Sevilla FC

El gran reto de Montella

  • El italiano llega hoy a Sevilla para firmar hasta 2019 y afrontar su primera aventura fuera de su país a sus 43 años

  • La versatilidad táctica es una de sus cualidades

Montella en sala de prensa Montella en sala de prensa

Montella en sala de prensa

Vincenzo Montella (Pomigliano d'Arco, 18-06-1974) afrontará desde este viernes el reto de reivindicar su emergente y joven figura fuera de Italia. Una vez que firme por el Sevilla por lo que resta de temporada y la próxima, hasta 2019, se convertirá en el primer entrenador italiano en la historia del club nervionense, donde a su vez debutará en la Liga de Campeones, una competición que no ha conocido en su trayectoria desde que debutara en los banquillos en el equipo primavera de la Roma. Sí ha disputado la Liga Europa, llegando a semifinales con la Fiorentina en 2015, y siendo apeado por el Sevilla de Emery. Y sí ha ganado un título como técnico, pues debutó en el Milan ganando la Supercopa de Italia a la Juventus en 2016. Pero la Liga y la Champions son nuevas para este joven entrenador de 43 años, descrito en la web del Sevilla como un "técnico de referencia en Italia".

Hoy debe ser el día en que Montella, a todos los efectos, figure ya en la nómina del Sevilla con el cargo de entrenador, que empezará a ejercer mañana en la sesión matutina, antes incluso de ser presentado en sociedad ante la prensa. Para ello, primero debe plasmar su firma en el documento del finiquito que acordaron ayer sus abogados, en una ardua jornada de negociaciones, con el Milan. Montella no estuvo presente y viaja este viernes hasta la capital lombarda para ese requisito indispensable. Posteriormente, tomará un vuelo rumbo a Sevilla, adonde aterrizará por la noche para poner asimismo su firma en su nuevo contrato, ya acordado por las partes hasta 2019.

Hasta las 17:30 de este jueves no lograron los abogados de Montella cerrar el acuerdo para el finiquito con el Milan, una cantidad cercana a los cuatro millones de euros que tuvo bastantes tiras y aflojas por las partes. "La opción Montella-Sevilla aparece hace una semana. Vincenzo ha hecho un gran sacrificio económico para ir a España", aseguró su agente, Alessandro Lucci, en Sky Sports. Una vez acordado el finiquito que desvincula al técnico del club que lo destituyó el pasado 27 de noviembre con el equipo séptimo en la Serie A, el Sevilla anunció el "principio de acuerdo" con el sustituto de Eduardo Berizzo.

Lógicamente, dado que este viernes debe firmar su finiquito aún, no tuvo tiempo de dirigir su primer entrenamiento. El club les encargó tal tarea a Luis García Tevenet, técnico del Sevilla Atlético, y Carlos Marchena, segundo de Paco Gallardo en el Sevilla C. Tampoco lo hará este viernes, una jornada que el napolitano pasará entre viajes y firmas de documentos. Y será ya este sábado cuando conozca a la plantilla, en la que se reencontrará con Muriel y Correa, a los que tuvo en la Sampdoria en la campaña 2015-16, antes de ir a Milán.

LA AVANZADILLA DE MARESCA. El italiano presenció el entrenamiento junto a José Castro y Óscar Arias LA AVANZADILLA DE MARESCA. El italiano presenció el entrenamiento junto a José Castro y Óscar Arias

LA AVANZADILLA DE MARESCA. El italiano presenció el entrenamiento junto a José Castro y Óscar Arias / Juan Carlos Muñoz

Su trayectoria como entrenador dio inicio cuando sustituyó a Claudio Ranieri en la Roma en febrero de 2011. En su debut en la Serie A terminó sexto y fichó por el Catania, con el que logró la permanencia, el objetivo buscado, con meses de antelación. En 2012 fue llamado por la Fiorentina, donde estuvo tres temporadas, terminando cuarto en las tres y en una fue finalista de la Copa de Italia. En la última, la 14-15, alcanzó las semifinales de la Liga Europa. Pero aquella primavera abandonó el club viola. "Dejamos de tenernos confianza", diría luego.

Su siguiente parada fue la Sampdoria en la 15-16, relevando en la jornada 13 a Walter Zenga. Tuvo más derrotas que victorias, pero logró la salvación. El Milan se fijó en él por su proyección y lo firmó en la 16-17, en la que devolvió al equipo rossonero a Europa después de tres años de sequía, al clasificarlo sexto.

Versátil tácticamente, su mejor fútbol afloró en la Fiorentina bajo un patrón de 4-3-3 con fútbol de color hispano: Borja Valero, Mati Fernández, Joaquín, Marcos Alonso... Sorprendió con un juego rápido y combinativo y sacó su ductilidad en la Sampdoria y el Milan, usando también otros sistemas: el 4-3-1-2, el 3-5-2 o el 3-4-2-1. Su premisa es adelantar la línea defensiva, con los laterales avanzados y las zonas de presión definidas, y escupir rápido el balón hacia los puntas en espera de la inmediata incorporación de la segunda línea. Por ahí debe trabajar en el Sevilla, empezando por estructurar mejor el sistema defensivo, la ocupación de espacios, la coordinación de la presión y el repliegue y la rapidez y fluidez de los ataques.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios