Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla FC

Lolo, otro fichaje de la factoría de Jiménez

  • El club ya ha iniciado las conversaciones para renovar su contrato, que concluye este curso

Comentarios 2

Hace dos temporadas fue Fazio, el curso pasado fue Perotti y esta campaña parece que será Lolo el refuerzo salido de la carretera de Utrera después de pasar, durante muchos años en su caso, por las manos de Jiménez. El polivalente futbolista onubense, con sus recién cumplidos 25 años, se doctoró en la Liga de Campeones en un escenario de alcurnia europea como el Ibrox Stadium, después de su debut en la máxima competición continental en 2007, cuando, junto a Mosquera, formó la pareja de centrales en la victoria en Praga sobre el Slavia. El martes, junto al río Clyde, Lolo brilló en la Champions frente a un equipo histórico, al participar de forma sobresaliente en el gran encuentro del Sevilla. Para él supuso la confirmación de que es un refuerzo de primerísimo nivel que no desentona, ni muchísimo menos, en medio de un plantel cuajado de estrellas y futbolistas contrastados.

Como en Pamplona y en Bilbao, Jiménez optó por Lolo en Glasgow para dotar de fuerza y capacidad aérea al equipo. Y el onubense demostró que no sólo responde a las exigencias físicas presumibles en estas tres plazas, sino que sabe dotar de ritmo y distribución al equipo, al igual que supo darle al partido lo que necesitaba cuando salió como suplente en las otras victorias producidas en Nervión. Y esa capacidad de ofrecer juego y darle al equipo lo que necesita es fruto de su polivalencia. En el Sevilla Atlético que ascendió a Segunda División A actuaba de central, pero en realidad él siempre fue centrocampista, e incluso mediapunta.

El técnico sevillista lo ascendió al filial siendo juvenil, en la campaña 2002-03. Entonces era un habitual de las selecciones sub 20 y solía actuar de forma intermitente de organizador o mediapunta. Jiménez lo fue moldeando y le encontró un puesto fijo como central, hasta que en la alta competición ha roto como un excelente medio de cierre. Y este verano apostó fuerte por él.

Lolo estuvo a punto de ser traspasado al Málaga en julio cuando el Sevilla flirteó con Gámez, pero, entre las exigencias del club malagueño y los inconvenientes burocráticos, el trueque no cuajó y entró de lleno en los planes del técnico sevillista, que siempre tuvo muchísima confianza en sus posibilidades para aportar de veras en la primera plantilla.

El jugador cumple contrato en 2010 y viene llamando la atención desde su irrupción en Primera en la Costa del Sol. Por eso, el club está acelerando los trámites para renovar al que puede considerarse otro fichaje de la factoría de Jiménez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios