TV-Comunicación

Emilio desveló el final de la línea blanca

Tras el cencerro y su etapa en El circo de TVE la memoria de los espectadores veteranos une a Emilio Aragón con la persecución a un línea blanca que transcurría por los lugares para inverosímiles. Era uno de los sketches más celebrados cada semana del programa Ni en vivo ni en directo, uno de los escasos monográficos de humor en la historia del monopolio de TVE y que se programó entre 1983 y 1984. Emilio Aragón encabezaba este espacio que llegó a ser finalista en los Emmy, galardón que para España sólo ha logrado La cabina, en 1973, y al que sólo se han acercado en tiempos recientes Cuéntame y El Hormiguero. Lo de Aragón y su equipo de TVE en Barcelona no era gran cosa porque el humor flojeaba en todas las parrillas.

Al cabo de treinta años el propio conductor del programa ha desvelado el final del sketch de la línea blanca, que semana tras semana se sucedía sin remisión. En el Ochéntame otra vez, en La 1, dedicado este pasado jueves a los humoristas, el músico, actor y productor detalló que Ni en vivo ni en directo estaba llamado a producir más entregas, tras dos temporadas, pero que inesperadamente le fue anunciada su cancelación, sin dar oportunidad al señor que andaba tras la pista al son de la banda sonora de El puente sobre el río Kwai. El final que habían planteado para este prolongado sketch era la llegada a una puerta tras la que se encontraba un abismo en cuya garganta se amontonaban otros muchos señores que se habían precipitado tras seguir la dichosa raya blanca. Un final que no llegó a emitirse y que siempre despertó las conjeturas de los seguidores del programa.

Tras Ni en vivo ni en directo (Emilio Aragón reveló también que desde la cúpula de TVE se quejaron en su momento de un inocentón sketch sobre el 23-F) su protagonista no regresó a la TV hasta cinco años después, resignad al olvido. Emilio tuvo una nueva oportunidad en 1989, en el Saque bola de Canal Sur. A partir de ahí se le abrieron las puertas de Telecinco para el VIP, donde conoció a Daniel Écija, con quien fundó Globomedia.

En el Ochéntame dedicado a los humoristas (y que se puede ver en la web de rtve.es) apareció la práctica totalidad del medio. En una entrevista al entonces trío Martes y Trece, grabada a mediados de los 80, Millán Salcedo comenta que le censuraron en TVE por pronunciar la palabra "almeja", por sus connotaciones sexuales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios