Sevilla FC Vaclík: "No olvidaré el partido ante el Madrid tras la noche con mi hija en el hospital"

  • El guardameta checo relata junto a Sergi Gómez sus mejores momentos en el Sevilla

Vaclík, antes de un partido del Sevilla FC. Vaclík, antes de un partido del Sevilla FC.

Vaclík, antes de un partido del Sevilla FC. / Joaquín Corchero

Sergi Gómez, el especialista en hacer entrevistas en el Sevilla durante este confinamiento en casa, ha logrado sacar frases interesantes a Tomas Vaclík, protagonista de la llamada del defensa catalán.

El guardameta checo relató que vivió un momento especial en el partido que disputó ante el Real Madrid en la temporada pasada, y en el que realizó intervenciones muy meritorias, después de que su hija pequeña sufriera un accidente doméstico. “El partido que nunca olvidaré será la victoria contra el Real Madrid el año pasado en casa. Pasé una muy mala noche con mi hija en el hospital y todo el mundo se volcó en ayudarme y en estar conmigo para darme ánimos. No podré olvidar ese partido nunca, incluso tú me dijiste que íbamos a ganar por mi hija”, bromeó el internacional con la República Checa.

Vaclík lamentó la situación que vive el fútbol en general y el Sevilla en particular después de encontrarse en una buena dinámica y una buena posición en la tabla cuando se sobrevino el parón por el coronavirus. “Creo que el equipo estaba muy bien, terceros en LaLiga y en UEFA en octavos, a pesar de un golpe muy duro en Copa. Pero esto es fútbol y tocaba seguir y estábamos haciendo hasta ahora muy buena temporada. El secreto de este rendimiento creo que es el vestuario, todos trabajan muy duro desde el primer día y tenemos muy buenas relaciones entre todos. Esto es clave, aparte de tener mucho nivel en la plantilla con todos los jugadores nuevos que llegaron, que se adaptaron muy rápido”.

Ya en el aspecto personal, Sergi Gómez le recordaba a Vaclík que lleva 79 partidos jugados con el Sevilla y el guardameta contaba una anécdota de cuando era pequeño: “Para mí es un sueño jugar cada partido y tener un rol tan importante en el equipo. Jugar cada fin de semana, cada partido en Europa, para mí es un auténtico sueño. Fui portero porque un día, de pequeño, mi entrenador me dijo que me pusiera en la portería porque un compañero que jugaba ahí faltó. Desde entonces han pasado 25 años. Si no hubiese sido futbolista habría estudiado para ser abogado”. 

El portero centroeuropeo relató cómo trabaja en casa, aunque matizó que el entrenamiento de portería requiere unas condiciones muy específicas. “Para nosotros los porteros es un entrenamiento diferente. Necesitamos trabajar en menos metros y no necesitamos, por ejemplo, correr en la cinta durante cuarenta minutos. Aquí en casa entreno sobre dos horas o dos horas y media, pero se me hacen más largos que en la ciudad deportiva. Echo de menos la rutina del equipo, a la gente, el fútbol en general. El vestuario, el gimnasio, el campo, el balón, la adrenalina, todo. Estar con los compañeros en el vestuario y poder hablar con todos se echa mucho de menos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios