La edición se levanta

¿Qué pasó con aquel vídeo tan descarado de 'La isla de las tentaciones'?

  • La edición del programa de Telecinco sigue desatada en infidelidades y meriendas

Sandra Barneda, conductora de 'La isla de las tentaciones' Sandra Barneda, conductora de 'La isla de las tentaciones'

Sandra Barneda, conductora de 'La isla de las tentaciones' / Mediaset

No se ha sabido por ahora mucho del responsable de la filtración y de las consecuencias judiciales de un grueso vídeo que salió del archivo de La isla de las tentaciones y que se supone que por su carácter explícito no había intención futura de mostrar en su plenitud.

En esos breves segundos candentes aparecía una de las participantes entregada abiertamente a servir de merienda a uno de los hambrientos solteros. Demasiado evidente pero tan contundente que la curiosidad se encendió, y se encendió mucho, hacia los integrantes de los nuevos festejos cornúpetos por la República Dominicana.

Fiesta jaleada por la literaria Sandra Barneda. Qué tiempos aquellos en los que García Berlanga anunciaba los libros de La sonrisa vertical. Telecinco fomenta la lectura epidérmica.

Desde aquel vídeo clandestino, que pareció promover una irritación con la boca pequeña (la boca pequeña era la de Mediaset), se disparó lo nuevo de La isla de las tentaciones, que ya va por los 3,5 millones de espectadores por tacada. Tan exótico como Supervivientes pero mucho más barato. El presupuesto sólo se desbarra en alcohol.

El formato no ha tenido temor en repetirse porque su mecanismo es sencillo. Sólo son necesarias parejas en las que uno de los integrantes, al menos, tenga debilidad lúbrica y con la riada de solteros todo es cuestión de tiempo más rozamiento multiplicado por desinhibición al cuadrado. Al público más habitual de la cadena le encanta la fórmula. El bochorno de Christofer con aquellos gritos por Fani crearon escuela. “Escuela”, que palabra tan alejada de “resort”.

Con esta cuadrilla de cuerpos esponjosos las historias sólo van a ir acentuándose, con tilde en la o. Televisión de saldo pero muy rentable en anuncios y, sobre todo, en alimentación de contenidos para el resto de programas de la parrilla. Telecinco en estado puro. No engañan a nadie. Los de la isla ya tienen bastante con engañarse entre ellos con vocación olímpica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios