Comparecencia parlamentaria

Rosa María Mateo pide más dinero para que RTVE no se hunda

  • Califica su gestión transitoria, que ya dura dos años, de buena y cree que el modelo económico de 2009, por el que se suprimió la publicidad, fue "un error"

Rosa María Mateo en su comparecencia de este viernes Rosa María Mateo en su comparecencia de este viernes

Rosa María Mateo en su comparecencia de este viernes / EFE

La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, con dos años ya de gestión temporal y con una más que discutible gestión, insta a que se destinen más recursos para la corporación pública debido a la deficiencias del modelo de 2009, por el que se suprimían los ingresos publicitarios. Mateo opina que aquella normativa fue “un error” y analiza que la situación es cada vez más asfixiante por esta limitación de ingresos. Pide que en la tasa por ingresos comerciales se añadan las plataformas en streaming, que no están incluidas porque no existían antes.

“Nuestra empresa necesita una mayor financiación” ha subrayado Mateo en su comparecencia en la comisión parlamentaria de control de este viernes. La administradora justifica que con los 1.000 millones de euros anuales no se cubre con competitividad los desafíos más llamativos de TVE ante su competencia: “se necesita más dinero porque los programas baratos no venden”.

A respuesta de una pregunta de Vox ha recordado que en 2010, con el primer ejercicio sin publicidad, RTVE tenía un presupuesto de 1.200 millones, recortados por los ajustes posteriores. “Con 200 millones menos, debemos modernizarnos, hacer frente a los gastos de personal, alimentar canales, emisoras y RTVE.es”, ha enumerado. Vox es partidario de que la publicidad vuelva como ingreso directo.

Otro de los temas tratados fue el de la cobertura de los Juegos Olímpicos, aplazados a 2021, cuyos derechos están en manos de Discovery (Eurosport). La responsable de RTVE cree que para ofrecer en la pública ese acontecimiento es “imprescindible una dotación extraordinaria por parte del Gobierno”.

Sobre los cambios de presentadores como el relevo en el matinal de Mónica López por María Casado, Mateo defiende que son medidas que se deciden por “criterios profesionales”.

En el caso de las corresponsalías, con un abundante baile de cara a a este verano, se incide en el cumplimiento de la norma interna de la casa que fija un plazo máximo de 6 años de permanencia en un mismo destino.

Ante el descenso de los índices de audiencia la administradora considera que no es por una línea editorial partidista: “no existe sesgo ideológico ni en los informativos ni en los programas de actualidad y entretenimiento”, y que RTVE es una muestra de la la pluralidad de la sociedad. “Hacemos la televisión de todos y para todos”, insistió Mateo, que hace un buen balance de su gestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios