Sevilla-Celta | La Previa Con lo que cuesta arrancar...

Rakitic controla el balón en un rondo durante la sesión de ayer. Rakitic controla el balón en un rondo durante la sesión de ayer.

Rakitic controla el balón en un rondo durante la sesión de ayer. / Juan Carlos Vázquez

El Sevilla remontaba el vuelo tras la peor racha con Lopetegui al frente, con tres derrotas ligueras consecutivas, cuando un nuevo parón cortaba la dinámica positiva y regaba de dudas otra vez la disposición de efectivos por parte del entrenador. La Liga se quedó en un punto que coincidió con el enfado morrocotudo del ex seleccionador aún en caliente tras el triunfo ante el Osasuna, que se llevó por delante dos víctimas, Jesús Navas (aunque nunca hay que desdeñar los superpoderes del palaciego) y Acuña, y que amagó con hacerlo también con En-Nesyri.

Por el camino se han quedado ahora también Carlos Fernández, un nuevo caso de Covid-19 que ha obligado a extremar más si cabe las precauciones y cruzar los dedos en la plantilla, y el ya tradicional parte médico de selecciones, que, para empezar, deja a las claras que un hombre como Gudelj, con la brutalidad que le han obligado a soportar en la selección de Serbia, está prácticamente descartado como si hubiese regresado con una lesión, pues no es ni lógico ni justo que el club que le paga no pueda disponer de su futbolista tras cederlo a su Federación porque el jugador regresa con tres partidos completos y una prórroga en menos de siete días.

La Previa La Previa

La Previa / Departamento Infografía

Digamos que demasiado cuesta arrancar como para tener que lidiar tras cada parón con este tipo de circunstancias, que se unen al sinsentido que protagoniza LaLiga con los horarios de cada jornada en la que aspira a ser la mejor competición del mundo a nivel nacional.

Pero en esas circunstancias tiene que convivir con la exigencia de un club como el Sevilla el cuerpo técnico que encabeza Lopetegui, que ha tenido que preparar con lo justo y sin saber a ciencia cierta cada pieza a poder usar en un partido clave ante el Celta para terminar de arrancar de nuevo. Las victorias ante Krasnodar, con susto incluido, y Osasuna han apaciguado los ánimos, pero el equipo nervionense debe poner ya la velocidad de crucero para estar bien colocado cuando se compense la clasificación con los partidos aplazados. Porque a la hora de la verdad, a la hora de los exámenes y la evaluación final, nadie se va a acordar de que Gudelj regresó con 300 minutos en seis días con Serbia, que LaLiga no permitió que los blancos tuvieran las 72 horas mínimas de descanso entre partido y partido o que en plena competición hayan tenido que apartarse ya dos jugadores por casos positivos de Covid-19.

En este caso el contratiempo de Carlos Fernández ha supuesto otra traba porque De Jong y En-Nesyri vienen de jugar y Lopetegui tendrá que pedirle un sobreesfuerzo a uno de ellos en un campeonato que siempre exige.

El rival, el Celta de Iago Aspas y Nolito, llega en una situación especial, con nuevo técnico con lo que ello conlleva en la motivación de sus futbolistas, la primera prueba de las muchas que tiene el Sevilla en el exigente calendario que le queda de aquí a Navidad.

La enseñanza del mes de octubre ha sido dura, un crudo golpe de realidad después de los laureles de Colonia, pero si ha quedado aprendida o no dependerá de cómo los futbolistas del Sevilla se comporten en tardes como la de hoy. Con lo que cuesta arrancar, este equipo necesita confirmar que ya no va a detenerse.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios