La polémica en el Betis-Sevilla

Competición anula la segunda tarjeta a Roque Mesa

  • El Comité reconoce el error de Gil Manzano en el derbi atendiendo a las alegaciones del Sevilla especificando que fue Pau López el que “se le echó encima”.

  • El centrocampista canario estará a disposición de Pablo Machín para la visita del Getafe a Nervión el día 16.

Competición ha anulado la segunda tarjeta que vio Roque Mesa en el derbi. Competición ha anulado la segunda tarjeta que vio Roque Mesa en el derbi.

Competición ha anulado la segunda tarjeta que vio Roque Mesa en el derbi. / José Ángel García

Comentarios 5

El Comité de Competición decidió este miércoles anular la segunda tarjeta que Gil Manzano mostró a Roque Mesa en el derbi y que motivó su expulsión. La decisión, atendiendo a las alegaciones presentadas por los juristas del Sevilla, deja en entredicho la actuación del VAR (sistema de videaorbitraje) en el último Betis-Sevilla, que se acabó decantando a favor de los locales en parte por las consecuencias del error del árbitro extremeño que ahora reconoce el comité. Es más, incluso en la lectura de su resolución, Competición deja entrever que Gil Manzano no sólo no debió mostrarle la segunda amarilla a Roque Mesa sino que debió señalar penalti e incluso expulsión de Pau López.

“Del visionado de las imágenes se observa que el jugador amonestado, si bien se desplaza en dirección del portero rival, no lo hace con tal contundencia como para interpretar que se interpone en su avance. Más bien al contrario, se concluye que es el portero adversario quien se echa encima del jugador amonestado, derribándole. De acuerdo con lo anterior, se estima que existe un error manifiesto en lo reflejado en el acta arbitral”, relata el Comité de Competición en su respuesta al recurso presentado por el Sevilla.

"Del visionado de las imágenes se concluye que es el portero adversario (Pau López) quien se echa encima del jugador amonestado"

Los juristas del club nervionense presentaron un pliego de alegaciones apoyado con suficientes pruebas videográficas con el objeto de demostrar que la acción de Roque Mesa ante Pau López no era merecedora de la amonestación con tarjeta amarilla, que, al ser la segunda tras haber visto una por un plantillazo a Júnior, acarreó la expulsión del centrocampista canario.

“Alega el Sevilla Fútbol Club, SAD, en relación a la segunda amonestación impuesta al jugador don Roque Mesa Quevedo en el referido encuentro. Considera el club que el acta arbitral refleja un error material manifiesto cuando señala que el futbolista se interpone en el avance de un adversario. Entiende el club que el jugador amonestado no llega a colocarse en el camino del contrario, y que es ese segundo quien cambia de dirección para chocar con el amonestado”, habían argumentado los juristas del Sevilla en su recurso.El Comité de Competición, examinadas las alegaciones y las imágenes de la jugada, reconoce el error de Gil Manzano, así como la inacción de los asistentes del VAR que en ese encuentro dirigía el madrileño Del Cerro Grande.

“Tras el examen y consideración conjunta de las alegaciones formuladas y de la prueba aportada, este Comité entiende que, en efecto, se deduce con evidencia la existencia de un error material manifiesto, único supuesto en el que procede dejar sin efecto las consecuencias disciplinarias de la amonestación impuesta, en aplicación de los artículos 27 y 130 del Código Disciplinario vigente”, explica el Comité de Competición.

Por tanto, Roque Mesa no será sancionado y estará a disposición de Pablo Machín de cara al encuentro que el Sevilla debe disputar en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán frente al Getafe dentro de algo más de una semana, cuando la competición liguera retorne tras el parón por los partidos de las selecciones. Los madrileños visitan Nervión el domingo 16 de septiembre a las 20:45 y el técnico soriano recibe un alivio con la posibilidad de poder alinear al canario, habida cuenta de las bajas obligadas que mantiene con las lesiones de Mercado y Escudero y la incógnita del estado físico de Amadou, que ayer inició los entrenamientos tras la lesión muscular que sufrió en el partido de ida de la última previa de la Liga Europa ante el Sigma Olomouc en tierras checas.

Esta decisión del Comité de Competición también deja, lógicamente, sin efecto la posibilidad (si es que existía) de una actuación de oficio contra Pablo Machín por sus declaraciones contra los miembros del VAR, de los que, de forma irónica, se preguntó si no era mejor que arbitraran “desde el BAR, con be, tomando unas cañas”. Algunas informaciones habían asegurado que el Comité, con una nueva presidenta esta temporada, estaba meditando abrir expedidiente disciplinario al entrenador sevillista por sus manifestaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios