Ciencia

Pedro Duque vuelve a vestirse de astronauta para responder las preguntas de niños

  • El titular de Ciencia, Innovación y Universidades responde a las preguntas de hijos y familiares de los trabajadores del Ministerio sobre sus viajes espaciales con motivo de las navidades.

Comentarios 4

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, se ha vestido este miércoles con el mono azul de astronauta para responder a las preguntas de decenas de niños y jóvenes sobre sus viajes espaciales, en un acto especial organizado este miércoles por el Ministerio con motivo de las navidades.

"¡Feliz año a todos!", ha saludado Duque al llegar al acto, en el que han podido participar hijos y familiares de los trabajadores del Ministerio con el micrófono abierto para interrogar al único español que ha viajado en dos ocasiones al espacio.

"No me puedo quejar", ha afirmado Duque, al que la retransmisión por televisión "en blanco y negro" del alunizaje de la misión Apolo XI en 1969, cuando el ministro tenía 6 años, le descubrió su vocación espacial. "Entonces todos queríamos ser astronautas. ¿Alguien de vosotros quiere ser astronautas", ha preguntado Duque al auditorio, aunque apenas se han lanzado manos.

De cualquier modo, Duque ha aconsejado a los futuros tripulantes espaciales que estudien "alguna carrera de Ciencias", aprendan inglés y algún otro idioma porque "allí arriba es un lío con los rusos y los japoneses", y que sepan trabajar en equipo con compañeros. "Los bordes no valen para el espacio", ha proclamado.

Las preguntas de los 'peques' han estado todas dirigidas a temas espaciales. "¿Cuánto pesa una nave?", ha querido saber una chiquilla. "Unas siete toneladas en la que fui al espacio, es como un camión. Una furgoneta llena de melocotones pesa lo mismo", ha indicado el ministro, que ha descrito la "desorientación" que provoca la gravedad, "las bolas de agua" que se pueden beber en suspensión en el espacio, o el silencio de la Estación Espacial, que se mueve a 27.000 kilómetros por hora sin encender los motores.

"Allí sientes la fascinación por lo enorme que es el universo, y te das cuenta de que la Tierra no es tan grande", ha explicado Duque, cómodo ante las preguntas de los chavales, tanto que ha ampliado la duración de acto más de lo previsto.

Una misa para el recuerdo

Antes de abrir el micrófono a los niños y niñas congregados en el salón de actos del Ministerio, Duque ha relatado a los asistentes su segunda misión espacial, la que en 2003 le llevó, a bordo de un cohete ruso Soyuz, a la Estación Espacial Internacional junto al ruso Alexander Kaleri y el estadounidense de origen británico Michael Foale.

"Una misión espacial todavía es algo especial lleno de rituales", ha explicado Duque mientras se proyectaban imágenes de los preparativos de la misión en la Ciudad de las Estrellas de Moscú (Rusia), donde aparecía ataviado con el "traje hermético" de astronauta que "hay que hinchar como un globo".

Después, en pantalla se ha reproducido la salida del cohete, que portaba la bandera de España, desde la base de Baikonur, en Kazajistán. "Es el gran momento para el que te has estado preparando años", ha dicho Duque, incidiendo en que viajar al espacio no tiene nada de ocioso.

"Vas a trabajar, a hacer experimentos", según Duque, que lamenta no haber tenido más tiempo para recrearse a través de las ventanas de la Estación Espacial. "De noche la Tierra es una preciosidad", ha reconocido el ministro desmontando una leyenda. Ni la Gran Muralla de China ni las Pirámides de Egipto: la creación humana que mejor se ve desde el espacio son los invernaderos del sur de Almería, ha asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios