Sevilla FC

Así es el Ramón Sánchez-Pizjuán, desde sus inicios hasta la actualidad

Panorámica del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Panorámica del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

Panorámica del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. / D. S.

El Ramón Sánchez-Pizjuán acaba de ser designado como sede para la final de la Europa League de 2021. Un motivo de orgullo para la entidad nervionense, para la ciudad de Sevilla y por supuesto para Andalucía.

El Ramón Sánchez-Pizjuán es un estadio con más de 50 años de historia. En él se han disputado partidos de Liga, de Copa, de Champions, de Europa League, de Mundiales e incluso una final de la denominada por aquel entonces, Copa de Europa. 

Este estadio es para algunos su casa cada 15 días (menos si entre semana se disputa algún partido de compatición europea) y si el hormigón del Pizjuán hablase, muchas anécdota podría contar. 

La historia del Pizjuán

Inaugurado el 7 de septiembre de 1958 en partido amistoso frente al Real Jaén, su construcción respondió a las nuevas exigencias del fútbol, pues se requerían comodidades y capacidades que el vetusto campo de Nervión no podía satisfacer.

La idea de su construcción se había planteado dos décadas antes, momento en que se negocia la compra en propiedad del campo de Nervión y un solar anexo donde se construiría el nuevo estadio. Ostentaba por entonces la presidencia D. Ramón Sánchez-Pizjuán, principal valedor del proyecto.

En 1954 el Sevilla FC convoca un concurso de ideas para su construcción, siendo éste ganado por Manuel Muñoz Monasterioque había levantado años antes el Santiago Bernabeu y Mestalla. Su propuesta -a la postre aprobada- consistía en un estadio con capacidad para 70.329 espectadores.

El fallecimiento repentino del presidente Sánchez-Pizjuán en 1956 le impidió ver realizado el sueño de su vida, pero los presidentes que le suceden no cejaron en el empeño y pusieron en marcha la edificación del estadio, que se inaugurará inconcluso, a falta de la grada alta de los Goles y de parte de Preferencia.

Es a lo largo de la temporada 58-59 cuando se culmina la zona de Preferencia. Un año más tarde se juega el primer partido con iluminación artificial contra el Bayern de Munich, y habrá que esperar a 1975 para que se rematen las tribunas superiores de los Goles.

Escenario de la semifinal del Mundial 82

En 1982, por disposiciones legales, ve reducida su capacidad a 66.000 espectadores, remodelándose además gran parte del estadio para acoger una semifinal de la Copa del Mundo, concretamente el Francia-Alemania. Algunas de las intervenciones realizadas fueron la retirada de vallas, la construcción del foso, la instalación de la visera de Preferencia y la construcción del mosaico de la fachada de Preferencia -obra de Santiago del Campo-.

El 21 de abril de 1986 el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán acoge la final de la Copa de Europa entre el FC Barcelona y el Steaua de Bucarest.

Una década más tarde la UEFA impone un decreto por el cual todos los campos deben tener todas sus localidades de asiento, quedando considerablemente reducida la capacidad hasta unos 43.000.

En 2015 se inicia una nueva obra de remodelación integral: sustitución de color de los asientos, recubrimiento exterior de la fachada con una piel metálica y LEDs, renovación de ambigús y aseos, instalación de dos nuevos video marcadores, remplazamiento de las vallas de separación por vidrios, renovación del vestuario visitante y de árbitros, ampliación de aforo de la grada baja de fondo, etc. En la actualidad continúan las tareas de remozado.

Recreación del estadio Sánchez-Pizjuán con el tercer anillo Recreación del estadio Sánchez-Pizjuán con el tercer anillo

Recreación del estadio Sánchez-Pizjuán con el tercer anillo / Aitor Lubián

El Ramón Sánchez-Pizjuán, hoy

La entidad sevillista ha hecho un gran esfuerzo económico para adecuar el recinto, fundamentalmente la grada de Preferencia, a las exigencias que pide la EUFA para albergar un evento como la final de la Europa League. De hecho, el Sevilla pidió a la Liga disputar las dos primeras jornadas de Liga como visitante para ganar tiempo en la ejecución de los trabajos.

Éstos han consistido en especial en la habilitación de zonas hospitality para los compromisos de la UEFA y medios de comunicación, así como la ampliación de la zona mixta y el túnel de acceso a los vestuarios, reformas que han obligado al traslado de todas las oficinas del club a la ciudad deportiva.

Las obras no han repercutido en aumento alguno en el número de espectadores, una actuación en la que el consejo de administración ha prometido entrar en una fase de estudio para llevar a cabo en los próximos meses.

La construcción de un tercer anillo es una posibilidad que se está trabajando, aunque nunca a corto plazo y sí por la gran demanda del sevillismo, que ha dejado pequeño el Ramón Sánchez-Pizjuán, con un aforo actual de 44.000 espectadores, cuandos los abonos con derecho a asiento vendidos esta temporada 2019-20 rozan los 40.000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios