Sevilla FC

La semifinal de Copa ante el Barcelona: primer gran reto del año

Lopetegui, con su plantilla ejercitándose al fondo. Lopetegui, con su plantilla ejercitándose al fondo.

Lopetegui, con su plantilla ejercitándose al fondo. / Juan Carlos Vázquez

Sevilla-Barcelona en las semifinales de la Copa del Rey, un cruce con sabor a revancha por parte nervionense después de las dos últimas finales perdidas ante los azulgrana, en 2016 y en 2018. Con la final de la Copa fijada para el sábado 17 de abril, víspera de una Feria que ya quedó suspendida por la situación de alerta sanitaria, el Sevilla tiene aún mayor aliciente, dado que el escenario del partido definitivo será el Estadio de la Cartuja.

Aunque el cruce ya es un gran aliciente por sí mismo. La bola del equipo de Lopetegui salió en primer lugar en el sorteo celebrado ayer en La Ciudad del Fútbol de las Rozas y fue emparejada con la bola que todos rehuían, la del Barça.

Será un cruce que requerirá un gran esfuerzo por parte de la tropa de Lopetegui, que estará inmersa en una fase compleja del calendario, dado que una semana después de la ida de las semifinales coperas iniciará la eliminatoria de octavos de final de la Champions con el Borussia Dortmund. Los meses de febrero y marzo se presentan sin respiro para la plantilla sevillista y su cuerpo técnico, que tampoco pueden despistarse en la Liga, en la que deben seguir defendiendo el cuarto puesto ante los postulantes al mismo.

El Sevilla-Barcelona abrirá las semifinales de la Copa el miércoles 10 de febrero, es decir, la semana que viene, a las 21:00, horario fijado para los cuatro partidos de esta ronda. Todos podrán seguirse en abierto por Mediaset, y también por DAZN, la plataforma de pago. El partido de vuelta será casi un mes después, el miércoles 3 de marzo, en el Camp Nou, unos días después del Sevilla-Barcelona de Liga.

Julen Lopetegui tendrá que hilar muy fino para repartir los esfuerzos entre la Liga, la Champions y la Copa. La ida de las semifinales ante el conjunto de Ronald Koeman llega antes del Sevilla-Huesca, que se disputa el sábado que viene. E inmediatamente después, el miércoles 17 de febrero, jugará la ida de los octavos de la Champions ante el Borussia Dortmund y, posteriormente, tendrá algo de margen para el Osasuna-Sevilla, fijado el lunes 22. Que Lopetegui pidiera ayer centrar todos los esfuerzos en el Getafe tenía su sentido. Cada partido, cada punto en juego, cuenta ante el tramo duro, exigente y atractivo del calendario en los meses de febrero y marzo.

Para el fin de semana posterior al Osasuna-Sevilla se jugará además el Sevilla-Barcelona, justo antes de la vuelta de la semifinal en el Camp Nou.

El reto es altísimo. Tanto Sevilla como Barcelona están en su mejor momento de la temporada. De hecho, el equipo de Koeman lidera la tabla de los partidos de Liga disputados en 2021, igualado con el Atlético. El Sevilla es tercero en esa hipotética clasificación, con sólo dos puntos menos en el cómputo de los sumados en lo que va de año.

El equipo nervionense, además, tiene otro aliciente:la última vez que eliminó al Barcelona de la Copa, en donde apenas salió victorioso en cuatro de 15 cruces totales, terminó levantando el trofeo. Fue el Sevilla de Jiménez el que eliminó al Barcelona de Guardiola, que caía por primera vez en una eliminatoria, con aquellos octavos de final de la edición de 2010. Los goles de Diego Capel y Negredo en el Camp Nou (1-2) fueron suficientes ante una vuelta en la que marcó Xavi y Palop se encumbró (0-1). Fue un partido memorable.

Sin embargo, los últimos cruces no pueden tener peor sabor para los sevillistas. El 30 de enero de 2019, el equipo de Pablo Machín caía por un contundente 6-2 tras el 2-0 de la ida de los octavos de final. Y en la final de 2018, el equipo de Vincenzo Montella fue vapuleado por el equipo azulgrana por 0-5: el Sevilla estrenó de forma fea su condición de anfitrión por ser más antiguo.

Dos años antes, en 2016, también cayó en la final ante el Barcelona, en la prórroga (2-0). Aquel partido se jugó sólo cuatro días después de la final Liverpool-Sevilla (1-3). La revancha se presenta desde este miércoles, aunque implicará un esfuerzo tremendo en medio de un duro calendario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios