Sociedad

Un joven de 28 años, primera víctima del verano por un golpe de calor

  • Los hospitales y centros de salud han atendido a 62 personas afectadas por las altas temperaturas desde principios de junio.

Comentarios 8

Un joven de 28 años se ha convertido en la primera victima del fuerte calor que está registrando toda España. El fallecido ingresaba en el hospital del Rosell de Cartagena el pasado domingo, afectado por un golpe de calor como consecuencia de una excesiva exposición al sol, que finalmente le costó la vida. Es el primer fallecido, pero durante el verano, en concreto desde el mes de junio, los hospitales y centros de salud han tenido que atender a 62 personas afectadas por las altas temperaturas.

La víctima, que no era natural de Murcia, comenzó a encontrarse mal tras pasar la jornada sin tomar las precauciones adecuadas para evitar una larga exposición al sol. La región de Murcia es una de las autonomías más afectadas este verano por el calor, por lo que allí hay que extremar las precauciones recomendadas por los expertos para el periodo estival.

El joven de 28 años es la primera víctima mortal del verano, según apuntó la Consejería de Salud. Sin embargo no es el único afectado por las altas temperaturas, ya que desde junio los hospitales y centros sanitarios han tenido que atender a 62 personas como consecuencia de los efectos adversos del calor. En total, 57 fueron atendidas en los centros de atención primaria y presentaban síntomas leves. Los otros cinco, entre los que se encuentra el fallecido, necesitaron de ingreso hospitalario. Tras las pertinentes atenciones médicas, el resto de casos graves pudieron continuar su vida con normalidad.

Desde la consejería de Sanidad y Consumo se recomienda ducharse frecuentemente durante el día o refrescarse con paños húmedos para evitar las altas temperaturas, beber líquidos e ingerir alimentos con frecuencia, así como beber al menos dos litros diarios de agua aunque no se sienta sed o bebidas isotónicas para deportistas en su defecto. Del mismo modo señalan que la ingesta de alcohol no es recomendable "pues altera la capacidad de respuesta al calor y favorece la deshidratación". Además, aconseja evitar, en la medida de lo posible, las bebidas con cafeína (café, té, colas,...) o muy azucaradas, ya que aumentan la eliminación de líquidos y aquellos excesivamente fríos.

En cuanto a las comidas calientes, copiosas y de digestión lenta tampoco son recomendables para sobrellevar el calor y también es positivo aumentar el consumo de frutas de verano y verduras (gazpachos ligeros y ensaladas frías) para recargar el organismo con sales minerales.

Existen, también, situaciones de agotamiento con calor y/o aparición de calambres que requieren también de cuidados de rehidratación. En estos casos es necesario cesar toda actividad, beber líquidos y refrescar  el cuerpo, añadieron las mismas fuentes. Los deportistas, trabajadores manuales expuestos al calor y los lactantes son muy sensibles a los golpes de calor, así que hay que extremar precauciones con ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios