Sevilla FC | El palmarés

La vacuna de la épica

  • El Sevilla doblega ya en títulos nada menos que al Inter, al que venció en Colonia, el Liverpool, al que superó en Basilea, y la Juventus, equipo al que venció en 2015 en su camino hacia la final de Basilea 

Jesús Navas levanta emocionado el trofeo entre sus compañeros. Jesús Navas levanta emocionado el trofeo entre sus compañeros.

Jesús Navas levanta emocionado el trofeo entre sus compañeros. / Lars Baron / EFE

Legendario, mítico, incorruptible. Hasta en el peor año que recuerdan las generaciones vivas, el malhadado 2020, el Sevilla superó su propia historia, reescribió su romance eterno con la UEFA Europa League, para instalarse en la aristocracia del Viejo Continente tras superar al Inter, un viejo gigante que ya sabe cómo se las gasta este equipo cuando le ponen delante su tesoro de los 15 kilos de plata, el ya popular paragüero. Lo hizo superando obstáculos tras obstáculos, con una fuerza interior animal, telúrica, indestructible ante los embates de la pandemia y los miedos de una sociedad horadada por la tristeza. Contra todos esos avatares y sinsabores que trajo este año bisiesto tan envenenado, el Sevilla cantó su rock and roll de resiliencia, el concepto que ha puesto de moda en el fútbol Julen Lopetegui.

La vacuna de la épica contra este retorcido tiempo de desazón, mohína y desesperanza. La alegría de la fe y la determinación contra la tristeza que conjurara Silvio Fernández Melgarejo, aquel sevillista único que jamás vio un paragüero, cantando a la escuadra de Manolo Cardo y a Manolo Vázquez en aquel rock de Barra Libre, Tri, tri, tristeza. "Ya sólo me queda coger la tajá... ay mi Sevilla Club de Fútbol y nada más". Seis trofeos, seis, como en un guiño a los carteles de toros.

La historia puso de testigo de este nuevo episodio legendario nada menos que al Internazionale Milano, el Inter de Milán, aquel equipo que ya vio años atrás cómo el Sevilla lo superaba en el palmarés de un torneo con nombre propio. Ahora dobla a los neroazurri, que se quedan en tres. Eindhoven, Glasgow, Turín, Varsovia, Basilea... y Colonia. Seis títulos de la UEFA Europa League, el doble también que otros colosos como la Juventus, el Liverpool, el penúltimo grande de Europa que vio levantar al Sevilla su trofeo, y el Atlético de Madrid.

En 2016 ya reescribió el Sevilla su historia de amor con el segundo torneo continental. Aquel año doblegó al Liverpool de Jürgen Klopp, el equipo que entregó el 23 de agosto el cetro continental al Bayern Münich, rival ahora del Sevilla en la Supercopa de Europa.

Pareció terminar entonces, aquel 18 de mayo de 2016, el ciclo que se detuvo en 2007, año en el que eliminó al potente Tottenham Hotspur, el primer club que ganó el torneo en su nuevo formato de Copa de la UEFA, en 1972, dejando atrás la experimental Copa de Ferias que ganó por primera vez el Barcelona en 1958. Los Spurs fueron los primeros en levantar el paragüero de 15 kilos de plata. 

El Inter quería ampliar el mágico septenio que coronó con su tercer título en 1998, después de ver cómo el Schalke 04, ese club hermano de los sevillistas, se llevaba contra pronóstico la copa en 1997. La Juventus fue la primera escuadra que levantó tres veces el trofeo sin asas, con su tercer triunfo en 1993. Y el Atlético tomó el testigo español del Sevilla en 2010 -año en el que cedería ante el equipo nervionense en la final de la Copa del Rey-, 2012 y 2018.

Por ser puristas con la historia, habría que destacar que el Sevilla también supera en el palmarés a Barcelona y Valencia. El primero ganó tres Copas de Ferias, entre 1958 y 1966, si bien en la primera era una selección de futbolistas de la ciudad con mayoría de azulgranas. Y el segundo ganó dos, en 1962 y 1963, y luego una UEFA en 2004. El Sevilla supera así a Real Madrid (1985-1986), Valencia (1962-1963) y Barcelona (1960-1961), además de al Atlético (2010, 1012 y 2018).

Formando en el frontispicio de esa alta aristocracia continental está ya el Sevilla de Lopetegui, un equipo con nombre y apellidos al que el guipuzcoano, en el escaso margen de un año, con una plantilla nueva, ha convertido en una familia de guerreros de la esperanza. Tras las proezas del Sevilla de Juande en 2006, desde que el zurdazo mágico de Puerta abriera la espita de la épica, y 2007, y del Sevilla de Emery, en 2014, 2015 y 2016, el de Lopetegui se presenta al mundo reescribiendo su propia historia y dedicándosela a los últimos ídolos fallecidos, Biri Biri, Reyes y Campanal. Así es el club de la casta y el coraje, el club de la resiliencia y la épica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios