Sevilla FC: Planificación y Liga Europa

Nervión alza el telón el 26 de julio

  • El Sevilla, con la planificación aún embrionaria, tendrá su primer partido en casa en 35 días

  • Budapest o Bakú, inéditas salidas europeas para dirimir la Q2 con el Ujpest o el Neftçi

Pablo Machín y José Castro, en el Sánchez-Pizjuán. Pablo Machín y José Castro, en el Sánchez-Pizjuán.

Pablo Machín y José Castro, en el Sánchez-Pizjuán. / Víctor Rodríguez

El Ramón Sánchez-Pizjuán alzará el telón el jueves 26 de julio con el partido de ida de la primera ronda clasificatoria que debe afrontar en su precoz participación en la Liga Europa. Este miércoles ha conocido cuáles serán sus posibles rivales, durante el largo y laberíntico sorteo que tuvo lugar en Nyon. Después de caer en el grupo 6 como cabeza de serie junto a otros rivales de cierto pedigrí como el Girondins de Burdeos, el Vitesse o el Atromitos, incluso tenía la posibilidad de medirse al Dinamo de Brest, presidido por Maradona. Pero finalmente, en la definitiva vuelta del sorteo, la suerte lo emparejó con el ganador del cruce Neftçi PFK-Ujpest FC, de la Q1.

El Sevilla se incorpora en la Q2, que es la segunda ronda de clasificación previa a la fase de grupos. Para seguir en la Liga Europa (UEL), tendrá que pasar este cruce, y dos más, la Q3 y el play-off. Todos estos partidos se disputan en agosto, mes en el que todos los jueves se disputa la UEL, pero el primero de ellos, ya que así lo dictaminó el sorteo, será el 26 de julio en el Ramón Sánchez-Pizjuán. La vuelta de la Q2 será una semana después, el 2 de agosto.

El nivel de ambos es muy inferior al del Sevilla. El Ujpest es el heredero del gran Ujpest Dozsa que despuntó a base de talento en los años 70 y llegó a jugar el Trofeo Ciudad de Sevilla. Actualmente es tercero en la liga húngara, que aún no ha terminado y va por la jornada 33. Disputa sus partidos en el Ferenc Szusza Stadium, un coqueto recinto de 14.817 espectadores.

El Sevilla preferirá el equipo húngaro al azerí por varias razones. Una de ellas, bastante obvia, es que el viaje a Budapest es mucho más corto (2.300 kilómetros) que el vuelo de siete horas a Bakú, capital de Azerbayán. Y otra, también de peso, es que Paco Gallardo, que ayer estuvo representando al Sevilla en Nyon junto a Jesús Arroyo y Jesús Gómez, jugó la liga húngara entre 2011 y 2015 y conoce perfectamente el contexto de un fútbol que está lejos de aquel que tuvo sus días de oro entre los años 50 y 80.

En cuanto al Neftçi, tercero de la liga azerí y con un coeficiente bajísimo en el ranking UEFA –el 250º, lejísimos del 6º del Sevilla–, es quizá más débil deportivamente, pero el viaje tan largo (4.800 kilómetros) en pleno arranque de la temporada no es aconsejable. Además, también está estimulado por el hecho de que la final de la Liga Europa se disputará el 29 de mayo en Bakú, si bien en el Estadio Olímpico, de muy superior capacidad al pequeño Bakcell Arena, con aforo de 15.000 personas. El Neftçi, no obstante, tiene 50 partidos europeos a sus espaldas, incluso una fase de grupo de la Liga Europa.

El Neftçi y el Ujpest deben jugar la Q1 entre los días 12 y 19 de julio (ida en Bakú y vuelta en Budapest). El Sevilla sabrá en menos de un mes cuál será su primer rival oficial y, por lo tanto, debe acelerar una planificación que empezará a carburar la semana que viene, antes de iniciar la pretemporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios