Leganés-Sevilla

Los nombres propios: La irrupción de Óliver Torres en zona de remate

  • Análisis de algunas de las claves del partido personificadas en el papel de varios jugadores

Reguilón felicita a Óliver Torres por uno de sus goles en Leganés.

Reguilón felicita a Óliver Torres por uno de sus goles en Leganés. / Óscar J. Barroso / AFP7

En Leganés, resultó providencial para el Sevilla la irrupción de Óliver Torres en zona de remate, donde En-Nesyri avivó el debate sobre el irregular desempeño de los delanteros este año.

En defensa, una estirada de Vaclík evitó que el partido cambiara de guion y Banega, que salió en la segunda parte para asumir el control, sofocó la mínima reacción local.

Óliver Torres

Su rol rematador resultó providencial ante las carencias ajenas. El extremeño había perdido algo de protagonismo en los últimos partidos y ayer, respondió a la renovada confianza de Julen Lopetegui de la mejor manera, con dos goles que desatascaron el ataque sevillista y despejaron el horizonte del partido y, quién sabe, de la Champions. En el primero, con Cuéllar descolocado en su mala salida, le pegó duro y abajo confiando en que ninguna pierna bloqueara el tiro. Así fue. En el segundo, fue vital su pausa.

Vaclík

Una estirada que permitió que el guión no cambiara. El Sevilla era muy superior a un descosido Leganés que por no tener, no tiene ya ni empuje, pero en una acción aislada, Bryan Gil colgó un buen centro desde la izquierda, Guerrero conectó un cabezazo ajustado y el checo emergió para sacar la mano.

Banega

Cuando sale, todo orbita a su alrededor. Es asombrosa la capacidad que tiene el manijero argentino para marcar los tiempos de los partidos. Su magnetismo es tal que fue salir, pedir el balón y que el tímido ímpetu del Leganés con los cambios se aplacara. Que se quede este verano es clave.

En-Nesyri

Su fútbol está rompiendo en puro atropello. Su juego, hoy, recuerda aquel spot de neumáticos sobre la potencia sin control. Arranca, se va, pero en sus desmañadas conducciones pierde las ventajas. Torpe en una ocasión clamorosa en la que se pudo perfilar mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios