El partido del Sevilla | Análisis Chocar contra un muro

  • Las variantes no surtieron efecto ante un equipo que ha encajado 6 goles

Informe táctico Informe táctico

Informe táctico / Departamento Infografía

El Sevilla chocó con un muro. En esas pocas palabras se puede resumir el partido de los de Lopetegui en el Wanda, donde las variantes tácticas no dieron resultado. El Atlético fue mejor y fue justo a lo que aspira el Sevilla y que a veces consigue, aunque se tope con la incomprensión de su público en muchos momentos.

El Sevilla no hizo un mal partido ante el líder. La única diferencia es que para sacar algo positvo ante este equipo hay hacerlo todo perfecto. En ataque jugó lejos de Oblak y en defensa cometió un par de errores que los atléticos penalizaron. Un equipo que ganó simplemente porque es mejor y tiene mejores futbolistas.

Defensa

Lopetegui hizo una variación táctica cambiando la ubicación de los hombres de arriba en el inicio defensivo, colocando a Ocampos y a En-Nesyri en los extremos en un 4-2-3-1 con Rakitic a su altura y Suso como falso nueve, una disposición que cambiaba en la fase ofensiva, en la que los extremos se convertían en dos puntas con Suso por detrás. Al adelantarse los extremos, formaban un 2-5-1-2 que raramente sorprendía a un Atlético muy bien colocado que defendía con una línea de cinco y otra de tres por delante.

El Sevilla falló en dos momentos clave atrás, los suficientes para que el Atlético sacara petróleo demostrando por qué domina tan bien las áreas.

Ataque

El Sevilla quizá erró en la variante de quitarle la referencia a la defensa del Atlético, aunque Ocampos y En-Nesyri eran finalmente los que percutían en ataque con los centrales locales. Faltó meterlos más en su área para obligar más a su sistema defensivo, aunque el balance no fue malo teniendo en cuenta quién estaba delante: un equipo que ha recibido sólo seis goles, sólo seis, por si alguien no lo sabía.

Los blancos obligaron como pudieron a su rival, con córners, con faltas... y lograron generar incertidumbre con el paso adelante de Koundé, algo que ya había hecho en otros partidos también tras el descanso. El galo creó superioridades numéricas e hizo retroceder al Atlético. Luego, tras irse Jesús Navas, también entraría desde la derecha.

El Sevilla lo intentó todo, con Ocampos por la derecha y con Navas (como a la afición le gusta), con Suso, por fuera, con Suso por dentro, con Ocampos por la izquierda, con En-Nesyri y De Jong coincidiendo juntos más de 12 minutos... imposible. Aun así, merodeó el área de Oblak más que la mayoría de equipos de la Liga Santander.

Virtudes

Los jugadores del Sevilla hicieron un gran esfuerzo, pero lo que es imposible, es imposible. Después de jugar hace tres días y estar tirados más de dos horas en un aeropuerto (viaje aparte), su rival llevaba descansando siete días sin salir de Madrid.

Talón de Aquiles

El sistema defensivo se resintió en las dos únicas del Atlético.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios