Sociedad

Cantabria invierte 7.000 euros más por cada dependiente que Castilla-La Mancha

  • Un informe de la patronal coloca a Andalucía como una de las regiones donde es más fácil conseguir una prestación

Una residencia de mayores en Alicante. Una residencia de mayores en Alicante.

Una residencia de mayores en Alicante. / EP

El Círculo Empresarial de Atención a las Personas, Ceaps, ha publicado un informe sobre la dispar situación de las ayudas a las personas dependientes en cada comunidad, en el que denuncia que las diferencias entre autonomías en la aplicación de la Ley de Dependencia “se van agravando”.

El estudio, titulado El caos de la dependencia, muestra las divergencias en el gasto en este sector en función del PIB, que van desde el 1% en Cantabria hasta un 0,33% en Baleares, con una media española del 0,54%, lejos del 2% europeo. Todo esto se traduce en que, por persona, el gasto en Cantabria es 7.000 euros mayor que en Castilla-La Mancha, la provincia con menor gasto per cápita.

Cantabria también es la comunidad que más gasto hace por dependiente, 8.645 euros, seguida del País Vasco (8.458 euros), mientras que Andalucía y Murcia se sitúan en los últimos puestos de la lista, con 5.324 euros y 5.731 euros respectivamente.

Las personas reconocidas como dependientes que reciben prestación también varían según su lugar de residencia, ya que en Cataluña un 32,6% de dependientes están en un “limbo” sin prestación, como critica la patronal, mientras que el porcentaje baja hasta el 1,55% en Castilla y León.

La patronal del sector ha elaborado una “ruta del caos” de la dependencia, analizando cuáles son las mejores y peores comunidades en cada paso del proceso de conseguir atención a un dependiente.

Según esta ruta, Andalucía y Murcia serían las mejores comunidades para ser reconocido como dependiente, con más del doble de posibilidades que en la Comunidad Valenciana o Canarias de conseguir este reconocimiento.

Una vez conseguido ese reconocimiento, al estar en Castilla y León o Castilla-La Mancha es más fácil conseguir ayudas, al contrario que en Cataluña o Canarias. Si lo que se quiere es conseguir una plaza en un centro de atención, de nuevo las dos Castillas son las mejores autonomías para acceder a ellas y Baleares y Asturias, las peores, pero para recibir ayuda en casa destacan Extremadura y Andalucía.

La Ley de la Dependencia, aprobada en 2006 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha vivido importantes cambios según quién fuera el titular de la Moncloa, con recortes en las prestaciones bajo el Gobierno de Mariano Rajoy a partir del 2012, que denunciaron tanto empresarios como sindicatos.

Ceaps reclama en su informe “revertir” estos recortes, que sitúa en 5.400 millones de euros desde 2012, atender “de manera urgente” a las 250.000 personas reconocidas como dependientes que no reciben prestación y la creación de un “Ministerio de Mayores”, de cara a un futuro cercano en el que se prevé que se multipliquen las personas dependientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios