Sociedad

Comienza el juicio a Lidl por plagio a Thermomix

Comienza el juicio a Lidl por plagio a Thermomix Comienza el juicio a Lidl por plagio a Thermomix

Comienza el juicio a Lidl por plagio a Thermomix / Archivo

Guerra abierta entre la empresa Vorwerk y Lidl Stiftung & Co. KG, más conocida por su marca comercial Lidl. Vorwerk, creadora de la famosa Thermomix, ha llevado a los tribunales a Lidl por el producto 'Monsieur Cuisine Connect', un robot de cocina que fue todo un éxito de ventas y que la empresa demandante considera un absoluto plagio.

Vulneración de patente y una ruptura del mercado son algunas de las cuestiones que recrimina Vorwerk a Lidl ya que el electrodoméstico de la cadena alemana tenía un coste tres veces inferior al de la Thermomix. En este sentido, un dato importante es que el grupo Vorwerk & Co Interholding GMBH tiene la titularidad plena de la patente "Máquina de cocina" y cree que debe ser compensada debido al plagio de su producto por el de lidl que se fabricó bajo la marca SilverCrest.

Ahora queda por delante una recopilación de datos por ambas partes, preparar una defensa y un ataque que pueda desnivelar la balanza para alguna de las dos partes. El juicio se celebra en el Juzgado Mercantil número 5 de Barcelona y se prevé que la ciudad condal acoja este acto judicial hasta el próximo jueves.

Una cuestión de plagio y precio

Vorwerk se siente plagiada y por ello acude a juicio ante Lidl. Ahora bien, más que el plagio puede que al grupo le haya dolido más la ruptura en su mercado y las pérdidas que le ha podido ocasionar. La Thermomix cuesta más de 1.000 euros y el robot de cocina que puso a la venta la cadena de supermercados Lidl rondaba los 360 euros. Si obviamos el mundo de las marcas, ahorrarse 640 euros y más en los tiempos que corren hicieron que Lidl agotara sus existencias en pocas horas.

El grupo Vorwerk & Co Interholding GMBH pide una indemnización de daños y perjuicios del 10% sobre el importe bruto de la cifra de ventas de los productos presuntamente infractores y que ya están en miles de cocinas de los hogares europeos. Por su parte, Lidl se defiende y afirma que su producto para nada es un plagio de la thermomix y no infringe ninguna patente, por lo que pide que se anule cualquier proceso judicial que no hará más que perjudicar a ambas partes. Aún así, la empresa alemana se ha movido también y demanda por "falta de novedad, de actividad inventiva y por adición de materia" a Vorwerk.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios