Mascarillas

Cómo usar mascarilla sin que se empañen las gafas: trucos y consejos

La manera más sencilla de evitar que las gafas se empañen usando mascarilla La manera más sencilla de evitar que las gafas se empañen usando mascarilla

La manera más sencilla de evitar que las gafas se empañen usando mascarilla / Archivo

Compaginar el uso de mascarilla y gafas no es fácil: si de por sí resulta asfixiante estar todo el día con la mascarilla puesta, los que usan gafas tienen que lidiar con que los cristales se empañen todo el tiempo. 

Algunas actividades como pagar en un establecimiento o ir en el transporte público, donde no está permitido quitarnos la mascarilla, pueden complicarse peligrosamente si además llevamos gafas y no podemos ver nada por el vaho.

Estas son algunas de las soluciones más efectivas para combatirlo:

Productos anti-vaho

En estos últimos meses se han lanzado al mercado todo tipo de productos creados específicamente para evitar el vaho en los cristales de las gafas: líquidos, pulverizadores y gamuzas.

Sin embargo, siguiendo las indicaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) tenemos que saber que el método más eficaz son las gamuzas, en concreto la gamuzas de microfibra Novax Premium y Foogy Antivaho.

Gamuzas antivaho Novax Premium y Foogy. Gamuzas antivaho Novax Premium y Foogy.

Gamuzas antivaho Novax Premium y Foogy.

Advierten los expertos que su efectividad es de unas horas, y que el truco está en mantener estas bayetas secas. También se recomienda que los cristales se limpien con una toallita o gamuza de gafas normal, y luego ya usar la especial antivaho.

Los que salen peor parados tras las recomendaciones de la OCU son los pulverizadores, ya que su eficacia es bastante menor.

Poner jabón en los cristales

Los remedios caseros son la opción más económica y a veces la más efectiva. Este truco ha demostrado ser bastante útil para solucionar el problema, ya que el jabón hace una película en el cristal de las gafas que evita que el vaho se condense y empañe las gafas. 

Entre los defensores de esta técnica hay disparidad de opiniones:

  • Por un lado se recomienda utilizar una pastilla de jabón seco por ambos lados, y limpiar el exceso con una gamuza.
  • Por otro, se defiende el uso del jabón líquido para evitar rayar el cristal.

Habrá que hacerlo con cuidado y probar ambas técnicas con nuestros productos para ver si este truco casero nos resulta efectivo.

Ajustar la mascarilla es la clave

Si lo hacemos con cuidado y de manera responsable, sin reducir su efectividad o dejando la nariz fuera, podemos conseguir ajustar la mascarilla de manera que nuestras gafas queden libres de vaho.

Lo más importante a la hora de ajustarla es que quede bien pegada a la nariz y a la cara, y que no esté suelta por la parte superior. Estas son algunas de las maneras de hacerlo:

  • Amoldarla a la forma del puente de la nariz es lo más simple, pero a veces no es suficiente.
  • Cruzar las gomas a la altura de las orejas para ceñirla más a la barbilla y la nariz. De esta manera, el vaho se verá obligado a dirigirse hacia los laterales. 
  • Pegar un pequeño trozo de esparadrapo en la nariz, si vemos que no sirve ninguna de estas técnicas, es también una opción.

La conclusión es que si usamos gafas, es importante tenerlo en cuenta a la hora de elegir una mascarilla y buscar una que se ajuste especialmente bien a la forma de nuestra cara. Si no lo conseguimos, siempre podremos recurrir a todos estos trucos y productos para evitar el vaho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios