Libertad de información Por qué 2020 ha sido un mal año para la libertad de expresión en España

  • El balance anual de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) en 2020 ratifica que no se ha producido ningún avance en materia de libertad de expresión e información

El 'Sin periodistas no hay periodismo' inició una dura etapa para los medios en España.

El 'Sin periodistas no hay periodismo' inició una dura etapa para los medios en España.

En el último trimestre del año, informes internacionales de Naciones Unidas, la Comisión Europea y Unesco señalaron que en nuestro país existen límites inaceptables a la libertad de expresión. Además, se han sumado las consecuencias económicas debidas a la pandemia del coronavirus. A la vez, la difícil situación a nivel mundial ha demostrado la importancia del periodismo par ofrecer información útil y de interés público, además de desmontar bulos.

Algunas claves del 2020:

El 'decretazo digital'

La reforma de la Ley General de Telecomunicaciones, que incluye: la capacidad del Gobierno de suspender, por criterios de orden público, el acceso a la red o a alguna de sus partes; la regulación mediante Real Decreto Ley sin que se dieran las condiciones de extraordinaria y urgente necesidad que justificarían este tipo de regulación; también contempla la intervención de Internet y de las comunicaciones sin control judicial.

El humor, de nuevo en el punto de mira

A principio de año se citó al dibujante mallorquín Toni Galmés como imputado por un presunto delito de calumnias en el libro-cómic On és l'Estel.la? sobre los incidentes del referéndum del 1-O en Cataluña tras la denuncia de cuatro sindicatos de Policía Nacional. En diciembre, el Tribunal Supremo confirmó la condena a la revista Mongolia por un fotomontaje del extorero Ortega Cano. La revista tendrá que indemnizarlo con 40.000 euros.

Falta de transparencia

Preocupa el deterioro de la transparencia en España a raíz de la suspensión de los plazos de la Ley de Transparencia. Según se denunciaba desde la PDLI, el estado de alarma "no debe suponer la paralización de la actividad de las administraciones públicas, y menos en funciones esenciales. La transparencia debe ser considerada prioritaria, al menos en cuestiones relacionadas con el coronavirus". 

En cuanto a las Comunidades Autónomas, las diferencias entre regiones en materia de transparencia han sido llamativas. Uno de los casos mas sonados fue la prohibición de hacer declaraciones a medios de comunicación sin autorización del Gobierno de Madrid a los profesionales sanitarios.

También Civio investigó la transparencia de las CCAA para saber cuáles respondían a las solicitudes de información pública pese al estado de alarma y cuáles no. Según su análisis, algunas "Comunidades, con competencias en materia sanitaria, siguieron el ejemplo del Gobierno central y mantuvieron paralizado este derecho, como fueron Andalucía, Canarias o la Región de Murcia".

La desinformación como excusa

El Gobierno central trató de instrumentalizar la pandemia como excusa para amenazar el derecho a la información. Destacó el anuncio del ministro de Justicia a principios de abril avisando de reformas legales para que "no se vayan de rositas los que contaminan la opinión pública de manera grosera y sin justificación ninguna". Afortunadamente, estas intenciones no se han trasladado de momento a proyectos normativos concretos.

La eterna reforma de TVE

En cuanto a RTVE, su reforma continúa en el limbo, siendo gestionada por interinidad. En febrero, más de 50 organizaciones pedían al Parlamento que cumpla la ley y concluya la elección del Consejo de Administración y una nueva Presidencia de la Corporación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios