Sevilla FC | Entrevista Franco Vázquez: "No me veo en otro lugar, pero el club tiene que decidir"

  • Con un rol recién estrenado de capitán, el Mudo está pendiente de una charla sobre su futuro con sólo un año de contrato justo en la temporada que menos ha jugado

Franco Vázquez da toques al balón con la cabeza sentado en una mesa de fútbol-tenis.

Franco Vázquez da toques al balón con la cabeza sentado en una mesa de fútbol-tenis. / M.G.

Al encierro domiciliario obligado, a Franco Damián Vázquez Bianconi (22-02-89, Córdoba, Argentina) se le ha juntado el tener que darle vueltas al coco con un futuro incierto. Con sólo un año de contrato por delante, tanto a él como al club le asaltan las dudas. El Sevilla podría recuperar –incluso superarla en ingresos– una inversión ya más que amortizada, pero también tendría que hacer otro gasto. Y el jugador, a gusto tras cuatro años en la ciudad, también ve que con Lopetegui ha jugado menos que con otros entrenadores...

–¿En qué ha cambiado el Franco Vázquez de ahora a aquel muchacho que llegó en verano de 2016 a una pretemporada entre Orlando y la selva negra alemana?

–Han pasado los años y cambió todo bastante. La experiencia es lo que más evoluciona. Pasan los años y jugando muchos partidos importantes y finales, jugar en Champions, la Europa League… me dio más experiencia que antes.

–Entonces conocía el Sevilla por Maresca, con quien coincidió en Palermo y quien le enseñó el himno y la pasión de los derbis viéndolos por televisión en su casa. ¿Se lo pintó como es?

–Aún ha sido mejor porque me tocó vivirlo desde dentro. Ésta es mi cuarta temporada y la verdad es que nada más salir al estadio con el himno cantando, jugar los derbis, ganarlos… la verdad es que como se vive acá el fútbol no se vive en otra parte. Entonces lo he vivido y pienso que es mejor de lo que me contaba siempre cuando nos concentrábamos juntos en el Palermo.

–¿E imaginaba ya que por su forma de jugar podía conectar con el público de aquí? Además en aquella época con Sampaoli se iba a potenciar mucho el juego al pie y que corriera el balón.

–Me acuerdo que ese año había un gran equipo, un gran grupo con muy buenos jugadores. Creo que fue un año que todo el sevillismo lo disfrutó un montón, un montón… Todavía recuerdo y miro alguna vez partidos de ese año y se jugaba muy lindo y muy bien y era muy atractivo para el que veía al Sevilla en ese momento.

–¿Suele guardar partidos en su videoteca particular?

–Sí, sí, algunos que me gustan trato de guardarlos y si no, entro a Youtube y puedo ver partidos o resúmenes de años anteriores. Me pongo a reponerlos un poco, a ver cómo se jugaba y la verdad es que, como te dije, ese año se disfrutaba mucho. Era mi primer año acá y fue espectacular.

El Mudo posa tras entrenar en el jardín de su casa. El Mudo posa tras entrenar en el jardín de su casa.

El Mudo posa tras entrenar en el jardín de su casa. / M.G,

–¿Después de más de 40 días, cómo se vive esta situación? Porque al principio es más fácil por la novedad y al tomarse las cosas más en serio…

–Hay que llevarlo de la mejor forma. Obviamente estamos un poco cansados, yo creo que falta poco para salir y eso es lo bueno; hay que verlo del lado positivo y todo el tiempo que estuvimos adentro de casa sirvió para algo.

–¿Es de los optimistas que piensan que el fútbol puede volver sin público o no?

–Lo principal es que haya salud garantizada para nosotros, para todos los que están en el vestuario, en la cancha… Eso es lo primordial. Después, obviamente, jugar con público creo que va a ser difícil, pero bueno, ojalá que no sean tantos meses así porque no es lo mismo. Pero lo principal es que haya salud para todos los que nos impliquemos en la vuelta.

–El estado de forma es la gran incógnita. Los preparadores físicos no se ponen de acuerdo porque nunca ha pasado algo así. Hay acciones básicas en el fútbol y luego está el contacto con el balón.

–Claro, ésa es la esencia del fútbol. Como mínimo cuando se vuelva 20 días se tendrán que dar para que los cuerpos puedan aclimatarse bien a la alta competición para que no haya lesionados y que estemos todos bien. Creo que esos 20 días nos tendrían que dar para estar en buena forma.

–Usted ha sido uno de los capitanes que ha negociado con el club la reducción de los salarios y se ha leído que ha sido una negociación dura. ¿En realidad ha sido tan difícil el acuerdo?

–No. Creo que hubo una charla como hay en todos los clubes, pero lo importante era que todos teníamos que llegar a un acuerdo. Todos queríamos obviamente ayudar al club en esta situación y creo que era lo más lógico, así que estamos contentos con el acuerdo al que hemos llegado por las dos partes, por nosotros y por el bien del club, no solamente para el presente, sino de cara al futuro. Pero no hubo más que una charla necesaria para ponernos de acuerdo. Algo normal en todos los equipos.

–¿Y el papel de Lopetegui y de Monchi? ¿Fue tan decisivo como han dicho?

–Obviamente, todos pusieron su granito de arena. El míster, Monchi también… todos queríamos llegar a un acuerdo para ayudar al club, que era lo más importante.

–Puede tener ofertas de Italia. ¿Se ve realmente el Mudo el año que viene jugando en Champions con el Sevilla?

–No lo sé, todavía no hemos hablado con el club. Tendríamos que hablar, obviamente, me falta sólo un año de contrato y hay que ver lo que el club quiere, si me van seguir teniendo en cuenta o si buscarán una inversión, así que estoy abierto a escuchar como siempre lo que decida el club. Yo le diré lo que pienso que va a ser lo mejor para mí. Todavía no se dio esa charla porque pasó todo esto, se paralizó todo, pero hay que ver lo que quiere el club y lo que yo quiero y a ver si estamos en la misma dirección para seguir junto o separarnos.

–¿Pero a Franco le gustaría seguir? ¿Quizá viendo lo que ha jugado este año se lo pensará?

–En este año, de los cuatro que llevo acá, es el que no me sentí tan importante para el equipo, no tuve esa continuidad que tuve otras temporadas, y bueno, pero jugué, jugué muchos partidos, tuve la suerte de convertir bastantes goles seguidos… Traté de ayudar desde el lado que me permitían y estoy contento con el rol que me tocó, pero estaría mucho más contento si hubiera jugado mucho más y me sentiría mucho más importante. Pero estoy feliz por seguir acá, además me encanta este club, la ciudad, me encanta la gente…

–Pero entiendo que para ser su último año le gustaría jugar más.

–Creo que a todos nos gustaría, todos los jugadores buscan eso, ser importante, que el cuerpo técnico tenga confianza en uno… creo que eso es lo principal para sacar todo el fútbol que uno tiene dentro. Así que, bueno, hay que ver si el míster sigue contando conmigo o si prefiere otro tipo de jugador. Todo eso hay que hablarlo en esa charla que tenemos pendiente.

–Con Lopetegui ha jugado en dos posiciones distintas. De centrocampista en esa línea de tres y en algunos partidos un poco más arriba, con libertad y llegada, disparo, remate de cabeza…

–Yo me siento bien jugando más cerca del área. Me gusta llegar, estar cerca del área para dar una asistencia o para tirar al arco. Obviamente, me siento más delantero que centrocampista, ésa es la verdad. Pero bueno, trato de ayudar en el lado donde me toca. Es bueno jugar en otras posiciones porque te hace crecer. Siempre uno trata de darlo todo donde lo pongan, pero me siento con más libertad cerca del área y pienso que es donde más puedo rendir.

En el gimnasio de su casa. En el gimnasio de su casa.

En el gimnasio de su casa. / M.G.

–Tiene alma de delantero, entonces. Y tendrá nostalgia del año junto a Dybala en el ataque del Palermo.

–Acá también en la etapa de Sampaoli, de Berizzo o de Montella y con el mismo Caparrós he jugado más cerca del área y creo que es donde mejor me he sentido y he demostrado lo mejor que tengo.

–¿En Argentina también?

–Sí, allá también, siempre acompañando a un punta. Ahí es donde mejor me siento. Con libertad.

–¿Con qué delantero se ha sentido más a gusto, con Dybala quizá por su movilidad?

–Sí, sí, con Paulo en Palermo hemos formado una linda pareja. Él se tiraba más arriba y no era un punta fijo sino que se movía por todo el centro del ataque y era difícil para los rivales y yo que llegaba desde atrás sorprendía. Acá también con Wissam (Ben Yedder) me he entendido muy bien. Es un jugador con el que también me gustaba mucho jugar.

–En el plano colectivo, ¿qué le dice acabar tercero si no se juega más? Hace 10 años que el Sevilla no termina en esa posición en la Liga.

–Ojalá. Creo que hemos hecho un buen torneo, estamos cumpliendo el objetivo que nos habíamos puesto, estar en Champions y si se termina la Liga creo que es lo más justo. Todos juntos nos lo hemos ganado dentro del campo de juego y sería lo más justo, que nos clasifiquemos para Champions. Obviamente, si hay que jugar no tenemos miedo y queremos demostrar también dentro de la cancha que queremos defender ese puesto.

–Sería raro para el Mudo que el año que viene se enfrentara en Champions al Sevilla.

–Pasé mi cuarto año, es el club en el que más tiempo he estado... No me veo, la verdad en otro club, por ahora. Obviamente habrá que ver. Aquí he crecido como jugador y como persona. Siempre jugar contra tu ex equipo es una sensación especial. Llegué a un club muy grande, muy exigente, donde la gente también exige un montón. Aquí he pasado por muchos momentos, buenos, malos y la verdad es que me he sentido siempre muy cómodo y con la gente que me quiere. Acá he jugado finales, partidos de Champions. Será raro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios