Sevilla-Atlético | Informe del rival Un modelo muy desarrollado

  • El concepto de fútbol que denominaron ‘cholismo’ y que se caracteriza por hacerlo todo con intensidad está reforzado con el poso de siete años de trabajo

Diego Simeone, alma de este Atlético especialista en competir. Diego Simeone, alma de este Atlético especialista en competir.

Diego Simeone, alma de este Atlético especialista en competir. / Fernando Alvarado / efe

Posiblemente no haya ya en la Liga española un equipo con un estilo más marcado, desarrollado y mejor asimilado que el Atlético de Diego Simeone, un clásico ya que no ha cambiado en los últimos siete años y que es el que se ha mantenido más fiel en su modelo de todos los equipos de Primera División. Sólo el caso de José Luis Mendilibar en el Eibar puede acercarse, y de lejos, a la continuidad que el Cholo le ha dado a un modelo que se ha hecho célebre mundialmente y con el que el Atlético ha llegado a finales de Champions, ha ganado Ligas y el último, títulos de Europa League.

Cada temporada, los retoques de Simeone se basan en pequeños detalles sobre un armazón ya existente, sólido como una roca y conocido por todos. No puede decirse que esconda su modelo Simeone, ni que juegue al despiste. Este Atlético sigue yendo de frente, al límite en lo físico y con la calidad que le permite tener en su plantilla uno de los tres grandes presupuestos de la Liga.

Sin balón

El rocoso sistema defensivo se sustenta en la concentración colectiva y a la vez en la concienciación individual de cada una de las piezas. La agresividad, el choque, el repligue, la obsesión por la cobertura e ir al límite del reglamento son pilares del modelo que ha dado éxitos año a año a Simeone, que ha tenido otro acierto clave en la elección de su columna vertebral. La que forman Oblak, Godín, Saúl y Griezmann ha sido la estructura sobre la que el Cholo ha cimentado su edificio, bien adornado luego por tentáculos de calidad y fuerza. Los retoques han llegado a imagen y semejanza de los que ya estaban y el resultado es un equipo que defiende de memoria y que, además, se encuentra a gusto haciéndolo si es necesario metido en su propia área.

Con balón

Aunque lo que destaca es la intensidad de su fútbol, el Atlético maneja bien varios registros de ataque fruto de un trabajo de años. Es verdad que como denominador común de todos ellos está la intensidad y el ir al límite, con un físico poderoso y herramientas cualificadas al tener una plantilla de muchos millones. Esta temporada ha habido alguna aportación con Arias por la derecha, que aporta buenos centros, como Lemar, ambos sumando en cambios de orientación y balones largos. En el centro también Rodrigo aporta cosas distintas y Thomas ha adquirido más protagonismo.

Ángel Correa. Ángel Correa.

Ángel Correa. / Daniel Rosell

Arriba, Griezmann es punto y aparte, pero también Correa. Kalinic aporta repate y sin Diego Costa ha perdido ese empuje espectacular del hispano-brasileño.

Lo mejor

El frenesí con que se emplea en cada acción, sea el minuto uno o el noventa, vaya 0-0 o ganando por dos goles de diferencia. El hambre, no perder la fe y el sacrificio colectivo son cuestiones que no se negocian con Simeone.

Lo peor

Algunos acusan al Atlético de practicar un fútbol poco vistoso, pero no es del todo cierto cuando se confunde con fútbol práctico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios