Sevilla FC

Nostalgia de Ocampos

  • El rendimiento de Jesús Navas se resiente tanto en la fase defensiva como en la ofensiva sin el ariete argentino

  • La lesión de Nolito abre otra incógnita en la izquierda

  • Nolito continúa al margen del grupo

Lucas Ocampos intenta estorbar a Dabbur ante De Jong con Lopetegui atento a otra acción del entrenamiento. Lucas Ocampos intenta estorbar a Dabbur ante De Jong con Lopetegui atento a otra acción del entrenamiento.

Lucas Ocampos intenta estorbar a Dabbur ante De Jong con Lopetegui atento a otra acción del entrenamiento. / Antonio Pizarro

Si hay alguien que está echando de menos a Lucas Ocampos es el capitán del Sevilla. Jesús Navas ha bajado su rendimiento coincidiendo con la ausencia del extremo argentino, con el que ha formado una banda derecha que es temida por los rivales. En Pamplona fue el segundo partido en el que el palaciego no tuvo la ayuda del fornido ariete argentino. Y bien pronto demostró que no estaba cómodo en el campo. En el minuto 4, una corta cesión suya hacia la meta propició el primer fuego en el área sevillista: Vaclik envió a córner con reflejos ante Chimy Ávila y a la salida del mismo el inquieto punta argentino cabeceó al larguero. Pudo ser un accidente, pero lo cierto es que Jesús Navas parece que echa de menos a su compañero para soltarse en la banda como suele.

Ante el Villarreal, Ocampos cumplirá su tercer partido de sanción por la rigurosa expulsión que sufrió en Valladolid y su posterior imprecación a Prieto Iglesias, al grito de "sos un caradura". Frente al Leganés, Julen Lopetegui optó por situar por delante de Jesús Navas a Franco Vázquez. La idea respondía a la necesidad del Sevilla de llevar el peso del encuentro, de manejar la pelota hasta encontrar el resquicio, sin renunciar al gol que da Ocampos, máximo anotador en la Liga, con cinto tantos, por los tres de su inmediato perseguidor, precisamente el Mudo.

Pues ante el Leganés, Jesús Navas no estuvo ya al nivel habitual en cuanto a fijación de su costado y a las habituales percusiones cerca de la línea de fondo. Con el Mudo metiéndose muy dentro de donde se cocía el juego, el palaciego tuvo demasiado carril para él y no anduvo fino en el desborde y el centro.

En Pamplona, en cambio, le tocó amarrarse más atrás dado que la presión adelantada de Osasuna impedía que los laterales superasen la línea medular. Apenas lo hacían los extremos, que en este caso fueron Munir por la derecha, a la sazón autor del gol partiendo de ahí, y en menor medida Óliver Torres, que, como Jesús Navas, se soltó mucho más cuando el rival se quedó en inferioridad por la expulsión de Oier.

De hecho, en El Sadar, Estupiñán, lateral rojillo, atacó mucho más a Jesús Navas que al contrario cuando hubo igualdad sobre el césped, como si echase en falta esa presencia de Ocampos, que lo mismo percute pegado a la cal que busca diagonales para que lo desdoble el palaciego. Cuando el Sevilla tuvo superioridad, sí atravesó la medular con asiduidad Jesús Navas, aunque, ya fatigado, apenas acertó en sus subidas y centros.

Según la web de estadísticas técnicas Sofascore.com, Jesús Navas tuvo en Pamplona una de sus peores puntuaciones, de 6.7, cuando la media en los 16 partidos de Liga que ha jugado es de 7.09. Los promedios son superiores lógicamente a los del último partido: presenta un 80% de precisión en el pase, que decayó ante el Osasuna hasta el 73%. Y sólo ganó dos duelos cuando la media es de 3.6.

El partido de Pamplona no fue fácil para ningún futbolista del Sevilla por la agresiva intensidad del Osasuna, que sólo se retrajo tras la expulsión, y Jesús Navas llegó muy justo. Ante el Villarreal se verá otro tipo de fútbol y está en el aire aún quién será el relevo de Ocampos, que cumplirá su tercer choque de sanción. Munir demostró en Pamplona su calidad para el gol, aunque la opción de Franco Vázquez, cuyo ingreso en el campo por Joan Jordán también mejoró al equipo, es la otra variante.

Lopetegui debe tener en cuenta muchos factores a la hora de realizar la gestión de la banda derecha, porque también tiene que mirar a la izquierda en el reparto de roles. Nolito sigue sin ejercitarse con el grupo por la lesión en la pierna izquierda. Rony Lopes, que ni viajó a Pamplona, no cuenta por ahora y Óliver Torres o Bryan son los candidatos más presumibles. El técnico guipuzcoano debe medir bien el reparto de roles, quién jugará en el centro y quién en las bandas, en las que hay nostalgia de Ocampos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios