Sevilla FC

El calvario canario de Vitolo

  • El ex sevillista recibió días atrás la demanda por 10 millones, es baja por lesión y no podrá jugar ya de amarillo

Vitolo abandona llorando el campo tras lesionarse ante el Deportivo en la Copa. Vitolo abandona llorando el campo tras lesionarse ante el Deportivo en la Copa.

Vitolo abandona llorando el campo tras lesionarse ante el Deportivo en la Copa. / Quique Curbelo / EFE (Las Palmas)

"No creo que Vitolo pueda jugar algún partido más con la Unión Deportiva Las Palmas, una auténtica pena". Las palabras, en tono casi lúgubre, las pronunció la madrugada de este jueves Miguel Ángel Ramírez. El presidente de Las Palmas lamentaba la despedida precoz de Vitolo. En el partido de Copa del Rey ante el Deportivo, solventado en la ida por un contundente 1-4, Paco Ayestaran lo puso de titular. Se retiró lesionado al descanso, entre lágrimas y tocándose dolido el muslo izquierdo. Este jueves se confirmó que estará un mes de baja. Es la tercera lesión del ex sevillista, la segunda muscular, desde que firmara por Las Palmas, una polémica operación en la que el Sevilla tiene mucho que decir.

La semana pasada recibió el jugador la notificación de la demanda interpuesta por el Sevilla por lo que el club entiende que es una ruptura irregular de contrato. En Nervión le reclaman al futbolista 10 millones de euros en concepto de indemnización, dado que los 35 millones de euros más IPC que pagó el jugador para desvincularse antes de firmar por Las Palmas no responderían a la cláusula de rescisión que acordó con el Sevilla días antes de su fuga a Madrid. Esta nueva cláusula asciende a 45 millones de euros y el Sevilla se fundamenta en las conversaciones vía What's App con José Castro, aceptando por parte del jugador las condiciones del nuevo contrato, tal cual le estaba ofreciendo el presidente blanquirrojo, que anunciaría el lunes 10 de julio, de forma algo precipitada quizás, la renovación de su contrato, anuncio para el que dio el plácet Vitolo. En aquel acuerdo verbal, que se produjo el domingo 9 de julio después de otra comunicación telefónica con el entonces vicepresidente José María del Nido Carrasco, Vitolo aceptó el nuevo contrato y su nueva cláusula.

El 11 de julio, día en que tenía que presentarse Vitolo en los entrenamientos del Sevilla, huyó a Madrid el jugador para cerrar con el Atlético la operación que lo llevó a Las Palmas para que pudiera jugar los seis meses anteriores a que la FIFA levante al club colchonero la sanción para inscribir futbolistas. Su idea era aceptar el millonario contrato del Atlético sin estar parado con vistas al Mundial. En este periodo, Vitolo apenas ha jugado 9 partidos de Liga y los dos de Copa, el segundo fatídico, pues le impedirá volver a vestirse de amarillo en los cuatro partidos hasta enero. De ahí las lágrimas del jugador cuando notó el pinchazo. La primera lesión fue de rodilla, tras no jugar ante el Atlético "por cortesía", justo antes del primer parón liguero. La segunda, muscular, fue a finales de septiembre. Ante esta tercera, el Atlético ya lo reclama para tratarlo en Madrid.

"Sí, sí ha llegado una demanda del Sevilla -dijo Ramírez en la Cadena COPE-. Las lesiones también suelen estar afectadas psicológicamente. Si no estás bien de cabeza se te resiente el cuerpo y efectivamente le ha llegado la demanda la semana pasada", insinuó, culpando indirectamente al Sevilla de la situación. A través del gabinete de Juan de Dios Crespo, el club de Nervión presentó la semana pasada en CMAC, Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliacion, de la Junta de Andalucía, la demanda reclamando esos 10 millones de euros. Es el paso previo a la demanda judicial, que no se puede interponer en el Juzgado de lo Social si no hay un justificante del CMAC confirmando que no hubo avenencia entre las partes. No la habrá.

El Sevilla también inmiscuye en este proceso judicial a las partes implicadas. Por ejemplo, se niega a pagar a Las Palmas el 12% de la plusvalía de un traspaso, lo pactado en 2013 cuando adquirió los derechos de Vitolo. Defiende Juan de Dios Crespo que no puede beneficiarse dos veces Las Palmas, una con el rendimiento deportivo del jugador y otra con una compensación económica como la que reclama. Máxime cuando su contratación fue tras la ruptura unilateral de contrato y el Sevilla no buscó un traspaso para lucrarse, sino que renovó al jugador. Y el Atlético, subsidiariamente, también se ve afectado, pues es el sostén económico de toda la operación que llevó a Vitolo a su calvario canario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios