Tecnología

La tecnología no nos está haciendo más tontos

  • Anthony Chemero, profesor de psicología de la Universidad de Cincinnati, sostiene que no hay evidencia científica que demuestre que la tecnología dañe nuestras habilidades cognitivas

  • Sin tecnología no hay vida

La incorporación de la tecnología en la medicina es cada vez mayor.

La incorporación de la tecnología en la medicina es cada vez mayor.

Madres y padres del Mundo, hay que empezar a desterrar la frase de 'Niño deja la maquinita que te vas a quedar tonto'. O al menos a cambiar de estrategia para que los vástagos hagan caso sin faltarles a la verdad, que después pueden acabar pasando factura en el futuro.

Existen muchos aspectos negativos asociados con el uso de aparatos tecnológicos. Lo que se conoce como cuello tecnológico por una mala postura a la hora de mirar las pantallas, usar los dispositivos conduciendo, o la mayor exposición a la luz azul, que a largo plazo puede causar múltiples problemas al ojo humano, son algunos ejemplos. Sin embargo, la tecnología no nos está haciendo más tontos. Al menos es lo que asegura Anthony Chemero, profesor de psicología y experto en comportamiento social de la Universidad de Cincinnati

"A pesar de los titulares, no hay evidencia científica que demuestre que los teléfonos inteligentes y la tecnología digital dañen nuestras habilidades cognitivas biológicas", asegura en un artículo en Nature Human Behavior, en el que, junto a colegas de la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto, exponen la evolución de la era digital, explicando cómo la tecnología inteligente complementa el pensamiento, ayudándonos así a destacar.

La tecnología inteligente complementa el pensamiento, ayudándonos así a destacar

"Lo que los teléfonos inteligentes y la tecnología digital parecen hacer en cambio es cambiar la forma en que involucramos nuestras habilidades cognitivas biológicas", dice Chemero, y agrega que "estos cambios son en realidad beneficiosos cognitivamente".

Según los expertos, que el GPS de un móvil nos indique el camino que debemos seguir para ir a una playa sin necesidad de consultar un mapa o pedir ayuda en los lugares a los que vamos de vacaciones lo que hace es liberar energía cerebral para pensar en otra cosa. Lo mismo ocurre en un entorno profesional: "No resolveremos problemas matemáticos complejos con lápiz y papel ni memorizaremos números de teléfono en 2021".

La tecnología al servicio del cerebro humano

Si se lo permites, ajusta por sí mismo la velocidad a los límites y retiene si te acercas demasiado al coche de delante. Si se lo permites, ajusta por sí mismo la velocidad a los límites y retiene si te acercas demasiado al coche de delante.

Si se lo permites, ajusta por sí mismo la velocidad a los límites y retiene si te acercas demasiado al coche de delante.

Los ordenadores, tablets y teléfonos móviles son herramientas ideales para memorizar, calcular y almacenar información, presentando esa información cuando la necesitamos, pero eso no quiere decir que el ser humano deje de tener esa habilidad ni que vaya a perderlas por acudir a estos aparatos.

Tomando como referencia el ejemplo del GPS, Lorenzo Cecutti, miembro de la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto, determina que sería un desafío innecesario tener que adivinar las condiciones del tráfico cuando se conduce por una ciudad nueva, por lo que este tipo de tecnología nos ayuda a tomar decisiones, aunque sigamos teniendo las habilidades de hacerlo por nosotros mismos.

El resultado final, según Chemero, es que poner toda la tecnología al servicio de un cerebro humano 'virgen' lo que consigue es "darnos la capacidad de realizar tareas mucho más complejas de lo que podríamos con nuestras capacidades biológicas no complementadas". La tecnología puede ser perjudicial en muchos aspectos, pero "hacernos estúpidos no es una de ellas", concluye Chemero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios