Causa criminal

El joven que robó autobuses en Ferrol podría haber actuado en pleno brote maniaco

Un autobús en la carretera

Un autobús en la carretera

Un joven de 19 años y habitante de Neda, en A Coruña, ha sido detenido por tercera vez en una semana tras robar dos autobuses de la estación de Ferrol y transportar en ellos a varias personas hasta sus casas. El último arresto se produjo cuando trató de atropellar a su padre y su hermana. El chico estaba fuera de sí y actuaba con violencia.

Los hechos comenzaron cuando el chico sustrajo un autocar de la estación y con él llevó a varios jóvenes que estaban saliendo de una discoteca hasta sus casas. Les dijo que el autobús era de su padre y que los podía llevar gratis. Los pasajeros cuentan que iba un poco rápido, pero que no conducía mal.

Al día siguiente el chico volvió a hacer lo mismo. Robó un microbús, condujo más de 100 kilómetros con él y luego chocó contra un turismo. En esta ocasión los agentes pudieron detenerlo pero lo pusieron en libertad unas horas más tarde.

Hasta que los hechos se repitieron por tercera vez. El joven fue localizado al volante de uno de estos vehículos en la zona de A Gándara, en el municipio coruñés de Narón. Fue una agente de la Policía Local de la localidad, que estaba fuera de servicio, la que se percató de lo que sucedía. 

Así, paró el vehículo y obligó al conductor a permanecer en el lugar, mientras que se puso en contacto con los agentes de la Policía Local de Ferrol, que mandaron de inmediato a una patrulla.

Horas después de que trascendiese lo sucedido en Neda, el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol, en funciones de guardia, dictaba, según Europa Press, un auto en el que acuerda su internamiento no voluntario para su valoración urgente por el servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

Un posible brote maniaco

Según cuentan los padres, éstos llevan pidiendo ayuda desde junio, ya que observaron que su hijo, de solo 19 años, estaba teniendo unos comportamientos extraños. Ellos consideran que su hijo debe obtener la incapacidad. De hecho, aseguran que el propio chico también había solicitado que lo ingresaran para ser tratado. 

A pesar de que se le ha atribuido un brote esquizofrénico al joven, algunos expertos señalan que la forma de actuar se asimila más a la de un brote maniaco, donde hay alteraciones de la conducta. En estos casos, cuando la persona pasa a disposición judicial pero se solicita una valoración psiquiátrica, lo primero que se hace es comprobar si ha tomado sustancias que le hayan podido despertar algo.

Puesto que otorgar la incapacidad forma parte de un procedimiento en el que se confronta con muchos derechos, el proceso puede volverse bastante largo y tedioso. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios