TV-Comunicación

Sexo con veinte años

  • La HBO rompió moldes en 1998 con 'Sexo en Nueva York', que hoy cumple dos decenios de su estreno

Miranda (Nixon), Carrie (Parker), Charlotte (Davis) y Samantha (Catrall). Miranda (Nixon), Carrie (Parker), Charlotte (Davis) y Samantha (Catrall).

Miranda (Nixon), Carrie (Parker), Charlotte (Davis) y Samantha (Catrall). / Hbo

Comentarios 1

El mundo de las series ya no iba a ser igual. Y no sólo por las escenas de sexo explícito. Para explicar por qué la HBO termina de animarse en producir Los Soprano hay que remontarse un año atrás, al estreno de Sex in the City, Sexo en Nueva York, que apareció el 6 de junio de 1998 ante unos sorprendidos espectadores de la TV de pago estadounidense. Los veranos televisivos tampoco volverían a ser lo mismo. La comedia protagonizada por Sarah Jessica Parker cumple hoy 20 años y se prolongó durante 6 temporadas con las que congregaron a millones de fans en un gran fenómeno internacional que abre la hornada de "otro tipo de series". Este Friends sin tapujos de cuatro mujeres con ideas claras reunió 7 Emmy y 8 Globos de Oro, una cosecha impensable para una cadena de pago hasta entonces. La HBO vino a tambalear los clichés de las ficciones desde estas descaradas historias de la escritora Carrie, la inquieta Samantha y sus amigas. Con una muerte por éxito acabó tras 94 entregas y dos películas bien prescindibles. La tercera ya no se hizo porque la convivencia de las actrices principales era imposible.

HBO España anima al visionado de toda la serie en su plataforma. La serie surgió a raíz del éxito de las columnas autobiográficas en el periódico The New York Observer de la escritora Candace Bushnell. Darren Star, el productor ejecutivo de las melosas Sensación de vivir y Melrose Place, vislumbró un camino en esas experiencias con el perfecto decorado de la ciudad de Nueva York.

Sus protagonistas: Sarah Jessica Parker, Carrie Bradshaw, la escritora, el personaje central, que reúne a sus amigas de forma frecuente para hablar sin tapujos del sexo, y de esta forma alimenta sus columnas feministas. La protagonista firmó una cláusula por la que ella quedaba al margen de aparecer desnuda.

Cyntina Nixon, Miranda, es la pelirroja del grupo, pero se tiñó para este papel. Ella es rubia natural, y de una piel, efectivamente, que raya con el albinismo. Su aspecto era el ideal para la más insegura de la pandilla.

La actriz británica Kim Cattrall, Samatha, no confiaba en la serie pero por su osadía se convirtió en el otro gran eje. Firmó a regañadientes porque la convenció la pareja del productor ejecutivo, el actor escocés John Barrowman.

Kristin Davis, Charlotte, fue un fichaje de Melrose Place. Star tenía claro desde el principio que el papel de la chica más conservadora del grupo debía ser para ella, una actriz criada en Colorado y que daba la imagen perfecta de una joven de la élite de la Costa Este.

Y por supuesto Nueva York es un protagonista más. En las tres primeras temporadas los títulos de crédito acompañan a Sarah Jessica Parker con la estampa de las Torres Gemelas. Tras el atentado de 2001 el edificio elegido fue el Empire State.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios