Sevilla FC-APOEL Europa League: el hambre de los menesterosos

  • El Sevilla alza el telón en Nervión a la Liga Europa ante el poco lustroso APOEL, un hegemónico en Chipre que baja mucho fuera de su isla

  • Los menos habituales tienen la palabra para reivindicarse

Chicharito golpea el balón ante Fernando, Gudelj, Rony Lopes, Diego Carlos, Franco Vázquez y Dabbur. Chicharito golpea el balón ante Fernando, Gudelj, Rony Lopes, Diego Carlos, Franco Vázquez y Dabbur.

Chicharito golpea el balón ante Fernando, Gudelj, Rony Lopes, Diego Carlos, Franco Vázquez y Dabbur. / Antonio Pizarro

En los casi 200 partidos europeos que lleva acumulados el Sevilla, tras haber disputado todos los torneos que han existido y existen en el Viejo Continente, jamás se ha enfrentado a un rival de Chipre. Hoy le llega la oportunidad al Sevilla, al equipo que sigue presumiendo de ser el pentacampeón de la UEFA Europa League, de intercambiar el banderín con el APOEL Nicosia, el club hegemónico de Chipre. Se trata de un rival poco lustroso, ciertamente, pero que llega a Nervión con el hambre del menesteroso, con la ilusión del David que quiere derribar al Goliat, nada menos que al Sevilla, ese conjunto de fama internacional.

Seis títulos, incluida la Supercopa de Europa de 2006 que ganó al Barcelona, y 197 encuentros oficiales en Europa frente a un neófito que ha mostrado competitividad en los últimos lustros con presencia continuada en los bombos continentales. Uno defiende el honor ganado batalla tras batalla, casi 200 ya. El otro luchará por el orgullo de intentar derribar al afamado contrincante para incorporar su enseña a su cuadro de honor. Parece que está claro que el favorito es el Sevilla, pero eso sólo es a priori, el fútbol está lleno de sorpresas y para evitar una de éstas los menos habituales deberán salir con el hambre del menesteroso, como el rival.

SEV-APO SEV-APO

SEV-APO / Infografía

El Sevilla supera de partida en calidad y experiencia al APOEL y si iguala el pulso de la ilusión y la intensidad tendrá bastante de su parte para trasladar al marcador esa superioridad, con holgura incluso si no ocurre ningún accidente de esos que suelen ocurrir de vez en cuando en Europa.

Julen Lopetegui es consciente de esto y por eso quiso avisar en la previa de que el APOEL, como el año pasado el Qarabag con el Atlético, puso en un brete al Ajax esta misma temporada. Es más, eliminó en la ronda anterior de la Champions al equipo azerí, que ya hizo sudar al Sevilla antes de que Chicharito desbrozase el camino con un perfecto tiro libre.

Precisamente el internacional mexicano es uno de los hombres que están llamados a formar esa legión hambrienta de menesterosos que defienda el pabellón sevillista para que siga luciendo en lo más alto. La gestión de la plantilla, como le gusta decir a Lopetegui por el más periodístico término de rotación, invita a que haya bastantes cambios en el once inicial. Siete hubo en la anterior comparecencia europea y por ahí deben andar los tiros en esta ocasión, con algún inconveniente, como la baja segura de Carriço y el estado renqueante de Escudero. Pocos cambios se prevén, por tanto, en la defensa, aunque de ahí en adelante sí que habrá variaciones importantes.

Máxime teniendo en cuenta que el domingo hay una cita de primer nivel en el Camp Nou y que el Sevilla, a tenor de su fortaleza a domicilio más allá de la desastrosa segunda parte de Ipurua, está en condiciones de acudir a Barcelona con ánimo belicoso. Para ello necesitará frescura y hombres como Fernando, Banega u Ocampos dejarán sitio a otros compañeros más necesitados de reivindicarse. Entre ellos, Gudelj, Rony Lopes e incluso Dabbur, quién sabe... Lopetegui maneja el asunto y para respetar al APOEL, como ha pedido, una buena fórmula es darles la oportunidad a los menesterosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios