Sevilla-Zalgiris Previa | Europa League

No es básket, mejor así

  • El Sevilla se enfrenta con el Zalgiris, el de fútbol, claro, en su segunda prueba para entrar en la fase de grupos de la Liga Europa

  • Huir de la confianza, consigna grabada a fuego

Ben Yedder, Escudero, Borja Lasso y Gnagnon bromean en el entrenamiento. Ben Yedder, Escudero, Borja Lasso y Gnagnon bromean en el entrenamiento.

Ben Yedder, Escudero, Borja Lasso y Gnagnon bromean en el entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

Segundo escalón para el Sevilla en la escalera que debe meterlo en la fase de grupos de su competición preferida, de esa Liga Europa de la que luce cinco copas como cinco soles en su sala de trofeos. El equipo que más veces ganó el segundo torneo continental se cruza ahora con el Zalgiris, una escuadra lituana que sería mucho más peligrosa si se jugara al baloncesto, pero no se trata de eso, afortunadamente para los sevillistas. Lo que se litiga es un partido de fútbol, se juega con los pies y el cuadro visitante está radicado en Vilnius y no en Kaunas, que era donde jugaban los Sabonis, Kurtinaitis, Homicius en la edad de oro del básket en aquella república báltica.

Resulta indudable que el cuadro de Pablo Machín parte como favorito en algo que la UEFA, la organizadora de la competición, denomina como la Q3 previa al play off final que ya también tiene asignados los cruces. Las diferencias entre España y Lituania, en fútbol, son siderales y allí los clubes son semiprofesionales, muy lejos del poderío del baloncesto y de otros deportes tradicionales en esas repúblicas que fueron saliendo de la Unión Soviética.

El Sevilla está generando muchas ocasiones de gol con el sistema de juego propuesto por Machín y será importante el acierto

Sin embargo, como ya sucediera en las dos semanas anteriores, cuando enfrente estaba el Ujpesthúngaro, en el Sevilla se pregona el máximo respeto hacia el adversario. Nada de menospreciar al rival por su escaso pedigrí competitivo y sí pensar que, físicamente, debe estar mucho mejor preparado desde el mismo momento en el que ya acumula 18 partidos disputados en su liga local. Así, en la denominada como A Lyga, la máxima competición lituana, el Zalgiris es el segundo clasificado con 37 puntos, fruto de 11 victorias, cuatro empates y tres derrotas. Está a 11 puntos del líder, el Suduva, aunque ha disputado dos encuentros menos. Además, en la anterior previa se impuso al Vaduz, un cuadro de la segunda división suiza que defiende a Liechtenstein.

Datos que sirven para ilustrar algo respecto a este Zalgiris tan desconocido para el aficionado medio en Sevilla. Como dato curioso, además, sólo tres futbolistas lituanos fueron titulares el pasado jueves frente al Vaduz, concretamente Baravykas, Mikoliunas y el guardameta Bartkus. Los ocho restantes eran un rumano, un croata, un serbio, un nigeriano, un francés, un senegalés, un austriaco y un holandés. Además, en el banquillo figuraban un eslovaco, un brasileño, un búlgaro y un togolés. Es evidente, por tanto, que este Zalgiris es un verdadero crisol de nacionalidades.

Alineaciones probables. Alineaciones probables.

Alineaciones probables. / Departamento de Infografía

Y ante semejante escuadra, el Sevilla deberá salir con toda la marcha dada para tratar de encauzar la eliminatoria ante los suyos. Los blancos ya deben estar algo más rodados, aunque dicta la lógica que precisamente irán ganando protagonismo los últimos en llegar, esos cuatro mundialistas, ahora cinco con la incorporación de N’Zonzi, y los fichajes más recientes que han reforzado la plantilla de Machín.

Las entradas de Jesús Navas y de Escudero por las dos bandas tienen que servir para generar huecos en la zaga de los lituanos

Esto quiere decir que la preparación seguirá siendo corta y que ése debe ser el principal hándicap de un Sevilla que sí debe hacer valer su superioridad técnica. Ausente Pareja por la lesión que lo tiene parado desde la vuelta ante el Ujpest en Budapest, los tres centrales de Machín sí deben tener mucho más que ver con lo que se irá observando durante toda la temporada y no sería extraño que fueran Mercado, Kjaer y Sergi Gómez los que se desempeñaran por delante del checo Vaclik, aunque sin descartar ni a Carriço ni al francés Gnagnon en este periodo del ejercicio en el que los entrenadores gustan de repartir los esfuerzos para que todos se vayan rodando.

En el centro del campo, ya está disponible Amadou y el francés pelea las dos plazas con Banega, Roque Mesa y hasta Franco Vázquez si sigue siendo utilizado en esa posición más centrada. Hay que tener en cuenta también que el próximo domingo se disputa la final de la Supercopa de España y es conveniente valorar el reparto de esfuerzos, aunque quepa suponer que la competición más importante es esta clasificación para la Liga Europa que debe ser trascendental a lo largo de toda la temporada. Con Jesús Navas y Escudero en los costados, arriba, entre otras cosas porque de momento no hay más, el titularísimo será Ben Yedder y en la línea de apoyo debe tener a Sarabia y Muriel.

Son las especulaciones dentro de la lógica, pero ésta tampoco tendrá mucho valor cuando se está en una fase de la preparación en la que, lógicamente, tienen mucha más ventaja los futbolistas que llevan más tiempo entrenando con el grupo. Sean quienes sean, de cualquier manera, los elegidos por Machín serán ellos los que deban encargarse de plasmar sobre el césped la supuesta superioridad sobre este Zalgiris que es el segundo escollo que se encontrarán los sevillistas en su caminar hacia esa Liga Europa que, con sólo nombrarla, provoca toda la ilusión del mundo en el entorno de Nervión. No en vano, han sido capaces de disfrutar de su conquista en cinco ocasiones y por qué no pelear para que haya una sexta. Aunque paso a paso, antes de eso su equipo deberá superar un montón de obstáculos y el primero de ellos responde por Zalgiris, radicado en Vilnius, no en Kaunas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios