Sevilla FC | Europa League Un rival con el sello Premier

  • El Wolverhampton promete igualar fuerzas con un extra de físico para oponerse al pase a semifinales del Sevilla

  • La baja por sanción de Podence, su mayor peligro por su velocidad junto a Adama, beneficia a los de Lopetegui

Varios jugadores del Wolverhampton se abrazan en un partido. Varios jugadores del Wolverhampton se abrazan en un partido.

Varios jugadores del Wolverhampton se abrazan en un partido. / Peter Powell / EFE

No quedan enemigos fáciles. El Wolverhampton, rival del Sevilla mañana en los cuartos de final de la Europa League, es un equipo que no le va a poner las cosas fáciles a los de Julen Lopetegui. Si la superioridad física de los blancos fue patente el jueves ante la Roma, la condición de equipo Premier de los Wolves le da el punto de fortaleza que en un momento dado podían no tener los italianos. Por ello, el adversario esta vez es más que probable que iguale la batalla en el plano físico, una de las bazas del Sevilla en su vuelta tras el parón.

Se trata de un equipo agresivo en la presión, con jugadores muy rápidos y potentes como falsos extremos que pueden hacer daño a los laterales del Sevilla, puede que uno de los pocos puntos débiles del equipo de Lopetegui.

Ordenado bajo un esquema de tres centrales, un 1-3-4-3 que se convierte en un 1-5-4-1 en fase defensiva, el Wolverhampton tratra de recuperar el balón con un sistema muy efectivo característico de los equipos de Nuno Espírito Santo, a través de círculos concéntricos de presión, lo que unido a una gran estructura física con jugadores muy poderosos, le permite asfisxiar a los rivales en sus intentos de superar líneas y progresar en el juego.

Adelanta mucho su defensa para achicar el espacio y que la presión en los bloques alto y medio sea efectiva, aunque quizá ello sea un problema a la hora de defender, pues sus centrales, Boly, Coady y Saiss, sufren con balones a la espalda. Puede que sea la línea que más sufra y quizá la posición en la que se mueven, alejados del guardameta Rui Patricio, haga a Lopetegui optar de nuevo por la mayor velocidad y potencia en carrera de En-Nesyri. El juego de De Jong haría justamente lo contrario, fijarlos cerca de su área. Depende del tipo de ataque que busque.

Puede ser su mayor debilidad, que se ve acusada cuando, como ante el Olympiacos, juega sin un stopper delante de la zaga. La presencia de Moutinho y Rubén Neves en el centro del campo junto a los carrileros hace que la calidad de los ataques crezca ya que son dos buenos e imaginativos jugadores, pero no son capaces de frenar el juego rival. Distinto será si Nuno alinea a Dendoncker, un jugador con más perfil derensivo. El equipo griego, que cayó por un penalti en los primeros minutos, creó bastantes ocasiones de gol y mereció empatar e igualar la eliminatoria en Wolverhampton (la ida se jugó antes del confinamiento). Si no lo hizo fue gracias a las intervenciones de Rui Patricio.

En las bandas ante el Sevilla tendrá una baja importante en el carril izquierdo por la lesión del ex céltico Jonny Otto, que si en Vigo jugaba por la derecha, en Inglaterra se hizo con el puesto en el costado contrario. Mucho más musculado y pesado, ha ganado en potencia y en conceptos defensivos, pero ha perdido velocidad. Sufrió una lesión el jueves en los ligamentos de la rodilla que lo obligarán a pasar por el quirófano. En su lugar el portugués Rubén Vinagre tendrá seguramente la tarea de sostener las acometidas de Ocampos. En la derecha, Doherty aporta fiabilidad defensiva y un buen balance ofensivo.

Pero donde más peligro aculula el Wolverhampton es en el tridente de ataque, aunque el Sevilla estará de suerte por la baja por sanción de Daniel Podence. El pequeño extremo criado en la academia del Sporting forma junto a Adama Traoré una pareja de falsos extremos con mucha electricidad. Se mete hacia dentro y ejecuta muy rápido y con un buen disparo. Podría crearle problemas a Jesús Navas con un cuerpo parecido al del palaciego, pero la tarjeta que vio en la segunda parte ante el Olympiacos le hará perderse el choque, ya que la UEFA anunció que limpiará las amonestaciones a partir de cuartos.

En su lugar actuará Diogo Jota, un jugador menos peligroso que suele ocupar su posición y la de Adama Traoré por la derecha. El ex barcelonista, que siempre destacó por su velocidad, se ha convertido en una mole de músculo (como curiosidad, se unta aceite en los brazos para que sea más difícil frenarlo), que ha ganado en potencia. De su duelo con Diego Carlos pueden saltar chispas, aunque a quien más daño puede hacer es a Reguilón si busca el uno contra uno con el madrileño. Tiene una arrancada y una aceleración espectacular aparte de mucho gol.

Por último, arriba se mueve con mucho sentido el mexicano y ex atlético Raúl Jiménez, que ha firmado 17 goles en la Premier.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios