Sevilla FC

Liverpool-Sevilla, expectación ante un partido con mística

  • El Sevilla de Monchi y Lopetegui, ya con el encaje de sus nueve fichajes, se mide en Boston al campeón de Europa

  • Ni el Liverpool ni Klopp han ganado nunca al Sevilla en sus enfrentamientos oficiales

Julen Lopetegui se dirige a los futbolistas del Sevilla mientras éstos estiran. Julen Lopetegui se dirige a los futbolistas del Sevilla mientras éstos estiran.

Julen Lopetegui se dirige a los futbolistas del Sevilla mientras éstos estiran. / Antonio Pizarro

El sevillismo tendrá la ocasión de comprobar cómo marcha el proyecto de Monchi y Lopetegui, que tanta expectación está despertando, con un partido de enjundia. En un escenario histórico, el mítico Fenway Park de los Red Sox de béisbol, levantado en 1912; ante el campeón de Europa, nada menos que el Liverpool de Jürgen Klopp, el Sevilla tendrá el test de mayor altura de toda la pretemporada, esta noche a las 00:00 (SFC TV). Será el tercer amistoso del equipo de Lopetegui, tras las pruebas ante el Reading, en San José de la Rinconada, y el FC Dallas, en el Toyota Stadium hace cuatro días.

Se trata del enfrentamiento entre dos hexacampeones de Europa, entre el vigente defensor del máximo título continental, que ganó seis veces, y un Sevilla que ganó su última Europa League, la quinta, precisamente ante el Liverpool de Jürgen Klopp. El partido, en un escenario como el cinematográfico Fenway Park, está rodeado de mística y tiene antecendentes preciosos.

El Sevilla se verá las caras con el Liverpool por cuarta vez en su historia, la primera sin nada en juego más allá del prestigio de medirse al campeón de Europa en Boston, Estados Unidos. Hay muchísima expectación entre los sevillistas y también habrá mucha presencia de aficionados reds en las gradas del Fenway Park.

Klopp, durante la final de la Champions, que el Liverpool ganó al Tottenham. Klopp, durante la final de la Champions, que el Liverpool ganó al Tottenham.

Klopp, durante la final de la Champions, que el Liverpool ganó al Tottenham. / Juanjo Martín / EFE

Anteriormente, el 18 de mayo de 2016 fue la primera vez que se vieron las caras Sevilla y Liverpool. Venció el Sevilla de Unai Emery al equipo de Klopp tras remontar en la segunda parte el inicial gol de Sturridge, con tantos de Gameiro y Coke, éste por dos veces. Después de aquel triunfo histórico en Basilea, con el que el club de Nervión se hizo con el quinto título de la Europa League, el sexto entorchado continental tras la Supercopa de Mónaco ganada al Barcelona en 2006, Liverpool y Sevilla volvieron a verse las caras. Y tampoco Klopp pudo salir ganador de su envite con los sevillistas.

El equipo de Eduardo Berizzo logró empatar en Anfield, con goles de Ben Yedder y Correa (2-2) y posteriormente remontó en una segunda parte memorable el 0-3 con el que los reds amenazaban con reventar Nervión. Los tantos de nuevo de Ben Yedder, uno de penalti, y de Pizarro sobre la bocina dejaron el marcador en un 3-3 clave para que el Sevilla fuera segundo en el grupo de Champions y, ya con Montella, hiciese historia de nuevo alcanzando los cuartos de final tras derrotar al Manchester United, para caer ante el Bayern Múnich.

Antes de esas tres citas con el Sevilla, Klopp se midió a los nervionenses en dos cruces fatídicos para él. En el primero se impuso la lógica. El Sevilla de Juande Ramos, en el prólogo de su primera gran aventura europea con epílogo glorioso en Eindhoven, superó con claridad al Mainz 05 en un partido jugado en Fráncfort, dado que el equipo de Maguncia no tenía un estadio adecuado para acoger un partido de UEFA. Ganó por 0-2 en la primera gran noche de Kanoute como sevillista. Fue el 29 de septiembre de 2005. En la ida, el conjunto de un joven y entonces desconocido Klopp logró arañar un inquietante empate a cero en Nervión.

Justo cinco años después, el 30 de septiembre de 2010, el Sevilla venció con fortuna, y gol de Cigarini, en el Westfalenstadion al Borussia Dortmund de Klopp, el día del debut en el banquillo de Gregorio Manzano. Lo hizo ante un señor equipo: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Bender (Lewandovski, 76’), Sahin, Blaszczykowsky (Owomoyela, 76’), Kagawa, Grosskreutz (Da Silva, 85’); y Lucas Barrios. Fue en la liguilla de la UEFA y el Borussia llegó necesitado al Ramón Sánchez-Pizjuán, donde necesitaba ganar para clasificarse. Incluso empezó ganando con un gol de cabeza de Subotic. Pero, en una gran reacción dentro de un precioso y vibrante partido, Kanoute y Romaric marcaron. Kagawa haría el insuficiente 2-2 con el que Klopp, de nuevo, caía ante el Sevilla y se despedía de Europa.

El gran técnico alemán tiene hoy la posibilidad de la revancha ante su auténtica bestia negra, un Sevilla que lo ha superado siempre que se ha medido a él, con más o menos fortuna, en duelos siempre muy dinámicos, abiertos y vibrantes, una garantía para el espectador. Siete antecedentes hay entre Klopp y el Sevilla en los que el inefable entrenador teutón sólo pudo arañar cuatro empates por tres dolorosas derrotas, en particular aquella en Basilea en 2016.

El Liverpool recibirá al Sevilla dolido por la derrota ante el ex equipo de Klopp, el Borussia Dortmund, en el amistoso en Indiana (2-3). El aficionado sevillista querrá ver cómo responde el equipo de Lopetegui ante el Liverpool de Klopp, que ayer, en su primera prueba, no pudo alinear a toda su artillería: Wijnaldum, Shaqiri... ni a Mané, ni a Salah, ausentes por la reciente Copa de África. Los reds llegan dolidos y con ánimo de reivindicar su vitola de hexacampeón de la Copa de Europa ante el pentacampeón de la UEFA Europa League, su verdugo en Basilea, la bestia negra de Jürgen Klopp.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios