Sevilla FC La incidencia del VAR

  • El Sevilla es el segundo más afectado por el videoarbitraje, con cuatro revisiones positivas y ocho negativas, tras el Real Madrid

  • Molesta el agravio comparativo en acciones similares que no fueron revisadas

Mateu Lahoz, en el momento de revisar en la pantalla uno de los penaltis que pitó al Sevilla. Mateu Lahoz, en el momento de revisar en la pantalla uno de los penaltis que pitó al Sevilla.

Mateu Lahoz, en el momento de revisar en la pantalla uno de los penaltis que pitó al Sevilla. / Chema Moya / Efe

Comentarios 2

Habrá pocos sevillistas que duden de que al menos una de las dos manos pitadas como penaltis en el Getafe-Sevilla se ajustaron al reglamento. Al menos, a la revisión del reglamento que realizó hace ya dos temporadas el Comité Técnico de Árbitros y que éste recordó públicamente en la circular número 4, el pasado 17 de agosto, firmada por Carlos Velasco Carballo, presidente de dicho comité. En ella se asegura cuáles son las acciones por manos punibles, incidiendo en que serán falta "si el jugador realiza un movimiento con la finalidad de tocar el balón u ocupar un espacio haciéndose más grande para interceptar el balón".

Asimismo, recuerda que "si observamos que, desde el inicio de la jugada, el defensor, con una clara intención de cubrir más espacio, eleva o despega claramente su/s brazo/s o manos y el balón impacta en esa zona de su cuerpo, será sancionado tanto técnica como disciplinariamente". El problema es el agravio comparativo.

En el Getafe-Sevilla el VAR corrigió tres veces a Mateu Lahoz: los dos penaltis por manos de Franco Vázquez y Escudero, con expulsión de éste por ver la segunda amarilla igual que el Mudo vio la primera por las manos; y en la expulsión de Djene, ya con 3-0, en la que el VAR instó a Mateu a revisar también la imagen, como en los penaltis, para cambiar la amarilla por una roja.

VAR VAR

VAR / @LaLigaenDirecto y Eduardo Florido

En general, el Sevilla se ha visto perjudicado por el videoarbitraje. Es decir, muy posiblemente tendría más puntos si esta temporada no se hubiera implementado el VAR. La casuística es amplia y su incidencia en los partidos ha sido clave en algunos encuentros y en otros, en ningún modo, porque el marcador ya estaba definido para uno y otro lado. Esto pasó en la primera jornada de Liga.

El Sevilla estrenó prácticamente el VAR en el partido en Vallecas. El videoarbitraje concedió un gol de Andre Silva que había sido anulado por fuera de juego. Ya ganaba el Sevilla de forma holgada un partido que terminó con 1-4 porque de nuevo el VAR sancionó como dentro del área un pisotón de Roque Mesa a un contrario: penalti.

Desde entonces, el reparto de indicaciones del VAR que han incidido en los partidos del Sevilla han sido un continuo. Sólo el Real Madrid supera en partidos afectados, con cuatro positivas para sus intereses y nueve negativas. Aunque aquí también hay cierto agravio comparativo, puesto que el VAR se ha inhibido más de una vez en acciones similares a las de los nervionenes. El Sevilla lo sigue con cuatro acciones positivas y ocho negativas. Las últimas, las del partido en Getafe de este domingo.

Pero lo que enfada al sevillismo y en el club es el agravio comparativo. Por ejemplo, que en acciones dudosas y puede que dadas a la interpretación Mateu Lahoz consultara la pantalla para ver los penaltis de Mudo y Escudero y que González González no lo hiciera por el posible penalti a Gonalons en el Sevilla-Valencia. O que Gil Manzano no revisase la imagen en el Betis-Sevilla, en la muy polémica acción de Pau López sobre Roque Mesa que derivó en expulsión de éste. El Comité de Competición, de hecho, retiró la segunda amarilla al canario.

Esta acción fue puesta como ejemplo por Velasco Carballo de cómo debe corregirse el VAR. Pero hay más. En Valladolid, el VAR anuló por falta del Mudo un gol a Ben Yedder, pero no revisó un clarísimo penalti por derribo de Mercado, mucho más flagrante que el empujón del argentino. Y en cuanto a las manos, las de Jordi Alba, separadas del cuerpo haciéndose más grande, en el Barça-Sevilla, no fueron sancionadas. ¿Por qué unas veces entró y otras no? He ahí lo desazonador del VAR y su negativa incidencia, en el caso del Sevilla... y en el de otros equipos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios