Coronavirus Sevilla Surf en plena marisma y otras ideas para sobrevivir al confinamiento

  • Un deportista de Los Palacios alza su voz con un vídeo grabado en un canal de desagüe para reivindicar la necesidad de desplazarse a la costa tras doce semanas en estado de alarma

Un deportista practica wakeboard en un canal de riego de la marisma del Guadalquivir.

Para él surfear es como respirar, por eso le falta el aire. Doce semanas sin coger olas son demasiadas para Carlos Moreno, un surfista de 36 años y vecino de El Trobal, pedanía de Los Palacios. Se montó por primera vez en una tabla a los 8 años y, durante un tiempo, lo hizo de manera profesional. Cada semana se desplaza hasta la playa de los Caños de Meca o El Palmar, un ritual que necesita como el comer. La pandemia obliga y agudiza su ingenio, que es muy alto, y el pasado fin de semana ideó una actividad que, de momento, le permitió disfrutar del deporte y conseguir su cometido: alzar su voz. "Hay 50 personas en un bar y yo no puedo coger mi coche a las cinco de la madrugada, irme solo a la playa, surfear y regresar a mi casa", se lamenta.

Carlos Moreno pone voz a los deportistas que ya no pueden soportar más la limitaciones impuestas en esta crisis sanitaria y lo ha hecho con la imagen más impactante: surf en los canales de desagüe del Bajo Guadalquivir. Esta semana ha difundido en redes sociales un vídeo, que se ha viralizado en pocas horas, donde se le ve practicando skimboard y wakeboard por un canal en plena marisma. "Yo no quiero que esto se convierta en una modalidad nueva, sólo quiero que se escuchen nuestras necesidades, mi reivindicación es justa", explica sin entender por qué a estas alturas sigue sin poder desplazarse a poco más de 120 kilómetros de su domicilio para practicar un deporte que para él es sinónimo de motivación, energía y bienestar.

Surfear en los canales es un práctica complicada. Este deportista ha empleado dos años en estudiar las condiciones en las que podía hacerlo en este medio, el paisaje habitual donde reside. "Es necesario que coincidan tres factores: una determinada altura de agua en el canal, que el éste esté limpio de maleza y que los caminos estén libres y despejados; es difícil que esto se pueda volver a repetir", confiesa, añadiendo que todo esto requiere de un trabajo en equipo y que no siempre es fácil encontrar aliados dispuestos. Pero, una vez que se dieron las condiciones, ¿cómo desaprovechar la ocasión? 

Carlos Moreno practica skimboard en las marismas, en El Trobal.

"Todo salió de maravilla", comenta recordando "la locura máxima" que fue practicar un deporte acuático tan complejo como el skimboard por un canal. "La tabla no tiene quillas, que es lo que hace posible que puedas girar", explica. De hecho, cuando le comentó la idea al encargado de la comunidad de regantes a la que pertenecen los canales, que dio su permiso y supervisó la situación, éste aceptó con bastante incredulidad. 

Además del surf, Moreno gestiona una empresa de actividades educativas en una docena de centros de enseñanza y practica múltiples disciplinas deportivas de deslizamiento. Dirige el Club Extreme Roller Los Palacios e intenta transmitir su pasión a sus alumnos, en su mayoría niños. Los vídeos de la práctica del surf por los canales de las marismas le ayudarán, sin duda, en este cometido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios