VIII trofeo antonio puerta · sevilla-boca juniors

Homenaje de goles (3-4)

  • Boca Juniors se lleva el VIII trofeo Antonio Puerta en un partido en el que al Sevilla le costó 80 minutos arrancar.

Una gran imagen de Puerta desplegada en el centro del campo. Una gran imagen de Puerta desplegada en el centro del campo.

Una gran imagen de Puerta desplegada en el centro del campo. / Antonio Pizarro

Boca Juniors se llevó el VIII trofeo Antonio Puerta tras ganar 3-4 al Sevilla en un partido del que se recordarán los últimos diez minutos, en los que se marcaron 3 goles y pudo el Sevilla haber ganado el trofeo perfectamente.

El Pizjuán se engalanaba para rendir homenaje a uno de sus héroes, Antonio Puerta. El público estuvo igual que el tiempo, muy frío. El calor lo puso la zona visitante con los cánticos de Boca, que sí se tomaron en serio el partido.

En los prolegómenos del partido se desplegó una lona gigante en mitad del campo con la cara del jugador sevillista y los capitanes de ambos equipos, junto al hijo de Antonio Puerta, llevaron dos ramos de flores a la zona de gol sur.

La primera parte del partido transcurrió con Boca imponiéndose gracias a la efectividad. Llegó tres veces con peligro y convirtió dos. También el Sevilla le dio muchas facilidades en defensa.

El Sevilla atacaba por la banda izquierda por medio de Sarabia y Correa, que se encontraba muy activo para llamar la atención de Sampaoli y así poder disputar más minutos. El tucu lo intentaba y tuvo la primera ocasión del Sevilla que se marchó fuera.

Los argentinos generaban peligro gracias a las dificultades de Kolo de sacar el balón. Se complicó varias veces y antes de que Boca hiciese el primero, los argentinos estuvieron a punto de adelantarse en el marcador.

El Sevilla tocaba y llegaba al área del rival pero no generaba peligro. Su fútbol se diluía en los tres cuartos de terreno. N’Zonzi llevaba el peso del balón. Ganso dejaba algunos destellos de su calidad individual pero no ayudaba a la creación de juego e Iborra más de lo mismo pero sin esa calidad de la que destaca el brasileño.

Sevilla-Boca Juniors Sevilla-Boca Juniors

Sevilla-Boca Juniors / Antonio Pizarro

El gol de Boca Juniors llegó gracias a una gran triangulación en la frontal del área que culminó Benedetto, con un tiro ajustado al palo del portero haciendo que su estirada fuese para nada.

Un minuto después del gol, el Sevilla dispuso de la mejor ocasión del partido tras una gran combinación entre Ganso y N’Zonzi que dejó solo a Correa ante el portero y que mandó a los pies del cancerbero.

El Sevilla lo seguía intentando y, finalmente, en el minuto 30 llegó el gol. Kolo arrancó desde su campo y condujo el balón hasta la frontal del área. Combinó con Sarabia y éste se la devolvió de nuevo al central que puso el balón en el interior del área. Mariano se la dejó a N’Zonzi y el francés chutó desde fuera del área ajustando al máximo el disparo para que el portero nada pudiese hacer. Uno a uno.

El partido se vivía en la grada y el Sevilla no encontraba el pase final para darle la vuelta al marcador. Boca Juniors jugaba sus bazas y lo dejaba todo a la contra. En una de ellas, Silva tuvo el 1 a 2 pero en el mano a mano ante Sirigu, el portero, le ganó las tostada y evitó el segundo. Cosa que no pudo hacer un minuto después con el tiro de Pavón. El jugador dejó sentado en el área a Kolo, se metió hasta la cocina y mientras la mitad de la defensa se quedaba esperando el pase a Tévez, Pavón dispuso de todo el tiempo del mundo para pensar y meterla por el único sitio que el portero no tenía cubierto. 1 a 2 y Boca se llevaba la primera parte del trofeo Antonio Puerta.

La segunda parte continuaba igual. El Sevilla no fluía y Boca lo dejaba todo a la contra.

En el minuto 60, Carlos Tévez se deshizo muy fácilmente de Carriço en la frontal del área. El portero salió para presionarlo y el argentino hizo lo que hacen los cracks: vaselina desde fuera del área. Tercero de Boca.

Sevilla-Boca Juniors Sevilla-Boca Juniors

Sevilla-Boca Juniors / Antonio Pizarro

Pocos minutos después se repitió la misma jugada pero esta vez, para suerte del Sevilla, quién intentaba la vaselina fue Benedetto. Se fue fuera por muy poco.

Sampaoli veía que el partido se le escapaba y empezó el carrusel de cambios: Franco Vázquez por N’Zonzi y Vietto por Correa, desaparecido toda la segunda parte.

Esos cambios no hicieron mella en el Sevilla. Boca seguía generando mucho peligro en sus contras y de hecho Carlos Tévez, otra vez desde fuera del área, mandaba el balón al palo.

La actitud de los jugadores dejaba mucho que desear a pesar de ser un partido amistoso. La grada sevillista se impacientaba y se escuchaban algunos silbidos. Entonces llegó el minuto 80.

A diez minutos del final todo cambió. Mariano se vistió de Dani Aves. Le comió la tostada en innumerables ocasiones a su par. Los jugadores empezaron a hacer lo que saben y se volcaron al ataque.

En el 83, Sarabia botó un córner magistralmente bien que remató Kolo de cabeza. El central se proyectó mucho en ataque y fue más efectivo, teniendo protagonismo en dos goles.

El Sevilla estaba a un gol de empatar el partido y le quedaban 7 minutos. Conociendo al equipo de Sampaoli, la gesta era posible. Y fue posible gracias a un gran remate de cabeza de Vietto que se encontraba solo en el punto de penalti. Franco Vázquez le puso el balón en la cabeza tras recibir el balón de Mariano, que fue un espectáculo en esos últimos compases de partido.

Sevilla-Boca Juniors Sevilla-Boca Juniors

Sevilla-Boca Juniors / Antonio Pizarro

El Sevilla empató el partido en el minuto 90. El árbitro prolongó tres minutos el encuentro y los rojiblancos dispusieron en las botas de Ben Yedder de la última para completar la gesta. A diferencia del segundo gol de Boca, al delantero sevillista se le apagó la luz dentro del área y el portero le atajó el disparo.

Todo parecía indicar que nos iríamos a los penaltis pero Carlos Tévez, otra vez, volvió a disparar a portería desde fuera del área y, gracias a las manos blanditas de Sirigu, anotó el tanto de la victoria para los argentinos.

El Sevilla no quiso competir y Boca sí. Salvo los últimos diez minutos de partido, el resto no es de equipo de Champions. Es lógico que con el carrusel de partidos que le quedan al Sevilla, los jugadores más importantes no pongan ese plus de intensidad con la que suelen jugar los partidos de competición. Pero lo grave es de ciertos jugadores que hoy han tenido una oportunidad y no han sabido aprovecharla.

Otra de las cosas que deja ver el partido de hoy es que Sampaoli no cuenta con la cantera. Hasta cuatro canteranos en el banquillo, sin contar a David Soria, y sólo han jugado los del primer equipo. Hoy hubiese sido una buena oportunidad para verlos en acción.

El club debería plantearse elegir otra fecha para la celebración del acto. Esta noche apenas han acudido 20.000 espectadores al Pizjuán a pesar de la categoría del rival. Aún con la derrota del Sevilla y la corta afluencia de público, el homenaje ha estado a la altura del homenajeado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios