maría galiana. herminia en 'cuéntame cómo pasó'

"Herminia mantiene los valores tradicionales, pero sin exagerar"

  • La serie de los Alcántara arranca esta noche en La 1 con su 16ª temporada, ambientada en el año 1983 La actriz sevillana reconoce que este trabajo le ha permitido rejuvenecerse

En un DNI ficticio aparecería como Herminia López Varela, nacida en Sagrillas en 1901. Aquella abuela que en los 60 llegó a casa de su hija a encontrarse con una ciudad, y un país, que empezaba a renovarse integralmente vive ahora con su perpetua preocupación en unos años 80 traumáticos, pero apasionantes. María Galiana (Sevilla, 1935) estará ya siempre unida a su personaje .

-Todo el mundo, cada año, le preguntará si usted no estará ya cansada de Herminia...

-He acabado la grabación de hoy, desde esta mañana, y estoy agotaíta, pero de mi personaje no me puedo cansar. Trabajo en el teatro los fines de semana y con Cuéntame estoy muy a gusto. Los guionistas siempre están inventando cosas nuevas. Esto no es una rutina. Grabar esta serie nunca es monótono, así que no puedo cansarme.

-¿Cómo es un día de trabajo para usted, ahora que hace 14 años que se jubiló de la enseñanza?

-Cuando grabamos suelo estar doce horas fuera de casa. A las nueve y media de la noche siempre estoy en la cama. No es sólo grabar, sino también trabajar los guiones. La interpretación es un trabajo muy duro y supone diez horas diarias al pie del cañón.

-¿No está Herminia incluso más joven que cuando empezó la serie en 2001?

-Cuando comencé en Cuéntame me acababa de jubilar en la vida real, con 65 años, y ahora tengo 79 años. En parte me siento rejuvenecida gracias al trabajo de esta etapa y también he adelgazado bastante. Herminia, en la ficción, es una mujer que se ha adaptado a la ciudad. Era una señora del pueblo metida en el terruño. Me cambiaron de peinado, adelgacé, como decía, pero yo me he negado a más cambios. Herminia está en un punto intermedio: mantiene los valores tradicionales, pero sin exagerar las tintas. Es una mujer que tiene un pensamiento bastante abierto a todas las novedades, pero con una conducta personal rígida.

-Usted es el referente de aquella abuela que tuvimos.

-Herminia piensa que su misión en la vida es hacer la paz, que su familia se lleve bien, que sus nietos sigan un camino recto, que las cosas funcionen... Ella nunca se rebela ante el papel que le ha tocado vivir. A veces su hija puede decirle que la va a mandar a un asilo, pero sabe que nunca va a ser. Ella es el 'robot' de la casa, la que hace que todo funcione y por eso debe estar absolutamente activa.

-¿No sufre su personaje demasiados problemas cargando con toda la familia?

-Mi abuela, por la que me oriento para mi personaje, sufrió muchísimo más en su vida que Herminia. Tuvo diez hijos, uno murió en la guerra, otro estaba exiliado y otro, en la cárcel. Era una mujer recia hecha a los contratiempos de la vida. La familia Alcántara está más dulcificada. La abuela es una mujer que ha adoptado la postura de su generación de no quejarse. Piensa que tiene mucha suerte con que no pasen aún más desgracias. De esa manera mantiene más unida a la familia y está preparada para hacer frente a la adversidad.

-¿Qué le pasará a su personaje en 1983?

-Se va a ir con Mercedes y Clara, que está muy afectada con lo de Desi, a un balneario. A Herminia le va a salir un pretendiente que es mago. Como me rompí la muñeca mi personaje llevará una escayola, diciendo que se h caído en el baño.

-¿Cómo se reaccionó ante la muerte de Roberto Cairo?

-Hemos tenido otras pérdidas en la serie, pero esta muerte fue muy inesperada. Le queríamos mucho y tendrá un capítulo berlanguiano, muy cariñoso hacia él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios