

Sor Adela con el delegado Antonio Muñoz el pasado verano. Sor Adela con el delegado Antonio Muñoz el pasado verano.

Sor Adela con el delegado Antonio Muñoz el pasado verano. / Juan Carlos Muñoz

Nunca pudieron imaginar las nueve religiosas dominicas que habitan el convento de Madre de Dios de la Piedad de Sevilla que iban a vivir un año de tantas emociones. Han experimentado con una alegría desbordante cómo comenzaban las obras en su iglesia. Se han visto desbordadas por el cariño de los feligreses y de muchos otros sevillanos que no han dejado de visitarlas para comprarles dulces y así aportar su granito de arena. Pero también han sufrido en sus propias carnes las pandemia que trae al mundo en jaque, superándolo como ellas dicen: con la ayuda de Dios y el apoyo de muchas personas.

Las religiosas de Madre de Dios están muy ilusionadas por la marcha de las obras en la iglesia. Aunque el arquitecto les da buena cuenta de la marcha de los trabajos, ellas no tienen prisa. “Lo de la obra es algo que nos supera. ¡Qué alegría! Pero hay que saber esperar”, asegura sor Adela, que agradece las múltiples ayudas recibidas para que este anhelo, que se veía tan imposible, se hiciera realidad. Y las que deben llegar, porque la comunidad necesita todavía un empujoncito para que los trabajos queden perfectemente resueltos y rematados.

El año de esta comunidad dominica del centro de Sevilla ha sido como el de todos los españoles: complicado y extraño. La irrupción del coronavirus hace ahora un año les causó un gran impacto, y como contemplativas que son, se refugiaron en el Sagrario para rezar por todos los afectados: “Nos dimos cuenta de que todos éramos víctimas de un enemigo común. Tuvimos que cerrar el torno. Nos pusimos en manos de Dios. No había otro refugio ni amparo. ¡Señor, sólo en tus manos puedo refugiarme!”.

El alcalde, Juan Espadas, con las religiosas durante la visita de este verano. El alcalde, Juan Espadas, con las religiosas durante la visita de este verano.

El alcalde, Juan Espadas, con las religiosas durante la visita de este verano. / Juan Carlos Muñoz

Las monjas, a falta de no poder elaborar dulces, se enfrascaron en la realización de las mascarillas que tanta faltan hacía hace unos meses. Así estuvieron hasta que cuatro de ellas se contagiaron y sintieron cómo todos se volcaron para ayudarlas: “Yo vi la mano de Dios. Fue duro, pero fue un momento de Dios. La llamada del señor arzobispo fue muy reconfortante para nosotras. Y el párroco de San Nicolás, nuestra piedra angular, que nos ponía todos los días mensajes de ánimo. No nos faltó nada”.

Con la ayuda de muchas personas, como Claudia Hernández Rodríguez y su familia, o José María Galán, apunta sor Adela, consiguieron retomar la venta de dulces que se distribuyeron de múltiples maneras y con gran éxito. "Hemos vendido casi tanto como otros años. Si no hemos hecho más es porque nuestras fuerzas no alcanzaban". Para la religiosa, la explicación de que todo haya salido finalmente bien es obvia: “Dios ha venido a visitarnos. Mueve los hilos de la historia y hemos visto su presencia palpable en todos estos acontecimientos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios